El cas de Bèlgica


29/01/11 02:00 – JUAN-JOSÉ LÓPEZ BURNIOL

“El que de veritat està dinamitant la unitat
de Bèlgica és el canvi experimentat en el pes econòmic de flamencs
i valons”

Aquest mes de gener, Bèlgica ha batut el rècord europeu de països sense govern, que fins ara tenia Holanda amb 208 dies, marca que assolí l’any 1977. Bèlgica ha superat aquesta xifra i està en vies de millorar-la amb escreix, cosa que posa en relleu que és un país d’història complicada. De fet, encara no fa dos segles que una conferència d’ambaixadors reunida a Londres –l’any 1831– reconegué la independència de Bèlgica, fins en aquell moment integrada en la monarquia dels Països Baixos, de la qual formava part –a impuls de Gran Bretanya– des que l’any 1814 es desintegrà l’imperi napoleònic. El regne dels Països Baixos era de constitució arbitrària, ja que hi convivien els catòlics belgues i els protestants holandesos, els valons del sud i els flamencs del nord. A aquestes diferències se n’hi afegien altres d’econòmiques (proteccionisme belga i lliurecanvisme holandès) i polítiques (supeditació dels belgues als holandesos en l’administració i l’ensenyament). En aquest context, la primera conseqüència de l’onada provocada pel triomf de la burgesia francesa l’any 1830 –amb la caiguda de Carles X– va ser la revolta dels belgues, que culminà amb la independència de Bèlgica, constituïda en regne –amb la dinastia de Saxònia-Coburg– i declarada neutral.

Tot aquest teixir i desteixir d’estats ha fet que Bèlgica sigui, en la imaginació popular, l’únic país d’Europa en el qual la identificació amb la localitat immediata sigui més gran que amb la regió o el país. El resultat d’aquesta realitat complexa va ser que l’Estat belga descansés en un sufragi molt restringit que atorgava el poder a la burgesia francòfona, comercial i industrial. Això feia que l’estat es mantingués unit, no per un sentit de pertinença –racionalment volgut i sentimentalment assumit– a la nació belga, sinó tan sols per un equilibri d’interessos obligats a conviure i a arribar a pactes; uns interessos representats per tres partits: catòlics, liberals i socialistes. El resultat d’aquesta fractura social va ser, des de molt aviat, que tan sols es poguessin formar governs de coalició, després de negociacions complicades i llargues. Aquestes coalicions han estat sempre inestables: hi ha hagut 18 governs entre les dues guerres mundials i 39 des del 1945. A més, els nomenaments polítics, judicials, de funcionaris, policies i militars s’han adjudicat des de sempre a clients i amics dels tres partits, mitjançà un repartiment complex i corrupte. Una primera conseqüència d’aquesta situació és que aquest sistema de patronatge generalitzat ha convertit els partits en simplesrepartidores. La segona –denunciada per Tony Judt– és encara més greu, ja que Bèlgica ha estat últimament a la primera plana dels diaris per multitud d’escàndols: l’enverinament massiu de la cadena alimentària local per una fuga de dioxina en el pinso de les gallines i en la farinada dels porcs, blanqueig de diners, suborns i comissions per a alts càrrecs, segrests, pedofília, assassinats de nens, incompetència policial i corrupció administrativa a gran escala.

Al defectuós funcionament d’un estat mancat de cohesió s’hi va afegir des del començament una problemàtica lingüística irresoluble per la radicalització d’ambdues parts. Però el que de veritat està dinamitant la unitat de Bèlgica és el canvi experimentat en el pes econòmic de flamencs i valons. La francòfona Valònia dominà en el passat, però ara es troba en un procés de decadència accelerada. La mineria, la siderúrgia, la industria metal·lúrgica i la tèxtil gairebé han desaparegut. Per contra, Flandes ha experimentat una expansió espectacular. Anvers i Gant s’han desenvolupat gràcies a la tecnologia de serveis i al comerç, afavorit per la seva situació al mig de l’arc que va de Milà al mar del Nord. El 1947, el 20% de la mà d’obra flamenca encara era a l’agricultura; avui, hi ha tan sols un 3 %. Els flamencs són més que els valons i guanyen més per càpita. El conflicte està servit.

Set revisions de la Constitució en tan sols trenta anys han convertit l’antic estat unitari belga en un estat federal d’extremada complexitat: hi ha tres regions (Flandes, Valònia i Brussel·les capital), cada una amb el seu parlament, a més del nacional; hi ha alhora tres comunitats lingüístiques, que no coincideixen amb les regions, i cada una té també els seu parlament; i les regions, per últim, estan dividides en deu províncies (5 a Flandes i 5 a Valònia), que també tenen competències administratives i de govern. La conseqüència de tot això és –en paraules de Tony Judt– que “Bèlgica ja no és un estat, ni tan sols dos, sinó un batibull d’autoritats que se superposen i dupliquen”, amb un cost econòmic altíssim que fa que Bèlgica tingui la proporció més elevada de deute públic, respecte al producte interior brut, d’Europa occidental.

Aquesta situació pot ésser valorada des de posicions absolutament contraposades. No entraré en el debat, que és inesgotable com tots aquells en què es barregen raons, sentiments i històries més o menys prefabricades. Tan sols apunto, més enllà de l’anècdota concreta, que la perpetuació indefinida de conflictes d’aquesta mena no ajuda gens al normal desenvolupament de les comunitats enfrontades. Qualsevol que sigui el seu desenllaç, és de salut pública precipitar-lo, amb la finalitat d’evitar que una malaltia crònica acabi per destruir tot el cos social. Amb el benentès que l’impediment més greu per sortir d’aquest punt mort és la mancança de coratge civil, que comença per no dir en públic el mateix que es diu en privat.

Del Tribunal Constitucional a la independència


Passant pel Québec

Jordi Pujol
Editorial / 25 de gener de 2011

alt

Podria passar que d’aquí a un temps en el tema de la relació entre Espanya i Catalunya ens haguéssim d’afrontar amb el dilema següent: o l’Espanya que el Tribunal Constitucional ha dibuixat, sota pressió descarada del PP, posició entre ambigua i per sota mà també contrària del PSOE i el suport majoritari de l’opinió pública espanyola, o la independència.

Fa uns anys semblava que podríem evitar aquesta disjuntiva. Fa trenta, o trenta-cinc anys, i fins i tot en fa deu semblava viable que una evolució favorable de la interpretació de la Constitució i els efectes positius d’una col·laboració política, econòmica i d’hàbits convivencials entre Catalunya i Espanya anés consolidant una estructura de l’Estat espanyol que permetés el reconeixement clar i consolidat de la personalitat pròpia i diferenciada de Catalunya. Amb respecte i garantia de la identitat, amb un gruix de competències que realment signifiquessin un autogovern molt important i amb el finançament adequat per atendre bé els seus ciutadans i elaborar i aplicar projectes col·lectius ambiciosos. Naturalment, això havia de comportar una contribució lleial i a fons per part de Catalunya al progrés democràtic, econòmic, social i de prestigi d’Espanya. És el que des d’aquests editorials n’hem dit alguns cops el projecte Vicens Vives/Espriu.
Això ha fracassat. Des de fa uns anys s’ha anat consolidant un model homogeneïtzador, de sostre competencial molt baix, és a dir, d’autogovern molt limitat i sotmès a un creixent ofec financer.
Això encaixa del tot amb la concepció de sempre d’Espanya, amb l’objectiu que sempre ha tingut: un poder polític unificat, una centralització econòmica i una uniformització lingüística i cultural de signe castellà. És el final de Catalunya com a nació, llengua, cultura i consciència col•lectiva. No demà mateix, però a poques dècades vista. A través d’un procés gradual de marginació i de residualització de la catalanitat.
Perquè a hores d’ara és ingenu pensar que es podrà frenar el procés d’anar cargolant l’Autonomia, i de fet la identitat, l’autogovern i l’economia de Catalunya amb noves negociacions, com pretenen encara alguns socialistes catalans. Si algun canvi hi pot haver de moment més fàcil és que sigui per a mal que per a bé.
Per tant, l’alternativa a això ara ja només podria ser la independència.

——————————-

Com hem dit suara, durant molts anys el nacionalisme català majoritari no ha estat independentista. Ha jugat la carta d’un autonomisme que garantís políticament i administrativament un sostre alt, econòmicament viable i amb garantia identitària. I refusava els requeriments que alguns sectors li feien  que s’adherís a l’independentisme. Tenia arguments per a fer-ho.
Ara ja no en té.
Ara pot tenir arguments de viabilitat (no de viabilitat econòmica. Una Catalunya independent és viable). També de voluntat de no posar en perill la cohesió interna catalana. Però fins i tot aquest perd pes a mesura que s’accentua tant i tant el tracte econòmic discriminatori, amb repercussions socials i humanes. Ara no té arguments polítics i cada cop menys arguments sentimentals. O econòmics.
L’opció independentista és de difícil realització. L’altra, la que ens imposa Espanya, la dels partits espanyols i de les Institucions espanyoles, no és tan difícil perquè equival a rendir-se. I a acceptar la marginació i l’ofec de Catalunya. Per tant, fàcil. Però és el nostre final col·lectiu.
Arribat el cas, gent que mai no hauria somiat de fer-ho, votaria independència.

——————————-

Hi hauria hagut una manera d’evitar això. Que s’hagués acceptat que Catalunya és un poble amb personalitat pròpia, amb dret a ser respectat i considerat com a tal. I això era possible dintre d’Espanya.
Però requeria, en primer lloc, no negar-se a l’evidència. I a la justícia. I per tant no negar-li el dret a la seva identitat i a un autogovern adequat a la seva Història i a la seva vocació. Cosa possible malgrat que la Constitució acabés incorporant la generalització autonòmica. Però d’una manera que deixava oberta la porta als fets diferencials. Una porta que es va tancar aviat (amb l’excepció dels drets històrics del País Basc i de Navarra, i els concerts corresponents).

——————————-

Però ara ja és criteri molt general que el “café para todos” fou un error, i pitjor encara ha estat la forma com s’ha dut a terme, i com se’n vol culminar l’aplicació. Ho diuen ja, sense embuts, gent de primer fila tant del PSOE com del PP. Ahir mateix ho va dir en Bono. Tota una sorpresa. Fins i tot algun, pocs de moment, diuen que potser hi hauria la possibilitat de redreçar aquesta situació. Parlen, per exemple, que cal admetre que “Cataluña es el Québec de España”.
El Québec no es trobaria bé en el Canadà, ni tractat correctament si se l’equiparés a Alberta, Labrador, Ontario o la Colúmbia Britànica, territoris d’arrel anglesa, anglòfons i d’origen històric molt diferent al del Québec.
Això hauria estat en el seu moment una bona solució. Ara és possible?
En tot cas entre la independència i ser el Québec espanyol molta gent votaria això segon. Però podria molt ben ser que per Espanya l’estatus del Québec sigui tan intolerable com la independència.
Mentre esperem el dia d’un hipotètic referèndum oficial i vinculant, els catalans un objectiu clar sí que el tenim:  reforçar-nos internament. En economia, en creativitat cultural, en reforçament de la nostra societat civil, … Sense esperar gaire ajut ni gaire justícia. Però amb la confiança que ens dóna una constatació: a Catalunya tenim país. HI ha gent amb iniciativa. Ara també, malgrat la crisi i l’hostilitat espanyola. I mentre hi hagi país hi haurà futur. I el país anirà aplicant dia a dia el seu dret a decidir. 

INDEPENDENCIA


Pujol ya no ve argumentos para oponerse a la independencia de Catalunya

El ex presidente cree que al nacionalismo mayoritario ya no lo quedan argumentos para oponerse a esta opción

Política | 25/01/2011

Barcelona. (EFE).- El expresidente catalán Jordi Pujolha contemplado este martes, por primera vez de manera abierta, la independencia de Catalunya como una posible “alternativa” ante “la marginación y el ahogo” al que se quiere someter a los catalanes en laEspaña actual, y ha dicho no ver argumentos para oponerse a un Estado propio.

Pujol, que hasta ahora siempre se había mostrado extremadamente comedido a la hora de hablar de la opción independentista, ha sido más explícito que nunca en un texto publicado en el boletín electrónico del Centro de Estudios Jordi Pujol, titulado ‘Del Tribunal Constitucional a la independencia. Pasando por el Quebec’.

Durante muchos años el nacionalismo catalán mayoritario no ha sido independentista. Ha jugado la carta de un autonomismo que garantizase políticamente y administrativamente un techo alto, económicamente viable y con garantía identitaria”, ha recordado.

Este nacionalismo mayoritario, encarnado por la CiU que él mismo lideró durante más de dos décadas, “rechazaba los requerimientos que algunos sectores le hacían para que se adhiriese al independentismo. Tenía argumentos para hacerlo. Ahora ya no los tiene”, ha añadido.

Tras subrayar que económicamente “una Catalunya independiente es viable”, Pujol ha admitido que aún se podría objetar que no hay que “poner en peligro la cohesión interna catalana” con planteamientos independentistas, un argumento que a menudo utiliza Artur Mas para enfriar las expectativas de un referéndum de autodeterminación.

“Pero incluso este (argumento) pierde peso a medida que se acentúa tanto el trato económico discriminatorio, con repercusiones sociales y humanas. Ahora no tiene argumentos políticos y cada vez menos argumentos sentimentales. O económicos”, ha agregado.

Aunque ha reconocido que la “opción independentista es de difícil realización”, Pujol ha advertido de que la otra alternativa es la que “impone” España y que “equivale a rendirse” y a “aceptar la marginación y el ahogo de Catalunya”.

Esta última opción sería el “final colectivo” de Catalunya, por lo que, “llegado el caso, gente que nunca habría soñado con hacerlo, votaría independencia”, ha afirmado. Según el expresidente de la Generalitat, “habría habido una manera de evitar esto: que se hubiese aceptado que Catalunya es un pueblo con personalidad propia, con derecho a ser respetado y considerado como tal. Y esto era posible dentro de España”.

A su juicio, “hace unos años” parecía que se podría evitar que Catalunya se viese ante la disyuntiva de elegir entre “la España que el Tribunal Constitucional ha dibujado” o la independencia. Para Pujol, antes “parecía viable” una “evolución favorable de la interpretación de la Constitución”, con el “reconocimiento de la personalidad propia y diferenciada de Catalunya”, que comportaría una “contribución leal y a fondo por parte de Catalunya al progreso democrático, económico, social y de prestigio de España”.

“Esto ha fracasado. Desde hace unos años se ha ido consolidando un modelo homogeneizador, de techo competencial muy bajo, es decir, de autogobierno muy limitado y sometido a un creciente ahogo financiero”, ha denunciado. Pero en este momento, según Pujol, “es ingenuo pensar que se podrá frenar el proceso de ir atornillando la autonomía y, de hecho, la identidad, el autogobierno, la economía de Catalunya, con nuevas negociaciones, como pretenden aún algunos socialistas catalanes”.

“Si algún cambio puede haber de momento, más fácil es que sea por mal que por bien. Por lo tanto, la alternativa a esto ahora ya sólo podría ser la independencia”, ha sentenciado. “Mientras esperamos el día de un hipotético referéndum oficial y vinculante, los catalanes un objetivo claro sí que tenemos: reforzarnos internamente”, ha concluido.

DESFER UN PAIS


Dimarts 25.01.11

Muriel Casals: ‘Una de les maneres de desfer un país és desfer el seu sistema financer’

La presidenta d’Òmnium Cultural i economista considera que la reforma del govern espanyol és un atac gravíssim

A Espanya alguns diuen que el govern espanyol nacionalitzarà les caixes amb aquest nou pla de reforma del sistema financer. Però per nosaltres el que fa és desnacionalitzar-les o privatitzar-les: desnacionalitzar les unes perquè passen a tenir seu a Madrid i intervingudes pel Banc d’Espanya; i privatitzar les altres perquè les obliga a convertir-se en bancs. I tot això, a més, reduint al mínim l’obra social.

El que fa el Banc d’Espanya és aprofitar la situació de crisi i els pecats d’algunes caixes per obligar totes les caixes a convertir-se en bancs. També ho aprofita per a recentralitzar el model, eliminant tota capacitat de decisió financera dels territoris i desarrelant les caixes.
Una de les maneres de desfer un país és desfer el seu sistema financer. I per tant, el que vol fer el govern espanyol amb les caixes és gravíssim. Els mateixos que ataquen la llengua són els mateixos que ataquen les caixes, perquè del que es tracta és d’atacar allò que vertebra el nostre país. I la llengua i les caixes són dues de les coses que millor vertebren el nostre país.
La funció de les caixes és recollir estalvi i canalitzar-lo en inversió. Si això no ho manem amb intenció pròpia ens escanyem i ens ofeguem. No ens n’adonem, però el que fan és declarar-nos la guerra.

Quedar-se en calçotets


TU I JO SOM TRES

Quedar-se en calçotets

Divendres, 21 de gener del 2011

altFerran Monegal

L’acomiadament, l’abandonament, d’Ángel Martíndel programa Sé lo que hicisteis… (La Sexta) ha estat un gag de gran enginy, de tendresa agredolça, de conyeta sorda i molt ben construït. Abandona les instal·lacions de la cadena, travessa la porta de sortida, comença a caminar per un sender, allunyant-se del tinglado televisiu, i de sobte veiem aparèixer Patricia Conde, corrent cames ajudeu-me, cridant-li: «¡Ángel, la jaqueta, la camisa, la corbata, els pantalons… s’han de tornar. Són del programa, no són teus!». I vam veure llavors la benaurada criatura, amb una cara d’orfandat infinita, com s’anava despullant, com s’anava desposseint de les peces que el programa li subministra, fins a quedar-se en simples calçotets. Ni les sabates es va poder quedar. Va haver d’anar-se’n descalç i engallumbos. ¡Ahhh! Bona metàfora, dintre de la tristesa que ens produeix la pèrdua de Martín, encara que per fortuna sigui un abandonament voluntari, sense que ningú l’hagi empès a anar-se’n. Dit això, es pot fer alguna reflexió sobre aquest succés televisiu. Fa temps, fa bastant temps, que el programaSLQH s’havia quedat en calçotets. Va començar sent un programa amb fantàstica grapa, un joc intel·ligentment gamberro sobre els molts esperpents que la televisió produeix, però després va degenerar i es va transformar en l’esperpent de si mateixos. La seva obra màxima en aquest sentit va ser aquella comèdia que van fer amb Paquirrín. Les causes d’aquesta mutació són explicables. El programa SLQH va ser víctima d’una cafre decisió de Tele 5, decisió avalada per un jutge desorientat: els van prohibir reemetre imatges de Tele 5. O sigui, es van passar pel forro un dret reconegut a tot el món: el dret de cita. Sense dret de cita, per exemple, almenys la meitat de tota la producció editorial de tot el món estaria prohibida. Tots els llibres d’assaig, d’història, d’anàlisi…, tots els llibres en què l’autor obre cometes i cita un paràgraf d’un altre llibre, o d’un diari, o una revista, per comentar-lo, per coincidir-hi, o per contradir-lo, estarien prohibits. Com poden comprendre, aquesta decisió va ser una barrabassada jurídica total i absoluta. Va ser recorreguda i segurament es guanyarà al Tribunal Suprem, però fins que no s’hi arribi l’espai va quedar mortalment ferit. La causa de l’abandonament de l’estimable Ángel Martín, ànima del SLQH, també cal buscar-la en aquest context de disbarat jurídic sobrevingut.

"I això, qui ho paga?"


Por fin ha dejado de ser un tabú la cuestión del adelgazamiento de las teles públicas autonómicas

Artículos | 20/01/2011

Susana Quadrado

SUSANA QUADRADO

Cuando anteayer el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregi, planteó que cabría discutir si las comunidades autónomas han de tener o no televisión propia, pasaba acuse de recibo a unas declaraciones de Duran Lleida. El jueves pasado el líder de Unió había lanzado una piedra en medio del estanque en el que hasta ahora han nadado con descaro muchos presidentes autonómicos, con o sin crisis, al decir lo siguiente: “¿Tiene sentido que exista una televisión autonómica en Catalunya? Yo creo que sí. ¿Tiene sentido que exista en Madrid? Seguramente, no. ¿Tiene sentido que exista en otras comunidades donde no hay hecho diferencial de lengua? Seguramente, no”. Según su tesis, la función de canales como Telemadrid o Canal Sur no sería, pues, la misma que TV3, ETB o la TV Galega, con lenguas propias apenas representadas en el espacio televisivo general. No al café para todos. Por cómo recogió el guante el ministro, debió de pensar Duran que Jáuregui se parece a aquel amigo que quiere echarte una mano en la cocina pero acaba quemándote la cena.

La cuestión nuestra es qué hacemos con TV3. No leerán aquí que quien esto escribe está en contra de las televisiones públicas. Nada de eso. Quiero pensar que estas teles tienen la alta función de protegernos de la idiotización y del gregarismo ideológico y político que buscan algunos canales (demasiados) de la TDT. Visto así, su existencia obedece a una razón de salud democrática e incluso de higiene mental. Otra cosa es que por fin, y aunque sea a cuenta de la maldita crisis, el debate sobre la armonización, la recentralización o lo que sea, la cuestión del adelgazamiento de las televisiones autonómicas haya dejado de ser un tabú. En el 2009 todos estos canales juntos perdieron 772 millones, pese a los más de 800 millones de subvenciones. Si hubieran sido empresas sin dinero público, ya habrían sucumbido. Hay que repensar la dimensión y el presupuesto público de estos canales. Incluida TV3, por probada calidad que acredite.

El componente de la lengua propia distinta del castellano, aun siendo importante, no ha de ser el único sobre el que sostener el debate. Como tampoco debería serlo el económico. Tendríamos que empezar a superar la discusión sobre el servicio público para pasar a tomar como referencia la rentabilidad social. Una televisión inclusiva, que abra debates sociales, políticos, que fomente la participación. Una televisión que dé entretenimiento de calidad. Una televisión que garantice la pluralidad en el sentido literal del término: política, cultural y editorial. Qué televisión pública queremos. ¿Tiene sentido que existan tantos canales subsidiarios de TV3? ¿Tiene sentido que TV3 pugne con las privadas por los derechos de la Champions?

Un hijo del racionalismo como Josep Pla, deslumbrado por la majestuosidad lumínica de la Nueva York de 1954, se preguntó: “I això, qui ho paga?”. Pues eso.

Esto está a punto de estallar


Da igual quién sea el culpable. O no, pero la situación financiera española en general y catalana en particular está derivando en…

Artículos | 20/01/2011 – 12:36h

Jordi Barbeta

JORDI BARBETA

Da igual quién sea el culpable. O no, pero la situación financiera española en general y catalana en particular está derivando en un problema político sin precedentes que está a punto de estallar. Y con consecuencias sociales. A no ser que el gran mago Zapatero saque otro conejo de la chistera.

El tripartito dejó 7.800 millones de déficit sólo del 2010 y su gobierno amigo, español y misericordioso, miró para otro lado para no perjudicar electoralmente al PSC. Ahora que ya han pasado las elecciones, ha trascendido la cruda realidad y Zapatero ha advertido que con este déficit no piensa autorizar nuevas emisiones de deuda catalana. Como lo ha dicho al Financial Times, habrá que pensar que, por una vez el presidente español ha hablado en serio.

Resulta que la emisión de bonos que hizo el tripartito en vísperas electorales fue una salida desesperada para poder terminar el mandato habiendo pagado las nóminas de los funcionarios, así que, cuando se acabe el dinero de los bonos, el nuevo Govern tendrá que sacar dinero de debajo de las piedras para pagar las nóminas. Artur Mas dijo ayer que ha prohibido a sus consellers que gasten más del 30% de lo que tienen en el presupuesto prorrogado. La austeridad evita que el agujero se haga más grande, pero a corto plazo, si no hay ingresos suficientes, no habrá para pagar. Los cálculos del conseller Mas-Colell es que hay dinero para dos meses. Pues bien, si en febrero el Gobierno central no suministra fondos ni permite endeudarse más a la Generalitat, los maestros, los médicos y los mossos dejarán de cobrar. Y si eso ocurriera, sería una catástrofe que Zapatero tampoco se puede permitir porque el Financial Times lo destacaría en primera página.

Para evitarlo, Zapatero no tendría más remedio que rectificar y autorizar a la Generalitat nuevas emisiones de deuda que seguramente tendrán que ser más caras que la anterior y no más baratas como pretende Artur Mas. Otras administraciones arruinadas como el Ayuntamiento de Madrid o la Generalitat valenciana están en las mismas y harían lo mismo, con lo que se demuestra que la “centrifugación del déficit” no resuelve sino que ahonda el problema: en tal caso, la deuda global española crecería tanto que el Financial Times también lo pondría en portada. Pagar o no pagar, that is the question.

“Si las autonomías no cumplen, intervendremos”,


LA CRÓNICA

Zapatero lanza la nueva Loapa: intervención, armonización, control

Rajoy extiende la apuesta centralizadora del PP a la sanidad y la educación | El presidente envía al mundo anglosajón un mensaje contra las ‘regiones endeudadas’ | El Gobierno se sincroniza con los voceros de la recentralización

Artículos | 18/01/2011

Enric Juliana

Enric Juliana

La nueva Loapa está en marcha y llevará el sello del presidente que defendía la España plural y que un día dijo en el Senado que el concepto de nación española era algo más bien relativo. La ley orgánica de Armonización del Proceso Autonómico, aprobada por las Cortes el 30 de junio de 1982 y tumbada posteriormente por el Tribunal Constitucional, fue consecuencia directa del intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. Había que calmar a los militares.

El nuevo proyecto de restricción del ejercicio de la autonomía nace bajo el volcán de una crisis económica que no parece tener fin. El presidente que llegó al poder loando la España plural dice querer calmar a los mercados y al Directorio Europeo ante la enorme cuantía de la deuda española (pública y privada). Hoy como ayer se trata de designar un chivo expiatorio de los malestares de un país que no logra vertebrarse. Hoy como ayer, la cabeza de turco elegida es la España periférica, preferentemente la de habla catalana.

“Si las autonomías no cumplen, intervendremos”, afirmaba ayer el presidente en el diario Financial Times, referente de la prensa económica europea. Hace apenas unos meses, la vicepresidenta económica Elena Salgado pasaba de puntillas sobre la deuda autonómica y afirmaba reiteradamente que la situación se hallaba bajo control. Las autonomías debían en el tercer trimestre del 2010 un total de 107.000 millones de euros (10,7% del PIB), cifra al menos triplicada por la deuda de la Administración central del Estado. En su conjunto y sumando los ayuntamientos, las administraciones públicas españolas acumulan una deuda de 611,000 millones de euros. España está en graves apuros y las autonomías son una parte del problema. Una parte. Uno de cada seis euros que debe el Estado corresponde a su esfera de gestión.

España apurada. ¿España plural? Uno de los escasos principios de la política posmoderna es la restricción de la memoria. Cada día tiene su afán. Cada día tiene su frame. Cada día tiene su exigencia. En el mundo líquido, ayer no existe.

José Luis Rodríguez Zapatero es el prototipo mejor acabado de la política posmoderna en España: memoria selectiva, sangre fría, detección térmica de los peligros (quizá por ello no captó a tiempo la extrema gravedad de la actual crisis, gélida, metafísica y libertaria) y, con todo ello, gran agilidad para el giro brusco, para el cambio de dirección. Si te he visto, no me acuerdo.

El pasado mes de mayo, el presidente Zapatero se vio obligado a negarse a sí mismo para satisfacer las exigencias espartanas del Directorio Europeo en un momento de extremo riesgo para la supervivencia de la moneda única. Hundido en las encuestas, ha decidido cambiar de piel para intentar evitar la intervención de España y poner a salvo su biografía política. Tiene 50 años. Recortará las pensiones, ampliará las condiciones de despido y se enfrentará a las autonomías. La entrevista con el periódico británico fue divulgada ayer mismo por el diario económico Expansión, perteneciente al mismo grupo que el diario ‘El Mundo’, adalid de la recentralización de España y capitán, junto con el decano ‘ABC’, de la intensa campaña del lobbismo madrileño para caracterizar la España de las autonomías como el nuevo Celtiberia Show. El mismo Zapatero ya recurrió a ese mismo canal para adelantar en Navidades –entonces con letra pequeña–, que pensaba entrar en ruta de colisión con su antaño preciada criatura, la España plural. “Propondré medidas de impacto para las autonomías”, dijo.

Las medidas comunicadas al ‘Financial Times’ son las siguientes: severa limitación del gasto autonómico (el Gobierno Zapatero canceló en el 2004 la ley aznariana de límite presupuestario); prohibición de la emisión de deuda pública (aviso directo a las dos Generalitats, la catalana y la valenciana, que en fecha reciente han emitido empréstitos populares para captar fondos), unificación de horarios comerciales y armonización de las normativas para las empresas. Intervención, límite, control, prohibición, armonización. Aromas de 1981. El mensaje es claro: el doloroso ajuste social será equilibrado publicitariamente por el ajuste territorial. Autonomías, culpables. El perfecto chivo expiatorio.

A falta de mayores concreciones, el nuevo cuadro comienza a delimitarse y en su interior los dos grandes partidos españoles se aprestan a competir. Mariano Rajoy adelantó ayer que el Partido Popular propondrá normas para unificar las políticas de sanidad y educación; propondrá una ley de unidad de mercado y otra de unificación de normativas empresariales. ¿Recentralización? Socialistas y populares dicen que nada de eso. Siempre queda más fino decir armonización.

NIÑAS VESTIDAS PARA MATAR


image

Polémica en Francia por un reportaje con niñas de siete años vestidas y maquilladas sensualmente

Revistas de prestigio como ‘Vogue París’ utilizan cada vez más a menores de edad en sus fotografías

Vida | 17/01/2011

                                                                                                                                                                      Hasta ahora las revistas pensadas para adolescentes seguían perpetuando un único modelo fotográfico posible: joven, guapa y con éxito.

Se trataba de un género que, para perplejidad de muchos, sobrevivía bajo disfraces distintos: revistas destinadas a adolescentes – casi niñas- que creen ver en ellas un manual para manejarse en sociedad.

Clamaban premisas como “jamás consideres nada que no sea el éxito. No existe el fracaso”. Algo que, de paso, reforzaba una identidad de género que choca frontalmente con cualquier discurso contemporáneo sobre igualdad.
Pero ¿qué ocurre si son las revistas de prestigio, las históricas, pensadas para público adulto, las que empiezan a reservar espacios específicos para fotografía de niñas modelos (cada vez de menor edad), portadas con niñas maquilladas, vestidas de Gucci y luciendo joyas de Cartier?

No se trata de publicidad para productos infantiles -lo que sería perfectamente aceptable-sino de una dudosa maniobra de camuflaje. Niñas vestidas para matar… a los siete años. Eso es lo que ha ocurrido con el número 913 de la revista Vogue (diciembre 2010/ enero 2011). La polémica surge de la idoneidad de ofrecer un editorial en Vogue Paris Cadeaux con niñas ataviadas y maquilladas como adultas en poses sensuales.
No se trata de lolitas adolescentes, las niñas modelo, según ‘New York Times Magazine’, no sobrepasan los siete años y ya se les exige que hagan el papel de seductoras.

Thylane, Lea y Prune visten prendas de Versace, Lanvin, Yves Saint Laurent cortadas a su medida y lucen collares de Bulgari, Boucheron y Van Cleef& Arpels. Algunas llevan zapatos de tacón de aguja de las firmas Balmain y Christian Louboutin. La edición se agotó.
Las opiniones están divididas. Lo mismo que para algunos no pasa de ser un juego, un impresionante ejercicio fotográfico, para otros, como el reconocido ilustrador Alexandro Palombo, es “un regalo ideal para los paidófilos”.

El ataque se ha interpretado como un gesto de valentía contra una revista reconocida mundialmente como la biblia de la moda y ha afectado a directivos, inversores que han retirado la publicidad y lectores. También es cierto que en la edición española este reportaje no se ha editado.

Consultada la directora de Vogue España,Yolanda Sacristán, por los criterios editoriales y su opinión sobre este tipo de reportajes, consideró que “las razones por las que Vogue Paris decidió publicar este reportaje sólo las saben ellos. Es un momento delicado porque su directora dejó la compañía hace pocos días. Lo que sí es cierto es que yo no publicaría en Vogue España un material de este tipo”.
¿La malicia está en los ojos de quien lo mira?
Explicaba el prestigioso fotógrafo Jaume de Laiguana – por otro lado, uno de los preferidos de las modelos- que “el exceso de la estética es nocivo, te hace recapacitar.

Te das cuenta de que la fotografía debe estar al servicio de la sociedad en la que estás inmerso. Es una obligación moral, casi”. Pero esa reflexión sobre la fotografía como arma social y sus límites – ¿hasta dónde arte?, ¿hasta donde política?-está desgajando algunos códigos éticos. La periodista Hilary Alexander, de The Daily Telegraph,también quiso enfatizar esa mezcla de inocencia y provocación que rodea la atmósfera del reportaje – realizado por el fotógrafo de moda Sharif Hamza-declarando “trampa” la imagen de niñas recostadas en sábanas de satén.

En opinión de Arantza Francés, directora de KTS Models, una de las agencias más prestigiosas de modelos infantiles, “habría que encontrar el justo equilibrio entre el interés de los creativos publicitarios en llamar la atención del consumidor y el de los niños modelo. Como directora de una agencia de modelos y madre de cinco hijos, creo que el respeto, el sentido común y el cariño hacia los niños modelo deben prevalecer”.
Aunque las fotos de este estilo pueden parecerle “graciosas” en términos generales cuando muestran niñas que juegan con la vestimenta y el maquillaje de mamá, considera Arantza Francés que “algunas son salidas de tono. Por ejemplo, aquellas en la que aparece la niña entre piel de leopardo, escotada… son innecesarias. De todos modos, a menudo el mercado pederasta lo que busca son imágenes de niños, no de niñas”.
“Nuestro deber cuando contratan a uno de nuestros niños es indagar cómo se usarán después del trabajo esas imágenes. En ocasiones, lo que hacemos es acudir en persona a las sesiones fotográficas o rodajes”, explica Francés. Una labor de seguimiento y fiscalización que no se cumple en todas las agencias. Deben y pueden exigir “la responsabilidad y la honestidad de nuestros clientes”. Reconoce que ella no hubiera dejado posar para ese reportaje de Vogue a ninguna de sus hijas.

Sincrotrón Team


Si no se gana la Liga, ¿para qué demonios sirve el campeonato de invierno?

Artículos | 17/01/2011

Sergi Pàmies

Sergi Pàmies

0 Contra la humedad y el frío ambiental de ayer, el Barça propuso una primera parte espectacular, ferozmente ofensiva. Sin esperar ni un minuto para dejar claras sus buenísimas intenciones, calentó los ánimos de la grada con la eficacia de una vitrocerámica de inducción: sin resistencia. Acelerando su discurso, ya de por sí veloz, el equipo elevó la combinación a categoría de arte. Tanta movilidad anuló e intimidó al rival, eso sí, sin humillarlo. El abanico de determinación atacante exhibido ayer, obsesivo y hambriento, reforzado con velocidad y técnica, completa un repertorio geométrico que, aunque parezca increíble, sigue creciendo.

Si miramos atrás, vemos que la perseverancia que en su bautizo prometió Guardiola es una seña de identidad que se puede aplicar a todas las facetas del juego. Se persevera pensando, buscando a los compañeros, que tienen que ofrecerse para no quedar en evidencia (¿se imaginan a Hleb y a Gudjohnsen en este equipo?), presionando en la recuperación y en la creación, anticipándose a lo que pueda ocurrir y manteniendo una estructura de apoyos que refuerza el esqueleto del equipo sin que parezca afectarle la cantidad de jugadores rivales replegados en su propio campo.

Para el espectador, los estímulos también se multiplican. Se accede a una privilegiada forma de placer, tan compleja que te pasas los partidos con una sonrisa nerviosa e idiotizada, sin dar crédito a lo que estás viendo, y te hartas de abrazar a propios y a extraños (en mi vida había abrazado a tantos futboleros como en estos últimos años). Al jugar a tanta velocidad, la atención requerida se vuelve más exigente. Si en otros tiempos el Camp Nou era silencioso por desconfianza preventiva, ahora su banda sonora tiende a la onomatopeya de oh, ah, uy y otras manifestaciones de expresividad mamífera felizmente compartidas. Los suspiros son admirativos y no de resignación y, en algunos momentos, resulta imposible animar y admirar al mismo tiempo.

Tampoco hay tiempo para teorizar. Y lo más admirable es que no se trata de un virtuosismo individual –que también– sino de una excelencia colectiva que mejora la predisposición anímica de la afición y que enriquece su paladar futbolístico. ¿Que ya me estoy poniendo un poco pesado con tanto elogio? Vale. Freno (pero que conste que, si fuera por mí, continuaría).

Hablemos de otras cosas para que no se diga que insisto demasiado en las maravillas de esta semana. Tranquilos, no hablaré de José Mourinho ni de ‘Punto pelota’, las obsesiones más enfermizas –e incomprensibles– de un sector del barcelonismo. Llevo tiempo escuchando que Messi juega “de falso nueve”. Es una expresión muy gráfica pero que invita a una reflexión inmediata: si los falsos nueve son así de eficaces, ¿qué están esperando los verdaderos nueve para pasarse al bando de los falsos?

Otra expresión corriente que circula cada vez más en los ambientes culés. “Tomará la decisión en ‘clave Barça’”, o “Hay que pensar en ‘clave Barça’”. Así como lo del “falso nueve” tiene una utilidad, ya que simplifica una idea más compleja, lo de “en clave” es una cursilada pariente de aquella ya superada “a nivel de” con la que tanto se nos castigó (recuerdo a un vendedor de muebles de la calle Mallorca que, cuando un cliente entraba en su tienda y le decía que estaba buscando una butaca, respondía: “La vol a nivell de menjador o a nivell de terrassa?”).

Y, finalmente, la bobada del campeonato de invierno. Basta. Prou’. Lo importante es jugar así y ganar y, por supuesto, mejor ir primero que segundo. Pero, al final de una temporada, si a un equipo que no ganase la Liga le diera por justificarse diciendo que, a mediados de enero, fue campeón de invierno, haría el ridículo.