"I això, qui ho paga?"


Por fin ha dejado de ser un tabú la cuestión del adelgazamiento de las teles públicas autonómicas

Artículos | 20/01/2011

Susana Quadrado

SUSANA QUADRADO

Cuando anteayer el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregi, planteó que cabría discutir si las comunidades autónomas han de tener o no televisión propia, pasaba acuse de recibo a unas declaraciones de Duran Lleida. El jueves pasado el líder de Unió había lanzado una piedra en medio del estanque en el que hasta ahora han nadado con descaro muchos presidentes autonómicos, con o sin crisis, al decir lo siguiente: “¿Tiene sentido que exista una televisión autonómica en Catalunya? Yo creo que sí. ¿Tiene sentido que exista en Madrid? Seguramente, no. ¿Tiene sentido que exista en otras comunidades donde no hay hecho diferencial de lengua? Seguramente, no”. Según su tesis, la función de canales como Telemadrid o Canal Sur no sería, pues, la misma que TV3, ETB o la TV Galega, con lenguas propias apenas representadas en el espacio televisivo general. No al café para todos. Por cómo recogió el guante el ministro, debió de pensar Duran que Jáuregui se parece a aquel amigo que quiere echarte una mano en la cocina pero acaba quemándote la cena.

La cuestión nuestra es qué hacemos con TV3. No leerán aquí que quien esto escribe está en contra de las televisiones públicas. Nada de eso. Quiero pensar que estas teles tienen la alta función de protegernos de la idiotización y del gregarismo ideológico y político que buscan algunos canales (demasiados) de la TDT. Visto así, su existencia obedece a una razón de salud democrática e incluso de higiene mental. Otra cosa es que por fin, y aunque sea a cuenta de la maldita crisis, el debate sobre la armonización, la recentralización o lo que sea, la cuestión del adelgazamiento de las televisiones autonómicas haya dejado de ser un tabú. En el 2009 todos estos canales juntos perdieron 772 millones, pese a los más de 800 millones de subvenciones. Si hubieran sido empresas sin dinero público, ya habrían sucumbido. Hay que repensar la dimensión y el presupuesto público de estos canales. Incluida TV3, por probada calidad que acredite.

El componente de la lengua propia distinta del castellano, aun siendo importante, no ha de ser el único sobre el que sostener el debate. Como tampoco debería serlo el económico. Tendríamos que empezar a superar la discusión sobre el servicio público para pasar a tomar como referencia la rentabilidad social. Una televisión inclusiva, que abra debates sociales, políticos, que fomente la participación. Una televisión que dé entretenimiento de calidad. Una televisión que garantice la pluralidad en el sentido literal del término: política, cultural y editorial. Qué televisión pública queremos. ¿Tiene sentido que existan tantos canales subsidiarios de TV3? ¿Tiene sentido que TV3 pugne con las privadas por los derechos de la Champions?

Un hijo del racionalismo como Josep Pla, deslumbrado por la majestuosidad lumínica de la Nueva York de 1954, se preguntó: “I això, qui ho paga?”. Pues eso.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s