El hombre que se perdió


 

El Instituto Nacional de Toxicología ha perdido unos cabellos claves para la resolución de un caso

01/04/2011

Quim Monzó

Quim Monzó

En noviembre del 2006 se reabrió la investigación de un homicidio en Sant Feliu de Guíxols. 3cat24.cat explicaba: “La titular del juzgado número 2 de Sant Feliu, Ángeles Fernández, ha reabierto las diligencias por la muerte de Josep Titos Montalbán, de 77 años, ocurrida en agosto del 2001, al considerar que hay indicios que avalan la hipótesis de que podría haber sido asesinado (…) La juez ha ordenado ahora a los Mossos d’Esquadra que hagan pruebas de ADN para descubrir de quién son unos cabellos que se encontraron en la cama de la víctima”.

Cuatro años y cuatro meses después, El Punt nos hace saber que el Instituto Nacional de Toxicología de Barcelona ha perdido aquellos cabellos. Juan Luis Valverde, director del instituto, ha enviado al juzgado número 2 de Sant Feliu un oficio que dice: “Lamentamos comunicarle que, después de repetidas e infructuosas búsquedas realizadas en nuestro centro, no nos ha sido posible encontrar las muestras consistentes en pelos y correspondientes a nuestro expediente A-00749/03 que este juzgado había solicitado que analizáramos”.

Esa pérdida es decisiva para el caso. Sin esos cabellos lo archivarán. El director del instituto dice que, como estuvieron con obras, llevaron cosas de un lado a otro y en ese traslado los perdieron de vista. La excusa no ha gustado a la hija del muerto, que cree que su padre fue asesinado y se reserva el derecho de denunciar al instituto por su mal funcionamiento. Un mal funcionamiento que no es novedad. Según explica el mismo El Punt, en el 2003 perdieron unos gusanos que “el juzgado número 4 de La Bisbal había enviado a analizar a fin de que pudieran determinar la fecha de la muerte de Inge Dörh y de su hijo Rolf Hesse, millonarios alemanes que vivían en Calonge y que fueron encontrados muertos en mayo de 1998 en un pozo de Cruïlles”. En aquella ocasión, el oficio del director (el mismo Juan Luis Valverde de ahora) decía: “Comunico a V.I. que en este instituto se realizó un análisis de ADN para la identificación de restos cadavéricos. Al mismo tiempo se solicitó un estudio de gusanos para determinar la fecha de la muerte. Por razones que desconocemos, al ir a hacer el estudio no se encontraron los gusanos y no se pudo determinar la razón por la cual se perdieron. Se buscaron por todo el instituto pero no aparecieron, se esperó que, una vez transcurrido un tiempo, apareciesen en algún sitio, olvidados, por error; pero no ha sido así, por lo que lamento comunicarle que los damos por desaparecidos y que, por lo tanto, no podremos hacer el estudio”.

Y aquí paz y después gloria. Pocas veces se han visto juntas tanta desidia y tanta irresponsabilidad. El Instituto Nacional de Toxicología ¿no tendría que defenestrar al director, al menos? Visto que lo van perdiendo todo y ni se dan cuenta, es probable que ni tan siquiera lo echen de menos.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s