La semana negra de los blancos


 

Emilio Pérez de Rozas| 08.05.2011 | 04:05h

La que hoy acaba no está siendo la mejor semana en la historia del Real Madrid, pese a la victoria anunciada por Pep Guardiola del equipo de José Mourinho en Sevilla (donde sí decidió jugar al ataque porque el 0-0 no le servía). Y no lo está siendo porque empezó con su eliminación de la Champions a manos de un poderoso Barça, siguió con la caída de su amado y despedido Raúl, en quien muchos confiaban para aguarle la final a los azulgranas, continuó con la sanción de cinco partidos a `Mou¿ por insinuar que la UEFA ha puesto precio a los arbitrajes y a sus competiciones, se alargó con una triste, pobre y lamentable eliminación en la Final Four de basket y concluyó anoche con una de esas derrotas que, aunque los dirigentes (y menos Florentino Pérez) no le den importancia, tiene un enorme valor deportivo, social, institucional y económico, que fue la pérdida, ante un impresionante Barça, de la Copa de Campeones juvenil, donde el equipo de Òscar García venció por un contundente 3-1 tras dominar la final a placer.

La `batalla de los clásicos¿, ensuciada por el lamentable comportamiento de Mourinho, Karanka, Ronaldo y compañía, merecía un colofón mucho más brillante y memorable que todo lo que habíamos visto. Y, curiosamente, surgió la posibilidad de que fuesen los jóvenes, los canteranos, quienes nos ofrecieron la posibilidad de ver un quinto enfrentamiento, que concluyó con una nueva exhibición azulgrana, como no podía ser de otra manera teniendo en cuenta que el Real Madrid anda más preocupado de buscar galácticos que de ofrecer proyección a los muchachos de casa.

Lo que anoche se vio en Lepe fue el origen de lo que está sucediendo en el fútbol profesional. El Barça sigue confiando, ciegamente, no solo en los muchachos, en los jugadores de casa sino, también, en los técnicos que han mamado el `cruyffismo¿, para poder dar continuidad a una idea de juego y, sobre todo, para fabricar los relevos necesarios para cuando se retiren los Puyol, Piqué, Busquets, Iniesta, Xavi, Messi y Pedrito. Si en el partido decisivo para la clasificación apareció ese portento llamado Deulofeu, algo apagado anoche en la final, ayer la estrella fue otro de esos jóvenes con los que sueña la `gent blaugrana¿, llamado `Rafinha¿ y apellidado Alcántara, hijo también del gran Mazinho y hermano del filigranero y artesano Thiago.

Florentino hizo bien en viajar directamente desde el Palau Sant Jordi a la Feria de Abril de Sevilla, pues si hubiese ido a Lepe (cuyo césped estaba impecable) se hubiera llevado otro berrinche y hubiera comprobado que sus dolores de cabeza, su frustración y desencanto tendrán prolongación, retirados Messi e Iniesta, con Deulofeu, `Rafinha¿ y todos sus amigos.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s