Ofensiva premeditada


 

El govern denuncia un atac de l’Estat contra els “interessos” de la Generalitat
Presenta dos conflictes de competències amb Madrid al TC i exigeix a ZP que retiri el recurs contra les oposicions als cossos de mestres

11/05/11 – BARCELONA – O.A.-E

Francesc Homs entra ala sala de premsa del Palau Foto: ACN.

Espanya contra Catalunya. Enmig de la campanya electoral del 22-M, el govern va focalitzar ahir l’atenció sobre els conflictes d’interessos que manté oberts amb l’executiu de José Luis Rodríguez Zapatero. El portaveu de l’executiu, Francesc Homs, va posar de relleu totes les friccions existents per denunciar una “ofensiva del govern espanyol respecte als interessos de la Generalitat”. El cobrament de la bestreta del fons de competitivitat que reclama el govern d’Artur Mas n’és una, però no pas l’única.

Sobre la taula també hi ha el recurs contenciós administratiu presentat per l’advocat de l’Estat contra l’oferta de 1.245 places dels cossos de funcionaris docents del Departament d’Ensenyament. Homs va assenyalar que la Generalitat ha detectat “un cert desconcert” dins del govern espanyol per aquesta qüestió. “El mateix govern de l’Estat té contradiccions internes”, va explicar. De fet, va apuntar que el ministre d’Educació, Ángel Gabilondo, és “més un aliat que un contrincant” en la reivindicació que el govern espanyol es faci enrere en la impugnació. La Generalitat considera, a més, que “les formes han fallat estrepitosament” en aquest cas, ja que Madrid no va obrir cap via de diàleg amb la Generalitat. El govern d’Artur Mas es va assabentar de la presentació del recurs per l’advocacia de l’Estat. “No s’ha actuat igual amb altres comunitats autònomes”, va rematar Homs.

Hores abans de la votació al Congrés de la moció de CiU sobre el fons que hauria de reportar a Catalunya l’ingrés de 1.450 milions d’euros, el consell executiu va acordar presentar dos conflictes positius de competències al Tribunal Constitucional. La Generalitat, va subratllar el portaveu en una referència velada al PSC, no té cap intenció d’“abaixar el cap”, tal com fan “uns”. Al contrari: “Plantem cara”, va exclamar. En vista de l’“ofensiva” espanyola, el govern passa, per tant, a l’atac. Les pugnes competencials obertes són, d’una banda, pel pla de socors binacional del túnel del Pertús de la línia d’alta velocitat Perpinyà-Figueres. I de l’altra, pel reial decret referent a la qualitat de l’aire.

La Generalitat va justificar la seva actuació perquè considera “exhaurides” les vies de negociació amb Madrid. S’empara, a més, en dos dictàmens del Consell de Garanties Estatutàries: el TC català considera que es vulneren l’article 132 de l’Estatut, en el primer cas, i el 144 en el segon. Un altre front de conflicte és el de l’incompliment del pla d’inversions en Rodalies. Avui, precisament, hi haurà una reunió amb el ministeri.

Rayos y truenos contra el PSC


 

11/05/2011

Jordi Barbeta

JORDI BARBETA

La política nacional se impuso ayer al debate municipal. La gran batalla electoral catalana se juega en Barcelona, pero la pugna entre las dos fuerzas que se disputan la alcaldía se trasladó ayer a Madrid, para disgusto de Jordi Hereu y de otros alcaldes socialistas que se sienten tan perjudicados por la politización de la campaña que han optado por anunciarse con su nombre escrito en sábanas blancas. No sólo eso. Mientras los diputados del PSC y de CiU se zurraban de lo lindo en Madrid, el alcalde de Barcelona se mostraba decidido a formar un gobierno apoyado en una mayoría sólida, y eso significa que abría la puerta a un pacto con los nacionalistas.

El Congreso de los Diputados debatió la moción de Convergència i Unió que instaba al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a anticipar el pago a la Generalitat del fondo de competitividad. Los socialistas consiguieron una victoria pírrica, porque ganaron la votación y derrotaron la moción, pero al precio de que cayeran rayos y truenos sobre los diputados del PSC, cuya disciplina de voto, además de impedir que la moción prosperara, rompió el frente catalán que con una iniciativa similar había triunfado la semana pasada en el Senado. Ayer los socialistas ganaron pero no convencieron ni siquiera a muchos de los suyos y es probable que el asunto traiga cola interna. Àngel Ros, el alcalde socialista de Lleida, está también en campaña, pero todo el mundo sabe que es el único candidato socialista de todas las capitales de provincia de España que tiene asegurada la victoria por mayoría absoluta. No necesita pues Àngel Ros significarse más de la cuenta, pero antes de la votación declaró a RAC1 que los diputados del PSC tenían que intentar no romper la disciplina, pero añadió: “Si hiciera falta marcar la diferencia entre un partido y otro, evidentemente no se hundiría el Estado ni se hundiría ningún partido”. El ex conseller Ernest Maragall se desahogó en Twitter: “¿Por qué el PSC no vota lo mismo que hace quince días? Difícil de entender. ¿Por qué el PSC vota contra la exigencia de la nueva financiación obra del PSC? Imposible de compartir”…

La de ayer fue una sesión indefectiblemente marcada por la campaña electoral, y los grupos parlamentarios actuaron como los de Sabadell. Cada cual miró per ell. El PP votó a favor no porque se haya convertido al catalanismo, sino porque también reclaman el anticipo del maldito fondo comunidades donde gobierna, como Madrid, Valencia y Murcia. Y además porque existía alguna posibilidad de infligir una derrota al Gobierno, estando como están sus señorías recaudando votos por el territorio. El concurso del PP fue el argumento al que se agarró el PSC para acusar a CiU de preparar otro pacto del Majestic, aunque con el PP y con CiU también votaron ERC e ICV. Significativo fue el único auxilio que obtuvo el Gobierno: el voto de Rosa Díez.

La campaña se está calentando paulatinamente y el Govern de la Generalitat y su president, Artur Mas, han decidido dejar de competir verbalmente con las hermanitas de la caridad y pasar al ataque en todos los frentes. incluido el institucional. El Govern decidió ayer presentar dos recursos de inconstitucionalidad contra sendas disposiciones del Gobierno español. No son conflictos por los que Guifré el Pelós tenga que removerse en su tumba, pero suficientes para que el portavoz, Francesc Homs, dramatizara la situación: “Hay una clara ofensiva del Gobierno español contra los intereses de Catalunya, y el Govern de la Generalitat no piensa bajar la cabeza porque no tiene miedo al choque entre las instituciones”.

El portavoz también se refirió al debate sobre el fondo de competitividad, y aunque señaló que el Govern seguirá negociando con el Ejecutivo central, añadió: “No hemos descartado nunca acudir a la vía judicial”.

Artur Mas bajó a la arena de la batalla electoral en el ataque más duro que ha dirigido a los socialistas desde que es president: “Los dirigentes del PSC no pueden dar lecciones a los demás de cómo defender los intereses de Catalunya. Tenían una ocasión de oro, porque están en campaña, pero ni por estas. Siempre disciplinadamente a las órdenes del PSOE, votando contra un dinero que se le debe a Catalunya y que podría servir para mejorar los servicios sociales. No hacía falta ni que votaran a favor. Era suficiente con abstenerse y la votación se habría ganado”.

CiU está decidida a llevar el debate electoral a su terreno y no desaprovecha ningún pretexto. El portavoz Homs declaró que el Govern “toma buena nota” del resultado electoral de Escocia, donde los independentistas han ganado las elecciones y plantean un referéndum sobre la independencia, y no descartó una consulta en Catalunya “sobre el pacto fiscal”.