Otra de vampiros


 

Otra de vampiros

Es revelador que los sindicatos opten por defender privilegios antes que los empleos

Política | 17/07/2011

Jordi Barbeta

Jordi Barbeta

¿Qué es preferible mantener el sueldo o mantener el puesto de trabajo? Andreu Mas-Colell, conseller d’ Economia y científico reputado, ha planteado esta semana el gran debate de la crisis y ha puesto en evidencia la profunda transformación que han experimentado los sindicatos en España. De organizaciones de clase han pasado a convertirse en poderosos lobbies especializados en defender los privilegios de algunas minorías frente al interés general.

Cuando el conseller d’Economia dice que los funcionarios deberían trabajar igual por menos dinero o trabajar más por el mismo dinero, está haciendo una propuesta a los sindicatos para ahorrar masa salarial sin perder puestos de trabajo. Se trata de renunciar a pluses y prebendas vinculados a la antigüedad, los objetivos o a las vacaciones extra en favor del empleo. Renunciar a cinco días de asueto cuando se tienen seis semanas de vacaciones supone muy pocos minutos de más en el cómputo diario. Es sin duda la manera menos costosa de sacrificarse, por muy acostumbrados que estén los trabajadores públicos a tener más vacaciones que los demás. La fórmula es solidaria, porque los funcionarios, que tienen el privilegio de disfrutar de un puesto de trabajo asegurado para toda la vida, lograrían con su misericordia evitar el despido de compañeros que no tienen el mismo chollo. Y es solidario con el conjunto del país porque los trabajadores del sector público que no pierden su empleo seguirán cotizando y generando riqueza en vez de cobrar el subsidio.

El ideal de la solidaridad obrera exigiría antes empleo para todos que sueldo para unos cuantos. Sin embargo, los sindicatos han salido en tromba contra el conseller. En los centros que prestan servicios públicos fundamentales los sindicatos se niegan a aceptar las propuestas para trabajar un poco más o cobrar un poco menos cuando la alternativa es un inexorable expediente de regulación de empleo. ¿Cómo es posible sostener está actitud con argumentos progresistas? No. No es posible. El progresismo sindical hace tiempo que se convirtió en una falacia. Los sindicatos prefieren que haya despidos antes que implicarse en la austeridad. Y eso porque se convertirían automáticamente en corresponsables de los recortes y no están dispuestos a responsabilizarse de nada y menos de sacar el país adelante. En cambio, de los despidos en el sector público siempre podrán achacar las culpas al Govern y de paso capitalizar la agitación del descontento en beneficio político de sus partidos secuaces. Con la Wolkswagen, como es una empresa privada y alemana. no se han atrevido. Ahí se han bajado todo lo que se tenían que bajar para asegurar la viabilidad de la empresa y han hecho todo lo contrario. Y luego abanderan la defensa del sector público. Para vampirizarlo, claro.

Anuncis

Xavier Sardà


Diumenge, 17 de juliol del 2011

 

Xavier Sardà  Periodista

Imaginem-nos que un Govern està negociant amb un grup terrorista en plena treva. És evident que a aquest Govern no li interessa que enmig de la negociació es produeixi una detenció massiva de terroristes. Són detinguts un mes després.

Imaginem-nos que el Govern en qüestió ha estat d’una eficàcia indubtable en la lluita policial contra el grup terrorista i que durant la seva gestió han estat detinguts innombrables activistes i s’han desarticulat pràcticament tots els comandos. Com que el grup terrorista està contra les cordes, el Govern -com tots els anteriors- estableix negociacions per posar fi a la seva activitat mortífera.

Hi insisteixo, el grup terrorista està decapitat, i es tracta de trobar una sortida definitiva a les seves sagnants activitats.

Com que els cossos de seguretat continuen en acció, es decideix políticament que s’informi el grup terrorista d’una imminent batuda. Es fa aquest pas per evitar que tot el procés de contactes i de negociació se’n vagi en orris. Pot ser que aquest sigui el cas Faisán. Naturalment només parlo d’hipòtesis que s’haurien de provar.

Ara, el partit de l’oposició d’aquest país, que per cert guanyarà indubtablement les eleccions, té dues alternatives: tenir sentit d’Estat o muntar un sarau. Decideix muntar un sarau perquè de fet la lluita antiterrorista li importa un rave. ¿O no?… ¿O és que en realitat li importa molt?

La indignació del partit a l’oposició en aquest país ha estat enorme pel fet que una formació hereva de la branca política del terrorisme (una vegada condemnada la violència de manera clara i sense ambigüitats) hagi estat legalitzada, s’hagi presentat a les eleccions i hagi tingut un gran èxit electoral. Diuen que la decisió judicial és responsabilitat del Govern i l’acusen de connivència amb el terrorisme. És una indignació teatral però que pot amagar un verisme subconscient molt interessant.

S’entén perfectament que la gent que ha hagut de conviure amb l’amenaça de l’extorsió i l’assassinat visqui amb dolor la legalització d’aquesta formació política. S’entén i es comparteix. Però això no té res a veure amb la suposada indignació política per decret, en despatxos i des de la distància. La desesperació humana dels que han conviscut amb el terror no té res a veure amb l’intent de treure partit populista mantenint una indecent postura d’exclusivitat antiterrorista i un tèrbol joc brut amb les associacions de víctimes del terrorisme. Una cosa és el dolor i una altra de diferent el mercadeig de vots en nom seu.

Episodis com el cas Faisán creen dubtes respecte de si tota la classe política desitja el final del terrorisme. Arriba a ser versemblant plantejar-se la possibilitat que l’oposició no vulgui el final de la violència. El terrorisme crea una dialèctica diabòlica sobre la base de la qual els partits que poden governar han d’estar units sense fissures. Això és així a qualsevol país seriós. Això és així a qualsevol país vertebrat. Fora que es prefereixi la pervivència del conflicte per poder exhibir la vetusta genitalitat del patrioterisme. Jo que sé.

PROU DE CHORIZOS


VilaWeb

Dissabte 16.07.11

 

Dissabte 16.07.2011 06:00

L’oposició demana en bloc la dimissió de Camps per l’obertura de judici contra ell

El jutge troba indicis de delicte per haver rebut regals dels responsables de la trama corruptiva · El judici es farà previsiblement a la tardor

La decisió del jutge instructor del Tribunal Superior de Justícia valencià (TSJV), José Flors, d’obrir judici oral a Francisco Camps per un delicte de suborn impropi en el conegut ‘cas dels vestits’ (interlocutòria, en pdf) ha provocat l’exigència unànime de dimissió per l’oposició. Camps és el primer president autonòmic que, exercint el càrrec, haurà de comparèixer davant un jutge. El govern es refugia en el resultat a les urnes per excusar el delicte.

El jutge José Flors troba que hi ha indicis de delicte pel fet que Camps acceptés regals dels responsables de la trama corruptiva. A més de Camps, seuran al banc dels acusats l’ex-secretari general del PP valencià i diputat Ricardo Costa; l’ex-vice-president del Consell, Víctor Campos, i l’ex-cap de gabinet de la conselleria de Turisme i actual responsable de protocol de la Diputació de València, Rafael Betoret.

En la interlocutòria, Flors desestima els arguments del PP i afirma que hi ha indicis de la comissió del delicte de suborn. A més, exigeix el dipòsit d’una fiança de 53.000 euros, que és la suma de la multa que reclama la fiscalia anticorrupció més un terç d’aquesta quantitat. Aquesta decisió ja no es pot recórrer i el judici es podria celebrar a la tardor.

Els partits de l’oposició van demanar ahir a Camps que dimiteixi per l’obertura del judici oral o que, si s’hi nega, el president del PP, Mariano Rajoy, el faci plegar. El secretari general del PSPV, Jorge Alarte, també va demanar a Camps que comparegui a les Corts per explicar-se i que després dimiteixi; la diputada de Compromís, Mònica Oltra, demana a Rajoy i a la direcció del PP que, vist que Camps no té pas la intenció dimitir li facin presentar una moció de censura per a cessar-lo. La coordinadora d’EUPV, Marga Sanz, també va demanar a Rajoy que faci complir el codi ètic i que aparti Camps i els altres acusats.

Mobilització davant del Palau de la Generalitat

Centenars de valencians es van concentrar ahir al vespre davant el Palau de la Generalitat per reclamar la dimissió de Francisco Camps per l’obertura de judici oral pel ‘cas dels vestits’. Convocats per EUPV, amb presència de la Plataforma contra la corrupció van cridar consignes com ‘El president a Picassent’ -municipi que alberga la presó més propera a València. Els concentrats van llegir un manifest per denunciar que el govern ‘ha perdut la legitimitat per seguir representant la ciutadania’ i van exigir també la dimissió de Camps i la resta d’encausats. ‘Volem deixar de sentir vergonya de ser valencians’, afirmen.

El Consell es refugia en les urnes per excusar el delicte

La publicació de la interlocutòria del jutge Flors va coincidir amb la reunió setmanal del Consell, i en la conferència de premsa posterior la portaveu, Lola Johnson, va demanar ‘cautela i respecte al procés’, i preguntada per si era compatible que Camps continués al càrrec amb l’obertura del judici, va respondre: ‘Es pot presidir una comunitat quan es rep el major suport que ha tingut mai el PP en les urnes a la comunitat’ (vídeo). I va afegir: ‘El president es planteja complir el mandat de quatre anys’. Johnson continua pensant que hi ha hagut un component polític en el procés, ‘però podem ajudar molt més si mantenim el respecte i la cautela’.

L’impacte polític que té la decisió del jutge Flors no es correspon amb la importància que li va donar Canal 9 en les notícies d’ahir, en què va oberir l’informatiu amb el trànsit a les carreteres. A la web, la notícia diu que la decisió s’ha pres ‘després de l’audiència preliminar celebrada al Tribunal Superior de Justícia de la Comunitat en què els perits, cridats a declarar, van assegurar al jutge que és impossible demostrar que el president de la Generalitat no pagara els tratges’. La peça informativa que va fer la televisió pública al telenotícies del migdia es pot veure ací.

CHORIZO AL BANQUILLO


 

Francisco Camps será juzgado por cohecho en el caso de los trajes

El presidente valenciano será juzgado por cohecho impropio en octubre | Es el primer jefe de gobierno autonómico en activo que se somete a un juicio con jurado | El gobierno valenciano no comparte el auto y asegura que el presidente no dimitirá

Política | 15/07/2011 – 12:14h

Salvador Enguix

Salvador Enguix

Valencia

 

El juez del Tribunal Superior de Justicia, José Flors, instructor del caso de los trajes, ha decidido abrir juicio oral con jurado contra el president de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, por el delito de cohecho impropio al haber aceptado presuntamente regalos de la red corrupta Gürtel en forma de trajes. Camps, será el primer presidente en ejercicio de una comunidad autónoma que se siente en el banquillo ante un jurado popular. Lo hará previsiblemente en el mes de octubre 

La decisión de abrir juicio afecta también a los demás imputados, entre estos algunos ex altos cargos del ejecutivo autonómico como el ex vicepresidente Victor Campos o Rafael Betorert. También está imputado y se enfrentará al jurado el ex secretario general del PP valenciano y diputado autonómico, Ricardo Costa.

El fiscal solicita para los imputados una multa de más de 41.500 euros, mientras la acusación popular del PSPV-PSOE exige una pena de tres años de prisión y ocho de inhabilitación al considerar que el delito es de cohecho propio (aceptar regalos a cambio de contraprestaciones) y no cohecho impropio (aceptar regalos en función del cargo que se ocupa).

La decisión del juez Flors abre ahora una situación inaudita en la historia política española, y también judicial; dado que nunca antes un presidente autonómico ha sido juzgado por un jurado popular por cohecho propio. Hasta el momento, Camps ha defendido siempre que se pagó los trajes; pero el juez del TSJ, así como los magistrados del Supremo que avalaron la tesis del instructor, entienden que hay indicios razonables de la culpabilidad del president valenciano, que debrerá ahora enfrentarse a un juicio que podría celebrarse entre ocutbre y diciembre de este año.

La justicia considera que Camps y los demás imputados aceptaron regalos de la trama Gürtel, en concreto pagados por empresas de esta red corrupta que adquiría los trajes en tiendas de Madrid. La firma Orange Market, que dirigia Alvaro Pérez, El Bigotes, está detrás de esta trama. Camps, en su momento, llegó a decir en las Cortes que había pagado sus trajes y que no conocía al El bigotes.

El PP valenciano ha salido inmediatamente en defensa del president, y espera que el juicio sirva para demostrar su inocencia. El PSPV-PSOE y Compromís piden su dimisión.

Ahora, los testimonios, efectos, instrumentos del delito y demás piezas de convicción serán remitidos al tribunal competente para el enjuiciamiento, tal y como detalla el artículo 34 de la Ley del Jurado. El magistrado que presidirá el tribunal será Juan Climent -a quien le ha correspondido por turno-, quien contará con la asistencia de un secretario y será el que se encargará de fijar una fecha de juicio.

Para la constitución del jurado, Climent citará al menos a veinte de los candidatos convocados y los interrogará por si hubiera falta de requisitos, causas de incapacidad, incompatibilidad, prohibición o excusa. También podrán las partes interrogar a los candidatos y recusar a los que estimen que no cumplen con los requisitos.

El magistrado resolverá sobre las recusaciones propuestas, sin que quepa recurso, pero sí protesta. Cuando se llegue al número suficiente de candidatos a jurados, se procederá a un sorteo sucesivo para seleccionar a las nueve personas que formarán parte del tribunal y otros dos más como suplentes.

Una vez constituido el tribunal, se recibirá juramento o promesa de los seleccionados para actuar como jurados. El magistrado, cuando todos hayan concluido con este trámite, mandará comenzar la audiencia pública siguiendo lo dispuesto en los artículos 680 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

El Govern valenciano no comparte el auto y asegura que Camps seguirá en el puesto

La portavoz del Govern valenciano, Lola Johnson, ha comparecido minutos después de publicarse el auto del juez Flors para declarar que el Ejecutivo no comparte la decisión del magistrado y ha justificado su postura en el hecho de que Camps tiene el apoyo de las urnas demostrado en las elecciones municipales y autonómicas del 22-M: “Los valencianos mostraron su apoyo incondicional al presidente”, se ha escudado la portavoz.

Así, preguntada por una posible dimisión del jefe del Ejecutivo valenciano, Johnson se ha mostrado contraria y ha insistido en que no hay razón para ello puesto que las urnas han dotado al dirigente con “el mandato de seguir adelante y trabajar durante toda la legislatura”.

‘Ein Volk, ein Reich, ein Führer’


Sábado, 16 de julio 2011

La Wehrmacht llegó a fabricar una cincuentena de muñecas sexuales para los soldados del ejército

Artículos | 16/07/2011 – 00:00h

Quim Monzó

Quim Monzó

Vuelve a ser noticia el proyecto Borghild, que la Alemania nazi puso en marcha para evitar que los soldados de su ejército cayeran víctimas de la sífilis, enfermedad devastadora que los chicos pillaban con las prostitutas de los países que ocupaban. Esta vez es actualidad por la aparición de un libro que habla de él en uno de los capítulos: Mussolini’s barber and other stories, de Graeme Donald. Lo publicaron en octubre, pero se ve que hasta ahora no ha captado la atención del morbo local.

El proyecto Borghild consistía en dar a los soldados muñecas para copular y evitar así las pelanduscas. Los trabajos de diseño empezaron en 1940. Un equipo dirigido por el técnico Franz Tschakert creó el primer prototipo en 1941. Todo progresaba de forma tan adecuada que llegaron a preguntar a la famosa actriz Käthe von Nagy si le parecía bien que las muñecas llevasen su cara. La actriz dijo que no y los diseñadores decidieron entonces crear una cara que no correspondiese a nadie, que fuese la esencia erótica de la raza aria. El cuerpo lo moldearon a partir de atletas como Wilhelmina von Bremen, pero después lo estilizaron. Costó encontrar un tipo de goma que tuviese el tacto de la carne y que se pudiese limpiar con facilidad. Hubo gran frustración cuando los jefazos descubrieron que sus ideales estéticos no eran los de los soldados, a los que los excitaban tipos de mujer menos ideales. Pero finalmente llegaron a fabricar una cincuentena. El problema fue que los soldados se negaron a usarlas, por vergüenza. Los oficiales también encontraban pegas: imaginaban la guasa de los ejércitos enemigos si un día los capturaban y descubrían que, como parte del avituallamiento de la gloriosa Wehrmacht, llevaban muñecas para que los soldados echasen sus polvos.

El alto que supuso la batalla de Stalingrado hizo que el proyecto se parase. En ningún momento del proceso se les ocurrió dejarse de muñecas y usar prostitutas de carne y hueso, con control sanitario, como las del Servicio de Visitadoras para Guarniciones, Puestos de Frontera y Afines, de Vargas Llosa. Habría sido mucho más sencillo y económico, pero los delirios nazis enfilaban ya el camino de los androides. Con todo, la obsesión por crear una muñeca para sus soldados significó el avance mayor desde las dames de voyage, las muñecas de trapo que los marineros de otros siglos utilizaban en los barcos cuando pasaban largas temporadas en alta mar. El plan Borghild está en la raíz de las muñecas sexuales de estas últimas décadas –las buenas, no las vulgares inflables–, que hoy día ya disponen de esqueleto de PVC articulado, cuerpo de gel elástico con orificios calentados, y un motor que hace que la pelvis maniobre y empuje. Si Michel Piccoli hubiese tenido una muñeca así en Tamaño natural de Berlanga, la película habría acabado de forma muy diferente.