El segrest


 

 

Utilitzo la magnífica expressió de Josep Cuní a 8tv: “La Constitució no pot segrestar la democràcia”

 

Pilar Rahola

PILAR RAHOLA

No passa dia en què el papu no es passegi pels caps dels atribolats catalans i ens doni un clatellot amb la Constitució. El darrer a afegir-se a la moda ha estat José María Aznar, que de fet ja estava trigant. Cal agrair-li, tanmateix, que a diferència de la tirallonga de monstres que han sortit de l’armari amenaçant amb l’exèrcit, Aznar ha estat més caut. Només amenaça amb “instruments jurídics” que és l’eufemisme de presó per a Artur Mas i suspensió autonòmica. El cèrcol, doncs, de la por es tanca pels tres flancs. D’una banda, la senyora Alicia espantant tot déu: pèrdua de títols universitaris, pagesos sense tomàquets, pensions a zero, país afamat i abandonat, i no en recordo més perquè la llista és tan llarga que tenir independència deu ser pitjor que un càstig diví. Serà perquè Rouco creu que Déu és espanyol? Per l’altra banda tenim els irredempts de la violència, llegeixi’s exmilitars, eurodiputats cridant a files a la Guàrdia Civil i la resta d’arnosos que encara no saben que Espanya va sortir de l’Edat Mitjana. I al tercer flanc, la por de tota mena de càstigs legals, concepte més polític que han utilitzat la majoria de líders del PP, des de Ruíz-Gallardón o Cospedal, fins a Aznar.
És a dir, per terra, mar i aire el missatge és clar: no hi ha sortida. De manera que qualsevol intent democràtic de preguntar als catalans pel seu propi destí resulta que seria, verbigràcia de tots aquests, el diluvi universal. La veritat és que crec que es tracta de molt soroll per a no res, perquè al final és molt difícil frenar una decisió pacífica i democràtica que vol la majoria d’un poble, quan, a més, el món l’està mirant.
Però més enllà de la prospectiva, és interessant l’argument de la Constitució. Primer perquè és fal·laç, i utilitzo la magnífica expressió de Josep Cuní, al seu editorial de 8tv: “La Constitució no pot segrestar la democràcia”. Segon perquè l’esmentada Constitució va néixer ferida i em remeto a la carta que Enric Casulleras ha enviat a Herrero de Miñón, on li recorda el sobre tancat que va rebre de l’Exèrcit, en ple debat constitucional: “Faria vostè una gran aportació a la democràcia si revelés els termes en què l’Exèrcit amenaçava amb la seva intervenció en cas que el contingut del sobre no s’incorporés, sense tocar ni una coma, a l’articulat constitucional”. I com diu el mateix Casulleras, “els contractes firmats entre parts sota amenaça o coacció són viciats d’origen i nuls de ple dret”. Encara que, sense conèixer la dada, qui dubtaria de la coacció sobre els ponents en aquells temps convulsos? Però amb la dada coneguda, encara és pitjor.
Al final és allò de Josep Cuní. Les lleis han de regular una societat, però no poden ser utilitzades per negar els seus drets bàsics. I si la Constitució segresta la democràcia, caldrà deixar-la de banda. Perquè no hi pot haver res per damunt de la democràcia.

Catalana ingenuïtat


La Vanguardia en català

 

Molts catalans se sorprenen de l’ofensiva ultra espanyola que estem patint per terra, mar i aire

 

Pilar Rahola

PILAR RAHOLA

De vegades els catalans tenim alguna cosa de càndids, dit a la manera de Voltaire. Especialment ho som quan es tracta de remoure la història, sense mai recordar el component sísmic del moviment. De tots els episodis de l’heroica nacional, el més ingenu va ser el dels fets del Sis d’Octubre, quan Companys va declarar alegrement la república catalana pensant que la germandat ibèrica aniria a l’una. El que ens va caure va ser una repressió brutal, milers de detencions, tancament de diaris i una decapitació de tots els nostres dirigents. Els detinguts varen ser més de 5.000, entre ells tot el Govern català, la majoria d’alcaldes i regidors de Catalunya, líders sindicals, culturals, socials, empresarials, etc. El 36, quan foren alliberats, encara quedaven centenars de presos catalans a les presons i en els vaixells presó, com el famós Uruguai.
La candidesa d’aquell acte polític tan sobrecarregat de bones intencions com mancat d’intuïció política encara produeix una certa tendresa, si bé la història no l’escriuen els tendres.
L’envit català a Espanya que vivim actualment no pateix dels mateixos errors d’aquella època i, sens dubte, té alguns avantatges. El més important, la impossibilitat que Espanya reaccioni per la via violenta, si Catalunya inicia el seu propi procés, no endebades pertànyer a l’euro té alguns bones servituds. A més, el moviment actual és enormement transversal, té com a eix aglutinant les classes mitjanes i no hi ha a l’escenari cap estigma revolucionari que desestabilitzi el procés.
Alhora, el lidera un polític que ha aconseguit una enorme credibilitat i els passos es fan de forma prudent i intel·ligent. En algun sentit, el que està passant és el calc invers de l’octubre del 34 i si bé cometrem molts errors, no seran els d’aquella època, la majoria de l’alçada d’un campanar. Tanmateix, en alguna cosa s’assembla la Catalunya de llavors a l’actual, i torna a ser en la ingenuïtat que destil·la davant la història. Tant aleshores com ara, molts catalans van pensar que n’hi havia prou amb voler-ho, i que la força de la raó empararia el procés. I si llavors la reacció va ser terrible, ara no ho serà menys, encara que sigui d’una altra naturalesa. Però lluny de pensar que Espanya no es trenca cada dia i menys fàcilment, molts se sorprenen de l’ofensiva ultra espanyola que estem patint per terra, mar i aire. És cert que es podia esperar menys piròmans i més bombers, i que la millor manera de seduir-nos no és clavant-nos plantofades. Però Espanya és com l’escorpí de la faula, que acaba ofegant-se perquè és incapaç de no picar la granota que el transporta pel llac. I ja saben qui és la granota. Així que no hauríem de sorprendre’ns de la reacció espanyola, sinó preparar-nos. Ho va dir el president Mas i ningú no ho recorda: en la capacitat de resistència està la clau del nostre èxit.

EL POLLASTRE NO ENGAÑA


 

Partidarios de la independencia de Cataluña, el pasado 11 de septiembre / DAVID RAMOS (GETTY IMAGES)

Aprovecho la oportunidad que me da este medio para precisar y ponderar puntos del artículo de mi realmente buen amigo Ángel de la Fuente ¿Cisne negro o pollo del montón? El déficit fiscal catalán en perspectiva, publicado en estas mismas páginas hace una semana. Vaya por delante mi agradecimiento, pues me halaga que uno de los mejores expertos en financiación autonómica se haga eco de mi artículo Balanzas fiscales y cisnes negros (La Vanguardia, 25/09/2012). Además, y como ahí sostengo, “es admirable que haya en Cataluña personas que busquen evidencia que otros tienen más déficit fiscal y que —bien mirado— ya estamos bien. Esto no pasa habitualmente en otros países, y nos ayuda a ser mejores. Gracias”. Eso.

Divido este texto en dos partes. Primero, trato sobre la economía del debate territorial, y sugiero que la aportación de Ángel es redundante. Segundo, trato sobre la retórica del debate territorial, y afirmo que su aportación es negativa.

La frase de mi artículo que suscita su interés es “ha devenido sabiduría convencional en Catalunya: que el déficit fiscal de Baleares y Cataluña (y Madrid, según el método del beneficio) no tiene parangón en el mundo desarrollado”. No sé dónde ha leído Ángel que el déficit fiscal de Cataluña es el más alto del mundo. Pues bien: todo su esfuerzo e ingenio para EE UU no consiguen encontrar un déficit fiscal superior al balear, ni tampoco al catalán, como él mismo confirma. Y su esfuerzo es redundante porque —en sustancia— ya estaba hecho por Montasell y Sánchez, y publicado desde julio (http://www20.gencat.cat/docs/economia/70_Economia_Catalana/arxius/PT_201201.pdf) Con idénticos datos, incluso elevan en décimas el déficit fiscal de Estados punta en EE UU. En su peor año, Nueva Jersey tiene el mismo déficit fiscal que Cataluña. ¡Y publicado por la Generalitat!

Este trabajo también informa sobre trabajos con cálculos homogéneos y comparables en otros países. Hay máximos de déficit fiscal en porcentaje del PIB del 3,9% en el Estado de Australia Occidental, 4,4% en Flandes (Bélgica) y 3,2% en Alberta (Canadá). Siempre lejos del 8,7% de Cataluña y del 14,2% de Baleares. Datos ya conocidos para los lectores de EL PAÍS gracias al artículo publicado por Xavier Vidal-Folch (La independencia no existe, 25/09/2012).

En su peor año, Nueva Jersey tiene el mismo déficit fiscal que Cataluña

En un terreno especulativo, Ángel plantea algunos supuestos sobre cambios en la composición territorial del presupuesto en EE UU y logra elevar el déficit fiscal de algún Estado por encima del catalán, y siempre por debajo de Baleares. Pero lo de justificar la especulación con argumentos como que en EE UU no existe sanidad pública… ¡Si el gasto público (que financia producción privada) en sanidad en EE UU es mayor que en España desde hace años! En 2011, el 7,1% del PIB; y el Gobierno federal gasta en sanidad el 5,7% del PIB, casi como todo el sector público español. ¡Sorpresa! Y qué decir del hecho de que en 2005 (año comparado) el gasto central en España era el 26% del PIB y en EE UU el 19,62%… pero al extraer la Seguridad Social en España y la función pensiones en EE UU el gasto federal allí era el 15,2%, mientras que el central aquí era el 14,7%. Y es que el Gobierno federal gasta mucho (y mal) en sanidad, en defensa…

También a mí me suscitó curiosidad ver qué pasa con la tasa de retorno de los impuestos percibidos por el Gobierno federal/central (gasto central/ingresos centrales), al excluir la Seguridad Social. Como ésta tiene carácter muy contributivo, así aislamos en gran medida el gasto discrecional. Lo puedo hacer para 2004, con los datos del trabajo de Tax Foundation citado en mi artículo. Resultado: la tasa de retorno más baja en EE UU es de Nueva Jersey, 62%. Para Cataluña, la tasa de retorno ese año fue 50% (siete puntos mayor que la media catalana en 1986-2009, el 43%). Me faltan datos para Baleares, pero seguro que es menor.

También tengo un gráfico muy bonito, pero prefiero usar el espacio restante para tratar la retórica del debate territorial. Importa, porque si no podemos ponernos de acuerdo, ni tampoco comprendernos, al menos deberíamos intentar entendernos. Y eso exige no engañarnos sobre qué estamos discutiendo de verdad.

Ángel inicia su artículo trazando un mapa mental basado en el uso del concepto expolio fiscal en la prensa catalana (como si fuese unánime, lo que no es cierto), y toma mi artículo como botón de muestra. ¿Quién va a simpatizar con un paradigma de lo del expolio fiscal? Como el suyo no es un texto académico (ni el mío), da igual el hecho de que nunca —y nunca es nunca— he usado el término expolio fiscal. En castellano, porque es erróneo. Expoliar significa “despojar con violencia e injusticia” (Diccionario RAE), y el sistema existente ha tenido —hasta ahora— apoyo estructural de la mayoría de electos al Congreso en Cataluña. Pero en catalán espoliar significa “desposeer a alguien de aquello que le pertenece” (Diccionari IEC). Aunque el empleo del término en catalán me parece legítimo (como expropiar no significa lo mismo que robar), siempre he preferido evitarlo también, y uso saldo o desequilibrio fiscal (terminología habitual, por cierto). Son términos más asépticos y menos susceptibles de ofender a quien ignora las diferencias entre conceptos de fonética similar. Afortunadamente, esto sucede cada vez menos en Cataluña, porque el sistema educativo proporciona un dominio razonable de catalán y castellano.

Lo único claro es que la relación no funciona. Y, llegados a este punto, es momento de tomar decisiones

A continuación, se alude al suspenso de la lógica que —según parece— sufrimos algunos cuando nos ataca el fervor patriótico; mal este que debe ser exclusivo del noreste peninsular, donde perdemos la razón por motivos de identidad nacional. Por cierto, procede recordar (y de esto dejo expresamente fuera a Ángel) que este es el argumento que algunos usan explícitamente para decir que en Cataluña falta libertad y no se dan condiciones democráticas para votar. ¿Álguien se ha parado a pensar dónde nos lleva este argumento?

Ya de salida, el viaje de rigor a los nacionalistas catalanes. Aplauso fácil, porque la palabra nacionalista tiene muy mala prensa en España. Excepto algunos periféricos, es imposible encontrar quien se autodefina así; deben ser secuelas de lo de los Nacionales. Por mi parte, respeto al nacionalismo periférico, pacífico y democrático, a diferencia del nacionalismo que-no-es, acostumbrado este a imponerse por votos o contra ellos. Pero no confundo identidad nacional con nacionalismo: tengo muchos amigos con identidad nacional española que no son nacionalistas como para caer en tal error. Ángel, dada mi identidad nacional catalana (cosa curiosa, dicho sea de paso, al haberme educado bajo el franquismo), me sitúa en un grupo imaginario de “nacionalistas catalanes”. ¿Quién es aquí nacionalista?

Por este camino, no podemos ni entendernos.

Volvamos al principio. Algún día igual sale alguna región desarrollada con déficit fiscal superior a Cataluña ¡Eso sí, que el estudio sea homogéneo y comparable, por favor! Pero para superar lo de Baleares… Lo dicho: no se conoce todavía el parangón del caso español (y sin necesidad de recurrir a las forales hasta aquí). Ya ven, el cisne negro es lo que está por conocer, y el caso del déficit fiscal de Cataluña es muy conocido. Muy del montón no parece, no, aunque todo un señor Pollo sí.

No puedo acabar sin explicitar qué me parece un déficit fiscal superior al 8%. Verán: en las relaciones carentes de respeto y basadas en el interés material, todo lo recibido es poco y todo lo dado es demasiado. En tales casos, lo único claro es que la relación no funciona. Y, llegados a este punto, es momento de tomar decisiones.

Germà Bel es catedrático de Economía de la Universitat de Barcelona.