La Policía requisa una carpeta del PSC


 

LAS INVESTIGACIONES POLICIALES

La Policía requisa una carpeta del PSC en Método 3

La investigación se centra en audios y vídeos que estaban en los discos duros | En una carpeta con datos del PSC aparece el nombre de José Zaragoza | Elisenda Villena será preguntada hoy sobre quién encargó la grabación

21/02/2013

La Policía Nacional requisó material sobre dirigentes políticos durante el registro que se llevó a cabo el martes en la sede de la agencia de detectives Método 3, informaron fuentes del caso. Así, se ha incautado una carpeta en la que aparecen datos del PSC y el nombre de José Zaragoza, exsecretario de organización socialista. Los expertos policiales comenzarán ahora a analizar el contenido de los discos duros decomisados en la empresa de seguridad bajo estricto control judicial.
El descubrimiento de la posible existencia de espionaje ha causado un terremoto en la política catalana, aunque no todos se han extrañado: el servicio de escolta del expresident de la Generalitat José Montilla detectó durante aquel mandato que estaba siendo seguido y fotografiado.
El registro de Método 3, en la Diagonal de Barcelona, fue supervisado por los dos fiscales designados para el caso, Emilio Sánchez Ulled y Fernando Bermejo. En principio, se diseñó para encontrar todo el material relacionado con la grabación efectuada durante la comida entre Alicia Sánchez-Camacho y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, celebrada en La Camarga el 10 de julio del 2010.
El objetivo era recabar el material que pudiera ser delictivo, es decir, posibles escuchas ilegales o grabaciones de vídeo, y por eso fueron intervenidos varios discos duros de ordenadores, donde es posible que también haya otros casos posiblemente irregulares, que se añadirán a las pesquisas. Entre ellos está el de Elisenda Villena, hermana de la asesora jurídica del PSC y detective de Método 3, detenida por el caso.
Pero, además, también fueron revisados los expedientes en papel siguiendo dos criterios: por si en los documentos aparecían indicios de que la agencia había cometido algún delito durante su trabajo o por si en ellos se describieran los delitos cometidos por otras personas. Los dossiers que cumplían estas condiciones fueron incautados, mientras que el resto de trabajos de Método 3 que no tienen ningún interés para la investigación se quedó en la sede de la empresa.
Fuentes de la investigación señalaron que se había encontrado más material de lo que se esperaba en relación al episodio del almuerzo. Una fuente consultada apuntó incluso a la posibilidad de que se hubiera dado con la factura del encargo de la grabación en el restaurante. Pero también se descubrieron otras cosas, y los medios del caso también confirmaron que entre lo descubierto había expedientes sobre políticos. Además, los investigadores no han perdido la esperanza de dar con el libro de registro de Método 3 de las fechas en que se celebró la reunión entre Sánchez- Camacho y Álvarez, que en teoría había quedado destruido en una inundación.
Medios de la Fiscalía resaltaron que la investigación está dirigida por el juez, a fin de salvaguardar la intimidad de las personas afectadas por el escándalo. Para reforzar esta protección, el volcado y análisis de los discos duros de los ordenadores de Método 3 se realizará en la sede del juzgado, a donde acudirán los especialistas de la Policia. Los fiscales y el juez se centraran sólo en la cuestión penal.
Otra cosa es la vertiente política del asunto, quién ordenó espiar a quién y por qué, que también está sobre el tapete. El descubrimiento de la trama de escuchas a políticos ha generado un gran malestar, inquietud en el seno de los partidos y desconfianza. Algunos de los dirigentes supuestamente espiados admiten sus sospechas de que detrás de esos encargos podrían estar, incluso, compañeros de partido.
El nerviosismo existente contrasta, empero, con la escasa sensación de sorpresa que se detecta entre algunos políticos ante la trama de espionaje. “Es algo de lo que todos habíamos oído hablar, que se sabía que pasaba”, señalan los más veteranos. Incluso algunos de los dirigentes que aparecen en la lista de espiados reconocen que hace tiempo que lo sabían o, al menos, lo sospechaban. Este es el caso del expresidente de la Generalitat José Montilla, cuyo dispositivo de escolta llegó a detectar que era seguido y que le habían fotografiado.
Los cuatro detenidos pasan hoy a disposición del juez del caso. No obstante, la declaración de una de las detectives detenidas, Elisenda Villena, se espera con especial interés, ya que deberá responder sobre quién encargó grabar el encuentro entre Sánchez-Camacho y la exnovia de Pujol Ferrusola.
Por otra parte, la Policía citó ayer a los representantes de este restaurante y les ofreció si querían ejercer acciones penales contra quienes espiaron la comida, pues para los investigadores el restaurante puede ser un perjudicado de una actividad ilícita. También prestaron declaración voluntaria dos secretarias de Marco en Método 3.

Resistir es vencer


 

Arranca este miércoles un debate sobre el Estado de la Nación marcado por un panorama sombrío

Política | 19/02/2013

Resistir es vencer

Mariano Rajoy en su escaño en el Congreso Andres Kudacki – AP

Enric Juliana

ENRIC JULIANA

Madrid

 

El Congreso de los Diputados inicia en las próximas horas un debate “sobre el Estado de la Nación” que invita a la acidez y la ironía. La Nación se halla en mal estado, la Nación se ha estropeado, piensan hoy la mayoría de los españoles. Y quienes invocan una escisión nacional como alternativa al mal estado de las cosas –en Catalunya y el País Vasco, por este orden exacto– no se hallan con mejores ánimos. El desaliento es hoy el común denominador de las Españas.

Hay motivo. El panorama es sombrío. El Rey, con problemas de prestigio inimaginables hace apenas cinco años. La principal monarquía católica de Europa interpelada por el gesto valiente e innovador del Papa de Roma. En pocas palabras, la Jefatura del Estado, oxidada en el momento en que el país se halla más necesitado de una figura arbitral capaz de tejer nuevos consensos políticos y sociales. La presidencia del Gobierno con el agua al cuello, aunque no necesariamente a punto de ahogarse. El Gobierno, azorado por una tormenta económica de mayores proporciones que las que el Partido Popular pudo imaginar cuando apuraba sus últimos meses en la oposición, necesita tiempo, tiempo y más tiempo. Hay algunas señales de mejora en el horizonte, pero el hombre de la calle tardará en poder apreciarlas. Si las cosas no se estropean en Europa –lo cual puede que sea mucho esperar– al Ejecutivo aún le queda un año dificilísimo antes de poder prometer expectativas tangibles. En este sentido, José Luis Rodríguez Zapatero, feliz pensionista de la política profesional, ha dejado mucha tierra quemada. Los españoles se han vuelto tomistas: sólo creerán en los brotes verdes cuando los puedan tocar con sus propias manos y, a poder ser, comérselos, bien aliñados, en un plato de ensalada.

Rajoy podía haber llegado al debate en estado agónico como consecuencia del peligroso caso Bárcenas. Llega vivo, pero con el campo lleno de minas. El presidente encarna hoy una de las leyendas más genuinas del hombre español ante la adversidad: resistir, resistir, resistir. Resistir es vencer. Sagunto. Numancia. Guzmán el Bueno. 1808. Zaragoza. Gerona. El Rif. El Alcázar de Toledo. Belchite. La Ciudad Universitaria de Madrid. Negrín. Radio Pirenaica. El penal de Burgos. El franquismo. Los años difíciles de Felipe González. Y Camilo José Cela: “En España, el que resiste, gana”. Rajoy saldrá al hemiciclo convencido de que puede resistir ante la mayor constelación de adversidades que se han visto en la política española en los últimos años.

Alfredo Pérez Rubalcaba es otro resistente. Él también está dispuesto a aguantar hasta el final. Está convencido de que hoy representa un importante factor de estabilidad en un país seriamente amenazado por la incertidumbre. Rubalcaba tiene tres objetivos: forzar a Rajoy a un pacto de Estado (o a una sucesión de pactos y compromisos sin un título que los agrupe) para estabilizar y evitar el agotamiento regimental, con el concurso de los sindicatos, especialmente UGT; recrear la imagen del PSOE como partido de Gobierno, y taponar el flanco izquierdo del Partido Socialista, puesto que la principal novedad sociológica se está dando en ese terreno.

Empiezan a existir “condiciones objetivas” para la irrupción de un partido a la izquierda del PSOE con posibilidades de alcanzar el 20% de los votos. Izquierda Unida podría ser la rótula de un Frente Amplio capaz de plantearse ese objetivo en 2015. IU, sin embargo, carece de un fuerte liderazgo y las elecciones europeas del año que viene serán campo de pruebas para todos los proyectos que se mueven en esa dirección: desde las tentaciones del ex juez Garzón al Partido X de Internet. La decantación orgánica tardará en producirse, pero el PSOE tiene hoy el flanco izquierdo amenazado. La nueva generación socialista no se estará quieta. Ello explica la aparición de fenómenos como el meteoro Beatriz Talegón. Hoy y mañana habrá que prestar atención al registro de los diversos partidos de izquierda representados en el Parlamento.

De haber conseguido avanzar en las elecciones catalanas del pasado 25 de Noviembre, CiU tendría hoy una muy envidiable posición en la política española. En nombre de la soberanía nacional, Artur Mas pidió una mayoría excepcional a los electores y perdió 12 diputados. Una mayoría de los electores se interesó por el discurso soberanista, pero no hubo plenos poderes para CiU. Europa no vive el tiempo de las unanimidades. CiU perdió esmalte. Tres meses después, las espesuras están a la vista: Catalunya es de este mundo –es decir, también tiene problemas de corrupción– y oscila entre la inflamación patriótica y una película de espías protagonizada por los hermanos Marx. El catalanismo es hoy un conglomerado sentimental falto de operatividad política. Será interesante observar el registro táctico de Duran Lleida. Y también el del Partido Nacionalista Vasco, callado, quieto, prudente, realista y convertido –quién lo iba a decir– en una pieza primordial para la estabilidad del orden español vigente.

Habrá, entre miércoles y jueves, grandes promesas de regeneración, puesto que en la modesta y atribulada España florece un regeneracionista en cada esquina. Como mínimo.

¿La cueva de Alí Babá?


 

Alfredo Abián

ALFREDO ABIÁN

LA hipocresía debe de estar templada en ese acero toledano que el rancio marketing hispánico atribuía a la tizona del Cid Campeador. Indestructible. Este doblez ético permite a muchos simular náuseas por el indudable hedor que despierta este país cuando sus cloacas fluyen de nuevo a cielo abierto. Navegaban por el subsuelo con el conocimiento de casi todos, pero resulta muy desagradable el tufo que produce el colapso del alcantarillado social. Ahora bien, no seamos cándidos. Es legítimo y necesario que nos interroguemos sobre si hay algo que el dinero no pueda comprar; sobre la existencia de tantos artistas de la mentira y el engaño, sobre la multitud de personas que son tramposas por naturaleza. Un científico e intelectual argentino octogenario lleva años teorizando sobre la hijoputez intrínseca del ser humano; pero ese es, probablemente, otro debate. O no. Volvamos a lo que nos ocupa. Los corruptos españoles fueron crucificados la semana pasada por dos publicaciones británicas que pasan por biblias del capitalismo: el diario Financial Times y el semanario The Economist. Publicaron, no sin razón, que todas nuestras instituciones presentan síntomas de putrefacción y hasta asumieron la proclama rebelde de que en este país no hay pan para tanto chorizo. Somos la cueva de Alí Babá y los 47 millones de ladrones. Sólo existe una pequeña pega. No hay corrupto sin corruptor. Y tanto unos como otros sueñan con las islas Caimán, las Vírgenes, Jersey, Bermudas y Gibraltar. Todos ellos paraísos fiscales británicos. Aquí sólo se evade porque ningún patriota ha logrado crear una oficina bancaria, con tributación cero, en la isla de Perejil o en la mismísima Andorra. Y lo que es peor: tenemos justicieros que son más falsos que un ordenanza de Standard & Poor’s.

Catalunya nou estat d’Europa”



 

Convocat el congrés municipalista “Catalunya nou estat d’Europa”
Miquel Buch: “l’ACM ha premut el botó per dibuixar com han de ser els ajuntaments del nou estat propi”

Construir el món local de l’estat propi. Aquest és l’objectiu principal del congrés municipalista que l’Associació Catalana de Municipis anunciarà dilluns vinent, durant l’assemblea que té convocada, i que portarà per lema ‘Catalunya nou estat d’Europa’. Així ho ha avançat, durant una entrevista a l’Agència Catalana de Notícies, el president de l’ACM, Miquel Buch. “El més important és que algú ha premut el botó, i aquesta ha estat l’ACM”, ha assegurat Buch, tot afegint que l’objectiu del congrés és motivar un debat entre ajuntaments, consells comarcals i diputacions per “dibuixar” i tenir “la feina feta” amb vista al moment en què s’assoleixi “aquest nou estat”.

El president de l'Associació Catalana de Municipis, Miquel Buch, en declaracions a l'Agència Catalana de Notícies

El president de l’Associació Catalana de Municipis, Miquel Buch, en declaracions a l’Agència Catalana de Notícies

Convocat el congrés municipalista “Catalunya nou estat d’Europa”
Miquel Buch emmarca l’objectiu de dissenyar el nou món local de l’estat propi dins del procés de construcció d’estructures d’estat anunciat pel president de la Generalitat, Artur Mas. En aquest sentit, el president de l’ACM afirma que “el que ens hem de proposar el proper any és preveure com ha de ser la nova arquitectura, les noves estructures d’estat de què parla el president; una d’elles seran els ajuntaments”. 

Aquest objectiu és el que motiva la convocatòria del congrés ‘Catalunya nou estat d’Europa’, que Miquel Buch anunciarà durant l’assemblea que l’ACM celebrarà dilluns que ve a Barcelona, i a la qual també hi assistiran el president Mas i la vicepresidenta, Joana Ortega. I aquest objectiu, segons Buch, el que també persegueix és “treballar per sortir de l’encotillament que tenim ara mateix amb les lleis espanyoles”. 

“No podem formar part d’aquesta cotilla de les lleis espanyoles”, sentencia Buch, tot afegint que les normes de la legalitat estatal que afecten els ajuntaments “no tenen sentit i no tenen voluntat de fer-les modernes, ni de fer-les adreçades a obtenir majors i millors serveis”. En oposició a aquest escenari, el president de l’ACM aposta per construir un nou món local mitjançant un congrés que es prepararà dialogant amb consistoris, consells comarcals i diputacions. 

“L’únic que pretenem amb aquest congrés és començar-lo ara i donar-nos força mesos per parlar-ne”, indica Buch. Anant a un àmbit més concret, el president de l’Associació Catalana de Municipis i alcalde de Premià de Mar assenyala que ha de servir “per parlar de regeneració democràtica, de si hem d’estar escollits com ara o amb altres sistemes, de l’acció directa, de la segona volta”. Des d’aquests extrems, fins als serveis que s’han de donar per part dels consistoris. 

Poc finançament i excés de serveis

Pel que fa a la situació estrictament actual, el president de l’ACM denuncia el finançament que reben els ajuntaments i carrega contra l’actitud del govern espanyol amb el pla per pagar a proveïdors que va iniciar. “Enlloc de millorar el finançament”, afirma Buch, el que l’executiu de Rajoy fa és dir que continuaran “igual de mal finançats” i que serà el govern estatal qui delimitarà “què es paga o no es paga”. En aquest sentit, compara l’actitud de l’executiu popular amb la d’un “nen gran” que “abusa dels més petits”.

La situació precària dels consistoris es veu agreujada, afegeix el president de l’ACM, pels serveis que es donen. Preguntat sobre els que se n’hauria de poder prescindir, Buch assenyala les inspeccions de contaminació lumínica i acústica, les escoles bressol i de música, alhora que destaca la quantitat de personal que s’ha de tenir en centres com ara biblioteques. 

Revisió de competències abans de supressió

Pel que fa al debat sobre l’aprimament de l’administració i el d’evitar duplicitats, Miquel Buch assegura que no ho volen obviar perquè són partidaris de l’aprimament, però demana examinar abans “per què serveixen, què poden fer i quina autoritat poden donar” diversos organismes com els ajuntaments, els consells comarcals i les diputacions. 

Seguint aquest fil, el president de l’ACM assegura que la llei que s’elabora des del Govern “no apunta” cap a la supressió sinó cap a “veure quins serveis poden prestar”. Buch obre la porta a estudiar la sessió de competències d’ajuntaments cap a consells comarcals, per exemple, ja sigui de forma voluntària o fins i tot obligatòria depenent de la tipologia i la mida dels municipis. 

Fusió sense trair als principis

En darrer terme, preguntat sobre la relació de l’ACM amb la Federació de Municipis de Catalunya i el seu futur, Buch ha citat Miquel Martí i Pol assenyalant que “tot està per fer i tot és possible”. Interrogat concretament sobre una possible fusió, Buch assegura que l’Associació Catalana de Municipis no pot “renunciar” al fet que “respon a una estructura catalana i no espanyola” i també a què “no hi ha ajuntaments amb més representació que altres”. “Si aquests dos grans trets fonamentals es respecten”, indica Buch, no hi ha “problema a l’hora de parlar de fusió”. De totes maneres, el president de l’ACM es mostra convençut que “hi ha coses molt més importants que la fusió de les dues entitats”. 

Una amnistía fiscal que hace agua


 

Los acogidos a la ley se cruzaban el viernes preocupados comentarios sobre la que se avecina

Manel Pérez

MANEL PÉREZ | Sigue a este autor en Twitter

La onda expansiva del terremoto Bárcenas está agrietando cimientos y provocando imprevistos daños colaterales más allá del ámbito político, especialmente en el económico. Que se lo pregunten sino a los atribulados contribuyentes, más de 30.000, una parte importantísima de los cuales, cerca de la mitad, catalanes (ocasión habrá de analizar las causas de este hecho), que se acogieron a la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno el año pasado y que el viernes se desayunaron con la reproducción en la prensa de las palabras de la directora de la Agencia Tributaria, Beatriz Viana, anunciando la revisión de todas esas declaraciones especiales para ver qué encontraban. Preocupados comentarios – “Oye tú, ¿pero no habían dicho que eso iba a quedar sellado y no se iba a hablar más?”, “Pues ya ves, aún saldremos en los papeles”-, circularon a velocidad de fibra óptica en salones nobles, por la mañana, y restaurantes de postín de Barcelona y Madrid, después del mediodía, de esa jornada de transición hacia un fin de semana menos relajado de lo previsto.
La cuestionada amnistía fiscal diseñada por Cristóbal Montoro, el ministro de Hacienda, como una especie de débil atajo para aplazar las subidas de más impuestos como el IVA, ha entrado en el quirófano y enfrente una intervención de gravedad.
La medida ya fue inicialmente criticada por el agravio comparativo que suponía olvidar penas y castigos para quienes han defraudado, mientras se suben los impuestos a quienes pagan religiosa y legalmente.
Cuestionamiento que se agravó hasta el extremo cuando una orden ministerial posterior a la ley sancionó que podían beneficiarse del olvido aquellos contribuyentes que aportasen dinero en efectivo, bastando su simple palabra para certificar que eran titulares de los billetes antes del límite fijado por el Gobierno. Intente cualquier ciudadano normal acercarse a una sucursal bancaria para hacer un ingreso efectivo de una cantidad respetable, tampoco demasiado grande, y verá lo que le pasa. Esa exhibición de manga ancha le valió al Gobierno la acusación de abrir la puerta al blanqueo de toda clase de personajes y dineros, en especial los de ilegal origen, y constituir una auténtica puerta para el blanqueo de capitales. Desde entonces, Hacienda y los inspectores fiscales vienen manteniendo un pulso de alta tensión que ahora parece haberse decantado hacia estos últimos.
Montoro, y con él el Gobierno, tienen un problema de difícil resolución. Organizaron una amnistía fiscal, prometieron secreto y opacidad a quienes se acogieran, aseguraron a una opinión pública indignada que el proceso estaba blindado de modo que ni gángsters o corruptos identificados y especies similares podrían utilizarla y al final, tras el anuncio de Viana, es legítimo dudar de todas y cada una de las garantías ofrecidas en su momento a los ciudadanos.
En su afán para despejar dudas, Viana utilizó el pasado jueves el ejemplo de que una persona que esté acusada de asesinato no quedará absuelta de ese crimen por el hecho de acogerse a la amnistía gubernamental como hilo argumental para asegurar que Bárcenas y su banda no podrían sacar partido de la declaración especial. No es eso lo que los ciudadanos se preguntan, sino si el extesorero del PP, o cualquier imputado en Gürtel o en otros asuntos de corrupción política, que siempre implica defraudar a la Hacienda pública, habría podido precisamente aprovecharse de esa legislación para rebajar sus responsabilidades ante el fisco.
Hacienda ha aportado argumentos más serios que los de Viana el jueves para defender que Bárcenas no estará entre los beneficiados por la amnistía. Entre otros, que la normativa fiscal no está por encima del Código Penal, que deja claro que la imputación previa de un juez, incluida la de delito fiscal, no se sortea con una declaración especial en la delegación de Hacienda. Y también que Bárcenas no dijo la verdad al ampararse en una sociedad instrumental para ocultar su condición de verdadero beneficiario de los muchos euros cobijados en paraísos fiscales. Pero el debate sobre lo concreto de las imputaciones, si se especifican años y tipos de impuestos, en el caso Gürtel está abierto.
El caso del extesorero del PP, o de sus finanzas si se prefiere ampliar el foco, está teniendo tal impacto en la opinión pública que el Gobierno se ha quedado sin capacidad para sostener las discusiones técnicas sobre una norma que los ciudadanos han cuestionado desde su aprobación. El resultado es la contradicción de asegurar en maitines que la amnistía está blindada y decir en nonas que se va a revisar todo. El ejecutivo queda pues entre dos tensiones, la de defender su norma, por un lado, y la de ofrecer espectáculo para cambiar el eje del debate por otro. Un nuevo frente de polémica fiscal está servido. La inspección comenzará a revisar las declaraciones especiales acogidas a la amnistía, en especial aquellas que se realizaron aportando dinero en efectivo. Seguro que pronto tendremos noticias.

El PP y la guerra de los Rose


 

Sectores del partido están en desacuerdo con Rajoy en el tratamiento de la cuestión catalana

José Antonio Zarzalejos

JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS

Una fuerte corriente de opinión en el PP cuestiona las políticas del Gobierno de Rajoy. A través, aunque no sólo, de la abierta disidencia de una excéntrica e instrumental Esperanza Aguirre, sectores populares estiman que el presidente se ha confundido en la política fiscal, en la antiterrorista -exponen como gran yerro la excarcelación del etarra Bolinaga- y en el tratamiento de la cuestión catalana. Cabe sospechar que la emergencia del caso Bárcenas sea una consecuencia de esa crítica -alguien desde dentro trataría de reventar la actual dirección del partido y obligar a Rajoy a cambiar el rumbo-, o que nada tenga que ver con el disenso interno, pero, sea lo primero o lo segundo, lo cierto es que la gestión de la crisis de la supuesta contabilidad del extesorero del partido se añade a los agravios de los críticos que suman aún un dato más: la amnistía de Montoro se habría convertido en una trampa para el propio Gobierno, tanto por un mal planteamiento político como por una defectuosa configuración jurídica.
El presidente y su ministro de Interior tienen necesariamente que percibir que actos como el del lunes pasado organizado por FAES con motivo del vigésimo aniversario del asesinato de Gregorio Ordóñez, en el que se formularon durísimas y directas críticas al Ejecutivo, cuestionan claramente el perfil, un tanto difuso, de la política antiterrorista que se personaliza en la excarcelación por razones de salud -y ciertamente torpe- de uno de los crueles secuestradores de José Antonio Ortega Lara. Las declaraciones concesivas de dirigentes del PP del País Vasco hacia la izquierda abertzale agrupada en torno a Bildu están también resultando indescifrables políticamente, tanto para sus demás compañeros como para las víctimas que, además de registrar gruesas diferencias entre sus organizaciones, se han distanciado del Ejecutivo de Rajoy de manera notoria. Suponer que es sólo Jaime Mayor Oreja el instigador de este malestar es quedarse corto en el análisis porque alcanza, sin duda, al expresidente Aznar y a un amplio grupo de los que fueron sus colaboradores.
En la misma línea, aunque salvando las distancias, borbotea el desacuerdo con el Gabinete en el tratamiento de la cuestión catalana. Pese a que Rajoy recibe muchos parabienes por su actitud silente y paciente ante los acontecimientos políticos en Catalunya -a la espera de que las contradicciones soberanistas rectifiquen el itinerario de Mas y de Junqueras-, sectores del PP, tan significativos como los ya referidos, creen que el presidente y sus ministros se equivocan de medio a medio porque el independentismo está, aun mostrando progresivas debilidades, ganando terreno. Estos sectores reclaman un claro intervencionismo gubernamental en Catalunya, tanto con declaraciones más contundentes y claras como con decisiones de distinto orden: financiero -paralizar, por ejemplo, las aportaciones del Fondo de Liquidez Autonómico-y jurídico, sin descartar, entre estas últimas, todas las posibles. Por supuesto, la impugnación, ya decidida, de la declaración soberanista del Parlament ante el Constitucional, pero también medidas penales si llegase el caso.
La acidez de la crítica de ciertos sectores del PP se extiende como mancha de aceite sobre la política fiscal del Gobierno. En estas instancias existe la creencia de que Rajoy y Montoro están descalabrando a las clases medias que son las que votan al PP. Y que lo están haciendo de manera insolente, traicionando las promesas electorales e incurriendo en contradicciones. Estos sectores advierten también que el empresariado emite señales de fatiga con parte del Gabinete de Rajoy al que dedican calificativos como “grupo de mandarines” que “están suficientemente preparados pero insuficientemente experimentados”. La ausencia de una estructura orgánica del Gobierno que establezca nítidamente las líneas competenciales martillea las críticas a Rajoy que, en el ámbito empresarial y financiero, son más que audibles.
En versión libre de un alto cargo del PP lo que ocurre en su partido -haya mayor o menor corrupción- se asemeja a La guerra de los Rose, la película que en 1989 protagonizaron Michael Douglas y Kathleen Turner. Representaban un matrimonio que entre las cuatro paredes de lo que fue su hogar se despedazaban moral y físicamente, sin que nadie lo impidiera. Algo hay de cierto en esta metáfora cinematográfica en la que se incrusta la ausencia de liderazgo de Rajoy. El estallido como bomba racimo del caso Bárcenas ha proyectado la imagen -¿es la que pretendían sus adversarios internos?- de un hombre con insuficiente utillaje político y, por lo tanto, susceptible de una eliminación darwiniana. En eso están.

‘Katalonien’


  •  

Alemanya observa la qüestió catalana: prudència oficial, inquietud i un apunt del Bundesbank

05/02/2013

Enric Juliana

ENRIC JULIANA

 

La paraula Katalonien va ser present en tots els col·loquis que l’Administració alemanya va organitzar la setmana passada a Berlín amb un grup de periodistes vinguts d’Espanya. En els estaments oficials alemanys hi comença a haver una certa inquietud per les reaccions antigermàniques que es detecten al sud d’Europa. Molt evidents a Grècia. Creixents a Itàlia, amb un Silvio Berlusconi disposat a capgirar les enquestes amb discursos obertament antialemanys i grans ofertes fiscals (l’última: tornar a eliminar l’IBI i retornar en metàl·lic l’impost cobrat pel Govern Monti el 2012). Tensions visibles, encara que no gaire agressives, al pacífic país de Portugal. Sentiments ambivalents a Espanya, on la figura dominant d’Alemanya és temuda i admirada. A l’últim baròmetre de l’Institut Elcano (novembre 2012), la cancellera Angela Merkel suspenia per segona vegada (4,8 punts sobre deu), després d’haver estat, durant anys, la figura política internacional més valorada pels espanyols. Barack Obama, acabat de reelegir (6,8), François Hollande (6,4) i David Cameron (5,1) apareixien com el trio guanyador de l’esmentada enquesta. Les autoritats alemanyes estan fent atenció a l’evolució subjectiva del sud d’Europa. Temen més problemes. Temen un resultat confús a les pròximes eleccions italianes (24 i 25 de febrer) i observen amb preocupació el nerviós onatge a Espanya. No és casual que el seu últim i més insistent missatge es refereixi a l’atur juvenil. “Cuidin els joves”, li diu Berlín a Madrid.
Katalonien. La paraula apareixia sense necessitat que els periodistes preguntessin. Tres apunts al meu quadern de Berlín. Prudència oficial. “La qüestió catalana és un assumpte essencialment polític que forma part del debat intern espanyol; nosaltres no hem d’opinar i no volem opinar”. Paraules textuals d’una font molt pròxima a la cancellera Merkel. (Carmen del Riego explicava ahir a La Vanguardia que la cancelleria va bloquejar al setembre una sol·licitud d’entrevista d’Artur Mas amb Merkel, que dsi s’hagués celebrat hauria emmarcat la campanya electoral catalana de novembre).
Subtils advertències. “Entre regionalisme i integració europea no hi hauria d’haver contradicció. És possible establir un triangle entre regionalisme, patriotisme i integració europea”. Trigonometria d’un col·laborador del ministre de Finances, Wolfgang Schäuble. Atenció, la referència al “patriotisme” no ha de ser llegida, en aquest cas, a l’espanyola manera. No hi ha gaires tambors ni tocs de corneta en el modern llenguatge polític alemany. El nostre interlocutor es referia al sentiment de pertinença -més o menys intens- a l’Estat nacional. “Sóc de Westfàlia, sóc alemany i sóc europeu”.
Una certa irritació. “A què ve ara tota aquesta discussió a Katalonien? No crec que sigui el moment de plantejar aquest tipus de problemes. Espanya necessita estabilitat. Els polítics i les regions espanyoles haurien de construir una Aliança per Espanya a deu anys vista. Una aliança pel futur d’Espanya”. Comentari i proposta d’un alt executiu de l’Associació de les Cambres de Comerç i Indústria alemanyes. Aliança per Espanya. Possible lema per a un govern de concentració PP-PSOE. I és que a Berlín pensen en tot.
Últim apunt. Críptic, analític, sense adjectivació política. Un breu dibuix amb retolador verd. “Espanya està fent les reformes necessàries, però queda molta feina per davant. Ningú no s’ha d’enganyar sobre la durada real de la crisi. Deu anys. Deu anys molt complicats per a tot Europa. Malgrat les seves actuals dificultats, Espanya té alguns punts forts. Jo destacaria la capacitat industrial de les regions del nord, amb notable capacitat exportadora. La recuperació d’Espanya haurà de tenir molt en compte el suport d’aquestes regions”. Paraules de Jens Weidmann, president del Bundesbank i indiscutible cònsol del Directori Europeu.