La credibilitat del PSOE


 

MÀRIUS SERRA Author Img ESCRITOR Y ENIGMISTA

 

La revista Science va publicar un estudi sobre els taurons de Grenlàndia fet per un equip d’investigadors de la Universitat de Copenhaguen. Una de les conclu­sions més espectaculars és que poden viure prop de quatre segles. Antonio Cerrillo se’n feia ressò la setmana passada aquí a La Vanguardia en un extens article il·lustrat amb un seguit d’animals longeus. Tot i que també parlava de cloïsses que poden ultrapassar els cinc-cents anys, els casos més cridaners eren els dels taurons tetracentenaris, les balenes bicentenàries i les tortugues que passaven del segle i mig. En teoria, la longevitat creix de manera inversament proporcional a la despesa d’energia. Els taurons estudiats viuen a temperatures molt baixes i les tortugues es poden permetre fer les coses molt a poc a poc perquè estan protegides per una closca molt dura. L’any 2006, quan començava a prendre notes per a la novel·la que he acabat situant a Hawaii, va sortir als diaris la mort d’una tortuga anomenada Harriet que havia capturat Charles Darwin el 1830. La Harriet havia finat al zoològic australià de Queensland als 176 anys! La seva història em va portar a la d’una altra iaia amb closca anomenada Tu’i Malila, una tortuga radiada de Madagascar capturada el 1777 per uns exploradors britànics. El seu capità, l’ínclit James Cook, va decidir regalar-la a la família reial de Tonga, i quan l’any 1953 la reina Elisabet II va visitar Tonga, la tortuga encara hi era. De fet, li van presentar Tu’i Malila com a testimoni viu de la visita de Cook. Els responsables del Centre Nacional Tonguià de l’illa de Tongatapu asseguren que Tu’i Malila va morir el 19 de maig del 1965 per causes naturals, a una edat estimada de 188 anys.

Doncs si hi ha membres del regne animal que ens sobrepassen, en el regne vegetal n’hi ha que ja escapen completament a la nostra comprensió. L’article citat reproduïa un tipus de pi longeu ( Pinus longaeva), el situava a Utah, Nevada i l’est de Califòrnia, i li adjudicava una edat estimada de 4.800 anys. Matusalèmic, però superable, segons comprovo als retalls que conservo d’un altre arbre que va saltar a la premsa l’any 2008: una pícea noruega ( Picea abies) descoberta a la província sueca de Dalarna. Els cinc metres d’arbre que constitueixen la seva part visible poden viure uns centenars d’anys, però van datar l’antiguitat del sistema d’arrels per la tècnica del radiocarboni i van descobrir que creixia des de fa 9.550 anys. Segons els científics, el secret és la seva capacitat per clonar-se, de manera que quan el tronc de la pícea arriba al final de la seva vida, sorgeixen nous brots de les reserves de la mateixa arrel, i això passa aproximadament cada 600 anys. Més o menys el que trigarà a rebrotar la credibilitat del PSOE.

EL DILEMA SOCIALISTA


 

EL DILEMA SOCIALISTA

Josep Borrell

JOSEP BORRELL

Expresident del Parlament Europeu

Decisió i representació

Al PSOE ens ha faltat una discussió oberta, sincera, lleial i compromesa per escollir la millor de les opcions possibles

Decisió i representació

JOSÉ LUIS ROCA

DILLUNS, 24 D’OCTUBRE DEL 2016 – 18:50 CEST

Per arribar on hem arribat, hauira sigut millor una abstenció negociada per facilitar un govern minoritari del PP, exigint-li mesures de tipus econòmic, social i institucional, incloent-hi una ponència de reforma constitucional.

Però els socialistes no hem tingut una estratègia clara i assumida pel conjunt de l’organització. Ha faltat una discussió oberta, sincera, lleial i compromesa per escollir la millor de les opcions possibles. Ara, després del Comitè Federal del 23 d’octubre passat, el PSOE facilitarà amb la seva abstenció la formació d’un nou govern presidit per Rajoy, a canvi de res. Però en el camí s’ha creat una divisió en el si del partit, una fractura entre la militància i els dirigents, i el desconcert dels electors.

Serveix de poc plorar sobre la llet vessada. Però cal extreure lliçons del que ha passat i evitar mals pitjors. Començant per respectar la posició de cada membre del Comitè Federal sense demonitzar les seves preferències per l’abstenció o noves eleccions, que és el dilema al qual s’havia reduït el trilema original, ja que la possibilitat de formar un govern alternatiu s’ha esfumat, si és que alguna vegada va existir.

DIRECTA VERSUS REPRESENTATIVA

S’han plantejat moltes qüestions que reflecteixen la complexitat de la política del nostre temps. ¿Quin és el paper de la democràcia directa versus la representativa? ¿S’hauria hagut de consultar als 175.000 militants la decisió de fer un gir de 180 graus en la investidura d’un nou govern de Rajoy? Jo crec que sí. La comissió gestora i molts destacats militants creuen que seria contrari a la ‘cultura’ del PSOE i símptoma de perillosa ‘podemització’. Però, des de la seva creació fins a la guerra civil en el PSOE de Pablo Iglesias, la participació directa dels militants en les decisions importants i, en especial, en la política d’aliances era la norma. Aquestes aliances, aspecte fonamental de la política socialista al segle XIX i el primer terç del XX, van ser sotmeses al vot directe dels militants. Normal, em deien alguns, el PSOE de l’època era un partit assembleari com tot el moviment obrer. Però assembleari no és el mateix que participatiu per vot directe en agrupacions i federacions. No hi tenen res a veure la tradició anarquista, comunista i socialista que llavors pugnaven per vertebrar els moviments obrers. En el nostre temps, l’SPD alemany va sotmetre l’acord de govern de coalició amb la CDU de Merkel al vot de tots els militants. ¿També l’SPD està afectat pel virus ‘podemita’?

La democràcia representativa
requereix que els seus representants siguin representatius. Si decideixen de forma independent, és despotisme

No estic per unademocràcia plebiscitària permanent i crec que la delegació deliberativa és fonamental perquè la gestió dels assumptes públics requereix coneixements i dedicació que no estan a l’abast de tots els ciutadans. Però la democràcia representativa requereix que els representants siguin representatius. Si no ho són, i decideixen independentment del que resulti dels debats que amb els seus representats hagin mantingut, estem parlant de despotisme il·lustrat o de despotisme a seques.

PER INTERÈS NACIONAL

Una altra qüestió és com s’aplica l’abstenció decidida pel Comitè Federal. Si es tracta de facilitar el govern de Rajoy sense res a canvi i perquè no hi ha cap més remei, s’hauria de prestar el servei mínim. Per visualitzar que només es fa per interès nacional i sense gens de ganes de fer-ho, s’haurien d’abstenir tan sols el nombe mínim de diputats. S’evitaria així que alguns haguessin de violentar les seves posicions anteriors, quan van votar contra la investidura de Rajoy. I es mostraria la capacitat que té el socialisme espanyol d’entendreuna posició diferent del PSC en un tema que revesteix especial importància en el dilema polític català, com bé va explicar Miquel Iceta.

El reglament del grup parlamentari permet un vot per raons de consciència. Si aquesta norma existeix, em pregunto quina ocasió seria millor que aquesta per aplicar-la. No comparteixo que tan sols sigui aplicable per a qüestions de “moralitat personal”. ¿On comença i acaba aquest concepte? ¿S’aplica només a temes com el de l’avortament? ¿No val per a qüestions que tenen a veure amb això que es denomina l’ètica de la convicció?

De nou a l’SPD, malgrat haver sigut aprovat en referèndum pels militants per àmplia majoria, una trentena de diputats van votar en contra per discrepar d’aquell acord. En la situació a què s’ha arribat, s’haurien d’evitar posicions que reflecteixen una cohesió només de façana. Seria el millor camí per recuperar la unitat d’acció perduda.

El desvergonzado partidismo y sectarismo de ‘El País’


Dominio público

Opinión a fondo

El desvergonzado partidismo y sectarismo de ‘El País’

20Oct 2016

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Bajo la dirección de Antonio Caño, que fue en su día el corresponsal de El País en EEUU (ver mi artículo “El sesgo profundamente derechista de Antonio Caño, el nuevo director de El País”, Público, 24.02.14), el diario ha alcanzado unos niveles de partidismo derechista que no tienen nada que envidiar al partidismo exagerado que muestran rotativos como La Razón y el ABC, periódicos que representan muy bien la escasa calidad y manipulación que caracterizan a la derecha española (que en el espectro político actual en la Unión Europea correspondería a la ultraderecha). Ni que decir tiene que hay columnistas y colaboradores de gran valía en tal periódico, con orientación progresista. Pero, además de ser una pequeña minoría entre los colaboradores y articulistas de este medio, ahora guardan un silencio ensordecedor frente a dicho sectarismo, y falta de profesionalidad, lo que parece reflejar un temor a la disidencia en un ambiente profesional con escasísima diversidad intelectual donde se excluyen sistemáticamente posturas críticas con sensibilidad de izquierdas. El “anti-izquierdismo” de El País alcanza niveles semejantes al del Daily Telegraph en el Reino Unido, o al del Wall Street Journal en EEUU. Con su abusiva manipulación y vulgar estilo (generalizado en la cultura de mala leche que caracteriza a la derecha en este país), intenta destruir a aquel a quien El País considera que es su adversario (mejor dicho, y tal como lo proyecta tal rotativo, su enemigo). Permítanme varios ejemplos.

La excesiva utilización y manipulación de un inexistente antiamericanismo

El columnista Xavier Vidal-Folch, que escribe frecuentemente sobre temas económicos, firmó un artículo (“Última oportunidad”, El País, 26.09.16) a favor del Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE en el que definió a los que se oponían a dicho tratado como “antiamericanos” (con lo cual quería decir antiestadounidenses, pues la mayoría de americanos viven en el sur y centro de las Américas, no en el norte), acompañando predeciblemente esta definición con toda una serie de insultos y sarcasmos que, por desgracia, son costumbre en este columnista (al cual, por cierto, solía leer en tiempos pasados, pero lo hago con menos frecuencia desde que su estilo y narrativa han cambiado bajo la nueva dirección del diario). Según tal definición de “antiamericanismo”, nos encontramos con que la mayoría del pueblo estadounidense, así como la mayoría de sindicatos de EEUU, además de los dos candidatos a la presidencia de EEUU, el Sr. Trump, candidato del Partido Republicano, y la Sra. Hillary Clinton, candidata del Partido Demócrata, son, todos ellos, “antiamericanos”, pues todos ellos están en contra de tal tratado (la Sra. Clinton pasó de apoyarlo cuando fue Secretaria de Estado -equivalente a Ministro de Asuntos Exteriores- del gobierno Obama, a distanciarse ahora durante la campaña electoral). Lo que este articulista está haciendo es lo que siempre han hecho las derechas de cualquier país, confundiendo al Estado con el país. De ahí que definan a los movimientos (por regla general de izquierdas) que se oponen a las políticas públicas promovidasy/o llevadas a cabo por el gobierno federal de EEUU como antiestadounidenses, aun cuando muchas de tales políticas públicas cuenten también con la oposición y desaprobación de la mayoría de la ciudadanía estadounidense.

En realidad, el desconocimiento de EEUU de tal columnista es sorprendente. En otro artículo reciente, “Nostalgia de Obama” (17.10.16), en alabanza del Presidente de EEUU indicaba que uno de sus méritos había sido poner fin “al militarismo imperial de Cuba” (cita directa del artículo), afirmación que se espera de los Eduardo Inda de este país, pero que considero lamentable leer en las páginas de El País. Cualquier observador, mínimamente objetivo, de la política exterior de Cuba, puede ver que su ayuda exterior no es en materia militar, sino en causas humanitarias (ayuda en las regiones del ébola en África, en el huracán en Haití, y en muchos otros lugares del mundo), ayuda que ha sido ejemplar, como es ampliamente reconocido, incluso por el propio Presidente Obama (cuyo Estado federal, por cierto, tiene bases militares por todo el mundo) y por el Secretario de Estado de EEUU, el Sr. Kerry. La cantidad y calidad de tal ayuda, con el compromiso ejemplar de los profesionales sanitarios que participan en ello, ha sido alabada extensamente, incluso por voces conservadoras capaces de ser objetivas.

La demonización de Pedro Sánchez (ahora) y de Pablo Iglesias (siempre)

Este tipo de comportamiento de sectarismo aparece también abusivamente en su cobertura del partido Podemos y de la coalición Unidos Podemos, y que ahora incluye también al hasta hace poco Secretario General del PSOE, el Sr. Pedro Sánchez. Sus reportajes tienen como objetivo no ya criticar, sino destruir a los dirigentes de partidos políticos que son considerados adversarios (perdón, enemigos). Uno de los últimos editoriales de El País sobre Pedro Sánchez (“Salvar al PSOE”, 29.09.16) alcanzaba unos niveles de insulto y sectarismo que se reproducen constantemente, en este rotativo y otros medios del Sr. Juan Luis Cebrián, en la cobertura del Secretario General de Podemos, el Sr. Pablo Iglesias. En aquel editorial se utilizan todo tipo de adjetivos insultantes, acusándole de no haber dimitido (antes de que lo hiciera), por haber sido, supuestamente, responsable de la caída de votos socialistas en Galicia y en el País Vasco. Esta personalización de responsabilidades, exigiendo la dimisión de Sánchez como consecuencia del descenso electoral del PSOE, contrasta con los editoriales que escriben a favor de la Sra. Susana Díaz, Presidenta del Gobierno Andaluz, bajo cuyo mandato el PSOE ha alcanzado el apoyo electoral (en porcentaje de votos) más bajo conocido en Andalucía.

En realidad, este retroceso del PSOE viene ya de muy lejos y se debe a su conversión al neoliberalismo, conversión que fue alentada y apoyada por el propioEl País, uno de los rotativos españoles que ha promovido más intensamente esta ideología neoliberal, cuya aplicación por parte de sucesivos gobiernos españoles (gobierno Zapatero y gobierno Rajoy) ha sido sumamente perjudicial para el bienestar de las clases populares de este país. No es, pues, de extrañar que tales clases hayan ido abandonando su apoyo al PSOE. Las responsabilidades de tal retroceso electoral son muchas, incluyendo las del propio rotativo que sistemáticamente, en su campaña propagandística a favor de las políticas neoliberales promovidas por el establishment financiero-político y mediático europeo, excluye a economistas españoles de sus páginas de opinión que cuestionan la sabiduría convencional neoliberal que el diario promueve.

La mentira y manipulación como táctica del rotativo

Pero, por si el editorial citado anteriormente no fuera poco, el responsable de Opinión de El País, el Sr. José Ignacio Torreblanca (responsable de la exclusión de voces críticas en tal sección), escribió hace unos días un artículo en el que, de nuevo, insulta a aquellos que responsabilizan a los barones del PSOE, incluido Felipe González, de oponerse a la alianza PSOE-Podemos prefiriendo, en su lugar, la continuación del gobierno Rajoy. Torreblanca indica, como dicen los barones, que no hay alternativa posible a Rajoy, pues las izquierdas no suman ahora, ni sumaron en 2015, los escaños suficientes para permitir una alternativa de izquierdas. Concluye, pues, como también concluye el editorial de El País del mismo día, que Sánchez está llevando “al PSOE al abismo por la quimera de querer pactar con un Podemos que no quiere pactar con él (el subrayado es mío) (ver el artículo “Quimeras“, El País, 29.09.16).

Este personaje está mintiendo (y él lo sabe), pues es a todas luces visible y público que Podemos, tanto en 2015 como en 2016, expresó su deseo de pactar con el PSOE. Fueron los barones del PSOE y el propio El País los que no quisieron, y solo permitieron que se abriera esta posibilidad una vez el PSOE pactara primero con Ciudadanos, estableciendo una dinámica que sabían a priori que sería muy difícil para Podemos poder aceptarla. El frente PSOE- Ciudadanos representaba una alianza hostil a la plurinacionalidad de España, defendida por Podemos, cuya estructura casi federal incluye fuerzas claramente opuestas a la visión uninacional de dicho frente. Es más, el pacto entre el PSOE y Ciudadanos mantenía elementos claves del neoliberalismo imperante. Si el PSOE hubiera estado interesado en explorar alternativas, lo lógico es que se hubiera sentado para pactar con Podemos, y no con Ciudadanos; y luego, conjuntamente, explorar alianzas con otros partidos.

Y lo mismo está ocurriendo ahora, en 2016. La diferencia en este momento es que una vez vistas las intenciones reales de Ciudadanos (que siempre incluyó gobernar con el PP), Pedro Sánchez estaba dispuesto a pactar con Unidos Podemos -UP- (lo cual tenía que haber hecho ya en 2015). Y Unidos Podemos había invitado a Pedro Sánchez a explorar una alternativa al gobierno Rajoy liderada por una alianza PSOE-UP. El País y sus portavoces sabían de ello (pues era pública la invitación de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez) y mienten a sabiendas. La alianza PSOE-Unidos Podemos podía haber conseguido el apoyo de los otros partidos que han indicado y expresado su deseo de que desplacen del gobierno al partido gobernante más corrupto de Europa. Pero El País jamás lo permitió. Con una actitud apostólica, digna de la mejor causa, mintió, manipuló, insultó e intentó destruir a los que el Sr. Cebrián considera sus enemigos (a los cuales, además, su diario define como anti España). Y a este comportamiento lo definen como democrático y defensor de la libertad de prensa, todo ello sumamente predecible.

Las manipuladoras encuestas de EL PAÍS

Y semejante manipulación aparece también en las encuestas que periódicamente publica El País, haciendo siempre coincidir sus resultados con los deseados por la dirección del diario, confirmando sus tesis. En realidad, en el artículo que el director de la compañía que realiza las encuestas de El País (el Sr. Toharia) escribió acompañando la publicación de la última encuesta, este dejó cualquier atisbo de objetividad en su descripción de los resultados de la encuesta, saltando ya directamente a proponer los cambios políticos que también proponía la línea editorial, que coincide con la propuesta del aparato y barones (pero no de la militancia) del PSOE, representados, por cierto, por el Sr. Felipe González y el Sr. Rubalcaba, conocidos barones de este partido, que se sientan en el Consejo Editorial de El País (José Juan Toharia,Tocado, pero no hundido”, El País, 16.10.16).

La obsesión enfermiza contra Pablo Iglesias

El País, como la mayoría de medios de información y persuasión españoles, tiene una obsesión enfermiza contra el Secretario General de Podemos, el Sr. Pablo Iglesias, que alcanza dimensiones delirantes en editoriales como el titulado“Iglesias desatado” (18.10.16), en el que se presenta la supuesta batalla entre Errejón (sobre quien El País había mentido indicando que deseaba desbancar a Iglesias como Secretario General) y Pablo Iglesias como si la hubiera ganado este último, habiendo abandonando de forma oportunista la socialdemocracia para convertirse al allendismo. Tengo que admitir que tuve que leer este editorial dos veces, pues me era difícil aceptar que el que escribió tal editorial pudiera ser tan ignorante, pues, por lo visto, desconocía que el gobierno de Unidad Popular (presidido por Allende), al cual tuve el enorme privilegio de asesorar, era socialdemócrata, intentando desarrollar el socialismo a través de la vía democrática, proyecto que el aparato del PSOE (pero no su militancia) habían y continúan abandonando.

Última observación: ¿hasta cuándo este silencio ensordecedor?

Para los que habíamos colaborado hace ya tiempo con El País y teníamos esperanzas de que podría ser un rotativo que rompiera con el enorme conservadurismo de los medios en España, nos entristece que se haya convertido en uno de sus mayores puntales, presentando, editorial tras editorial, y encuesta tras encuesta, el anti-izquierdismo que tipifica a la gran mayoría de los medios, convirtiendo España en una dictadura mediática. Y mientras, nos debemos preguntar ¿Hasta cuándo las voces auténticamente democráticas dentro del rotativo permanecerán calladas? ¿Cuándo romperán su silencio ensordecedor? Ya va siendo hora de que, de la misma manera que hubo periodistas e intelectuales durante la dictadura que protestaron por la manipulación de la prensa y televisión durante aquel régimen, existan ahora voces semejantes que protesten frente a la dictadura mediática que este país está sufriendo.

Una última nota. Las voces críticas, por desgracia, no tienen acceso a los grandes medios. De ahí que tenga que hacer el ruego de que el lector comprometido con la libertad de expresión necesaria pero no existente en este país, distribuya extensamente este artículo. Gracias.

EL ELEFANTE BLANCO


ultimátum de Susana

21Oct 2016

 

La reunión del próximo domingo del comité federal del PSOE es puro formalismo. Quien detenta el poder real –la gestora es solo una mera gestoría de Susana Díaz– ha anunciado ya la abstención del grupo parlamentario socialista en la inminente investidura de Rajoy. Además de violar los estatutos del partido, viola ahora la Constitución que prohibe expresamente el mandato imperativo a los diputados.  No le basta ahora con una docena solo de abstencionistas, más que suficientes para que el presidente en funciones siga en la Moncloa, sino que exige la socialización de la vergüenza. Que se atengan a las consecuencias, advierte, a aquellos que a la hora de votar sigan con aquel no es no refrendado por todos sus militantes y votado por sus electores. Claro y alto debe escucharse la abstención de cada uno de los 85 diputados socialistas. Aquí no se salva ni Dios. No debe quedar ni uno que mañana pueda decir que votó contra la derecha. El ultimátum de Susana es tajante. Que se pringue todo el mundo.

Es un golpe sobre el golpe.Un nuevo golpe territorial montado sobre el golpe de estado contra Pedro Sánchez. Aprovechando el caos directivo generado por los golpistas, busca subordinar todas las restantes federaciones a los intereses del socialismo clientelar de Susana Díaz. Es todo un torpedo en la linea de flotación del federalismo del PSOE. Ninguna otra federación, sea la catalana, la vasca o la balear, debe romper la disciplina de voto pese a que la abstención sea rechazada por la gran mayoría de ciudadanos de estos territorios. O  reeditan ese modelo andaluz, gobernar con la derecha en Sevilla a la vez que abstenerse con la derecha en Madrid, o el fantasma de José María Triginer –líder socialista anterior a la fusión del PSOE con el PSC– podría acabar resucitando de la mano de la gestoría Javier Fernández. Iceta sería así el chivo expiatorio para que tanto Patxi López como Francina Armengol no se desmanden. Como anticipo, la Gestora acaba de disolver la gestora que dirige el partido socialista de Galicia por seguir defendiendo el no.

La rendición debe ser total. No caben planteamientos intermedios. No se negocia tras haber triunfado en el golpe de estado. Así los diputados empiezan a recorrer la senda marcada por ese Elefante Blanco llamado Susana Díaz. Invocan la disciplina de partido, rota por los golpistas, para justificar ese gran silencio de los corderos iniciado por el jefe de la manada Antonio Hernández. Pero este serio problema se complica con los que ocupan escaños catalanes, vascos, gallegos o mallorquines, a los que se les ordena literalmente que se suiciden ahora en sus comunidades. Ahí no puede colar el cretinismo parlamentario, combinar la teoría del no con la práctica de la abstención. Por el momento, el Partido Socialista Catalán ya ha convocado su Consejo Nacional el próximo lunes, justo después de la reunión del comité federal.

Susana Díaz necesita subordinar todo el PSOE a Rajoy como Julián Besteiro tuvo que entregar toda la España republicana, casi una tercera parte del territorio, a Franco. Liquidado Pedro Sánchez como lo fuera Juan Negrín, la lideresa se ve obligada hoy, como aquel golpista de febrero de 1939, a terminar con toda resistencia a su autoridad. No caben reservas mentales, pese a que la lideresa corre el riesgo de verse sin honra y con urnas. La abstención que hoy regala a Rajoy, para evitar unas terceras elecciones, puede ser inútil si la Moncloa opta por convocar unas elecciones anticipadas un semestre después de diciembre. A partir del mes de mayo, cumplido el plazo de un año desde las anteriores, Rajoy podría convocarlas si lo estimase muy conveniente para sus intereses. Alguien debería explicarle a Susana Díaz lo que vivió Besteiro en la cárcel de Carmona después de entregar España a Franco. ¿Quién garantiza que Rajoy no imitará a su paisano?

El grave problema para el PSOE, del que empieza a ser consciente, es que Susana Díaz es la mejor discípula de ese nacionalismo andaluz defendido por Alejandro Rojas Marcos. Es toda una ironía del destino que este dirigente del desaparecido Partido Socialista Andaluz, viejo enemigo de Felipe González, se haya encarnado en la lideresa hasta el punto de que la federación andaluza del PSOE exprese hoy, mucho mejor que el PSA ayer, las tesis nacionalistas. Algo muy parecido a un PNV andaluz que solo analiza según los intereses de Andalucía. O mejor dicho, puesto que el nacionalismo vasco nunca ha intervenido en Madrid, algo parecido a una CiU andaluza que sí lo hace.

Que el PSOE se haya convertido hoy en un Protectorado del socialnacionalismo andaluz es un muy  grave problema para el PSOE, puesto que lo encamina decididamente hacia la pasokización, pero muchísimo más preocupante es que apueste por encaminar a la sociedad española hacia la griega. Si esa política de duros recortes neoliberales que se nos viene encima en los próximos meses, ya pactados con la señora Merkel, no encuentra una respuesta socialdemócrata, el escenario social español será muy análogo al griego. Porque la abstención de Susana Díaz solo puede aportar más paro, precariedad y miseria, bastante similar por cierto, a la existente en toda Andalucía. Sin una alternativa al gobierno de Rajoy, España será cada vez más una copia de Grecia y el Mediterráneo acabará siendo un lago neoliberal.

Y NO ESTABA MUERTO NO NO


Josep Borrell

No sabía que estaba muerto

Después del Comité Federal del pasado 1 de octubre, un articulista de El País decía que en la entrada de Ferraz “había cosechado aplausos, como nunca los había tenido cuando estaba vivo”.

En realidad había más prensa que aplausos, pero ¡caramba!, pensé yo, ¡no sabía que estuviera muerto…! Probablemente el articulista lo decía en algún sentido metafórico. Y así debía ser, porque en las posteriores ediciones digitales lo de “estar vivo” ya se ponía entre comillas. Pero a lo mejor los lectores de Sistema Digital también pensaron que me había muerto, porque mi última colaboración es del 29 de julio (“Huyamos de vacaciones”) y desde entonces han pasado muchas cosas y casi ninguna buena.

Entre las peores están el desarrollo de dicho Comité Federal, lo ocurrido en la semana anterior y la actual situación de crisis en las que se encuentra el partido socialista. Muchos comentaristas lo han descrito y, en particular, el director de estas páginas digitales. Al analizar la situación en la que se ha colocado el PSOE, alguno (Quim González Muntadas) la ha calificado de zugzwang, que es la del jugador de ajedrez que tiene que mover ficha y cualquiera de las soluciones que elija significa empeorar su situación, o incluso situarse en un inevitable jaque mate.

Para salir de esta situación es importante saber cómo se ha llegado a ella. Lo ocurrido no se puede zanjar diciendo, como algunos/as han dicho, que lo pasado… pasado está y a otra cosa mariposa. Lo pasado importa, porque hay sistemas que tienen memoria y no es lo mismo llegar a la situación “A” por el camino “B” que por el “C”. Y porque el tiempo no lo borra todo, como algunos, quizás los mismos, parecen esperar.

El resultado electoral hizo que el PSOE fuese el único partido que podía liderar la hipotética formación de un Gobierno alternativo al del PP, dejarle gobernar en minoría, o provocar las terceras elecciones. Eso nos daba una ventaja política que hemos desaprovechado totalmente, hasta colocarnos en una situación en la que todas las opciones que quedan son costosas, y habiendo provocado la división dentro del partido, la irritación de sus militantes y el desconcierto de los electores.

La responsabilidad mayor de esta situación la tienen aquellos dirigentes que aprobaron en el Comité Federal la decisión del doble no a la investidura de Rajoy, aplaudiéndola o por lo menos no oponiéndose en tiempo, lugar y forma, mientras la criticaban fuera en multitud de declaraciones que daban a entender que la opción que preferían era la abstención que hiciera posible un Gobierno del PP.

Aunque el “no es no” de Sánchez fuese una decisión unánime del Comité Federal, en realidad, la unanimidad en el rechazo a la abstención era sólo fachada. Y a medida que Sánchez se comprometía sin retorno en el “no es no”, muchos de los líderes territoriales, y de sus viejos o nuevos enemigos, iban dejando, cada vez más claro y de forma muy pública, que no lo compartían.

¿Cómo si no se puede entender que quien da el visto bueno en el Comité Federal al “no es no” a Rajoy, luego descubra fuera que “con 85 diputados no se puede gobernar”, o que “los ciudadanos nos han puesto en la oposición”?

Pero, ¿es que no lo sabían cuando participaron en la decisión de votar en contra de la investidura de Rajoy? ¿Por qué no extrajeron entonces, ni asumieron después, las consecuencias lógicas de ese planteamiento? Quizás porque decir claramente que había que abstenerse tenía, y tiene, un coste seguro frente a la militancia que podría lastrar futuras ambiciones orgánicas.

Ahora, algunos de los que se encallecieron las manos y las gargantas apoyando el “no” a Rajoy se pasean por los medios de comunicación argumentando que por responsabilidad y por el bien de España, al que por supuesto hay que colocar por encima del interés partidario, los diputados socialistas deben abstenerse para hacer posible que gobierne el PP de Rajoy.

Puede que lo hagan desde la más honesta convicción. Pero, ¿por qué no lo dijeron antes, cuando tocaba, cuando el órgano político al que algunos pertenecen tomó la decisión que ahora critican? No veo hechos nuevos que apoyen hoy más que ayer dar la llave del Gobierno a Rajoy. Más bien al contrario, con la exposición pública de todas las tramas de corrupción que asolan a ese partido y a buena parte de sus dirigentes. Los que ahora claman por la responsabilidad de la abstención, ¿dónde estaban cuando se tomó la decisión contraria? ¿Tan fuerte era el liderazgo de quien lo proponía que se vieron arrastrados sin remisión por él?

Desde el día siguiente a la noche electoral hemos sufrido una clamorosa falta de estrategia, es decir de fijación de objetivos y de los medios para conseguirlos. Ha faltado una discusión abierta en la que se analizaran la viabilidad de las opciones en vez de negarlas todas. Y han sobrado maniobras tácticas de bajo vuelo, silencios insinceros e intentos de quedar bien, intentando que fueran otros los que cargaran con los costes de decisiones impopulares para pasarle factura después.

Cuando el Comité Federal decidió no apoyar la investidura de Rajoy pensé que debían creer en la posibilidad de un plan “B”, es decir, en la formación de un Gobierno alternativo liderado por el PSOE o en la de un Gobierno en solitario con apoyos puntuales. Porque de lo contrario no se entendía que se dijese al mismo tiempo no a Rajoy y se rechazasen las terceras elecciones.

Pero no era así, como se encargaron de poner de manifiesto las continuas declaraciones contradictorias con  lo decidido. Pedro Sánchez hubiera debido ser consciente del escaso apoyo real que su posición tenía entre muchos dirigentes territoriales. Sin duda lo era. En mi opinión hubiera debido plantearlo abiertamente en un Comité Federal, después del doble no a Rajoy. Hubiera debido ir al CF a decir que, a pesar de todas las presiones en contra, hemos rechazado la investidura de Rajoy; misión cumplida. Y, ¿ahora qué hacemos?

Poner las cartas sobre la mesa y hacer que todos enseñaran las suyas asumiendo las consecuencias de lo que decían o insinuaban en sus declaraciones públicas. Pero quizás conociendo el rechazo larvado de una parte de la “dirigencia”, propensa a pasar a la oposición, que es donde “los electores nos han colocado”, aunque sin atreverse a decir cómo, optó por buscar el apoyo directo de la militancia. Y convocó un proceso de primarias-congreso, que concluyese antes del fin del plazo para convocar elecciones. Una decisión políticamente discutible y personalmente muy arriesgada.

Lo ocurrido después se ha descrito en estas páginas digitales en el articulo de JF Tezanos: “La semana triste del PSOE”.

Durante esa triste semana, en el PSOE se han confundido tres cuestiones: la estrategia para formar gobierno con la crítica a Sánchez por su empecinamiento en el “no” y los condicionantes de una alternativa; las ambiciones personales de poder de unos y otros; y la interpretación y respeto a las normas estatutarias.

En lo que se refiere a esta última cuestión, que no por instrumental es menos importante, lo ocurrido es lamentable. Es lícito discrepar de la Ejecutiva y preferir otros líderes. Pero una organización política de la importancia y años de vida como el PSOE debe tener claras sus normas y cómo aplicarlas, y no ha sido así.

Los llamados “críticos” con Sánchez hubieran debido presentar una moción de censura, que para eso está prevista en los Estatutos, como al final acabaron haciendo en medio de la confusión. Prefirieron correr menos riesgos, evitar el debate abierto en el Comité Federal y la correspondiente decisión democrática de sus miembros. Consiguieron las suficientes dimisiones de los miembros de la Ejecutiva para que, sumadas a las vacantes ya creadas, algunas por mortis causa, alcanzaran la mitad más uno de sus miembros, creyendo que automáticamente sería sustituida por una gestora. Pero eso no se deduce de los estatutos, como al final también tuvieron que aceptar de facto. Lo único que los estatutos establecen es que el Comité Federal deberá, que es un verbo imperativo, convocar un Congreso Extraordinario.

Eso es lo que se votó el sábado. Y eso es lo que apoyé, porque entendía, y entiendo, que era un mandato imperativo de los Estatutos. La convocatoria era algo que el Comité Federal DEBÍA aprobar, lo único que el Comité Federal tenía libertad para decidir era la fecha, y en eso se podía discrepar. La propuesta de la Ejecutiva de Sánchez era de que fuese cuanto antes, después del plazo mínimo de 40 días. Fue rechazada, y la consiguiente dimisión de la Ejecutiva provocó la creación de una Comisión que dirija políticamente el partido hasta que sea substituida por una nueva Ejecutiva.

Pero eso no quita que siga vigente la obligación de convocar un Congreso Extraordinario, que por su propia naturaleza no puede demorarse sine die. Y eso es lo que están pidiendo buena parte de los militantes socialistas y eso es lo que yo he apoyado con mi firma, porque me parece una obligación exigida por los Estatutos que son nuestra legalidad interna.

Cierto que el respeto a los Estatutos y Reglamentos ha sufrido serios daños. En algunos casos de forma grotesca o esperpéntica. Cuando me enteré de que una militante se había presentado en Ferraz, después de la dimisión de una parte de la Ejecutiva, clamando que ella era la “única autoridad en el PSOE” porque era la Presidenta del Comité Federal, pensé que se trataba de alguien que sufría alguna clase de desequilibrio emocional. Pero cuando me dijeron que no, que era ni más ni menos que la secretaria general del PSOE en Sevilla y presidenta de la mesa del Comité Federal, no salía de mi asombro.

Pero me quedaba todavía por ver cómo lo repetía al principio del Comité Federal, arrogándose la condición de “única autoridad“ que decidiría el desarrollo de los trabajos del Comité y de su orden del día, haciendo caso omiso del carácter colegiado de la mesa que tiene el limitado encargo de ordenar y dirigir los debates.

Y para más inri, cuando se le pide que lea el artículo del Reglamento que así lo establece claramente, contesta que es discutible y que como que a ella le corresponde interpretarlo, se harán las cosas como ella diga.

Con planteamientos de este tipo no es extraño que el Presidente de la comisión gestora haya tenido que pedir disculpas por el desarrollo del Comité Federal, cuya descripción y análisis merecen un libro más que un artículo.

Espero que antes de su próxima reunión, alguien sea capaz de decidir quién y cómo se dirigen los trabajos del Comité Federal y cuáles son los poderes del presidente de su mesa. De lo contrario, no será posible debatir adecuadamente la importante decisión que el Comité Federal debe adoptar.

Después de lo ocurrido, la decisión de abrir la puerta del Gobierno al PP o ir a nuevas elecciones es todavía más importante. Tanto, que en mi opinión no hubiese sido malo una consulta a los militantes. Una opción que ha sido descartada tajantemente por la Comisión Gestora y que, según algunos, no se corresponde con la “tradición” del socialismo y sería signo evidente de la “podemizacion” que nos acecha.

No comparto esas apreciaciones, aunque las respeto. Más bien creo que la verdadera razón para no consultar a los militantes una decisión de tanta trascendencia es el temor de que estos rechacen rotundamente la abstención para dar el Gobierno a Rajoy. Una abstención que en este caso sería totalmente gratis, sin posibilidad alguna de negociar contrapartidas como yo proponía desde el principio. Y no deja de ser curioso que el Comité Federal decidiera consultar a los militantes el acuerdo con Ciudadanos para intentar formar un Gobierno alternativo al del PP, y ahora se niegue la posibilidad de una consulta ante una cuestión de mucha mayor trascendencia.

Así se puede producir una brecha más dentro del PSOE, esta vez entre la opinión de sus militantes y la de sus dirigentes. Como se puede producir otra de tipo territorial entre el PSC y el PSOE. Ya no podemos poner condiciones al PP, más bien nos la puede poner a nosotros. Evitaríamos terceras elecciones ahora a costa de tenerlas que enfrentar en un futuro próximo, si realmente hacemos la oposición dura que deberíamos hacer, rechazando por ejemplo los presupuestos, y Rajoy las convoca para garantizar la gobernabilidad. Todo tendrá que ser tomado en consideración, aunque sea tarde y en posición de debilidad, para adoptar una decisión que se inscribe en la crisis general de la socialdemocracia europea y que no es exagerado calificarla de histórica.

Escòcia, Catalunya i la UE


  • Vicent Partal

 

«Podria passar que tots dos referèndums es fessen sense acord amb els estats respectius, tots dos respondrien a una lògica democràtica difícil de contestar i tots dos serien transcendentals per al futur de l’arquitectura institucional de la UE»

Nicola Sturgeon                                                                                                                                                                                                                                                           Nicola Sturgeon

Per: Vicent Partal

13.10.2016  22:00

Nicola Sturgeon va anunciar ahir en la conferència anual de l’SNP que la setmana vinent presentaria al parlament escocès una llei per a fer un segon referèndum d’independència. Parlem d’un referèndum convocat pel govern escocès, tant si hi ha acord com si no hi ha acord amb el govern britànic –que ja ha dit clar que no l’acceptaria de cap manera. Però sobretot parlem d’un referèndum que forma part de la batalla escocesa per a no deixar-se arrossegar pel Brexit. I, per tant, en la batalla europea per a prendre el menor mal possible amb el Brexit.

Per aquesta raó, serà difícil que la Unió Europea puga evitar de manifestar-s’hi políticament. No podrà privar pas que circulen les versions parcials sobre què passaria si Escòcia optàs per separar-se del Regne Unit. Com és ben sabut, ningú no sap què passaria en un tal cas. Però, com nosaltres sabem perfectament, les declaracions, pura opinió, es fan servir com si fossen intencions reals. I a la contra. Tanmateix, ara, amb el Brexit, la situació serà ben diferent. Ningú no sap –ni a Brussel·les ni a Londres– com encarar-lo. Però costa d’imaginar que la Unió Europea es limite a acceptar qualsevol cosa que diga Londres.

De manera que imagineu-vos que Escòcia vol fer un referèndum d’independència i alhora de permanència en la Unió Europea, al mateix temps o ben a prop del referèndum anunciat a Catalunya. Podria passar que tots dos referèndums es fessen sense acord amb els estats respectius, tots dos respondrien a una lògica democràtica difícil de contestar i tots dos serien transcendentals per al futur de l’arquitectura institucional de la UE. És veritat que la lògica de la política de vegades és ben escassa però no sé imaginar-me, en un context com aquest, que Europa puga mantenir-se al marge del debat i encara menys que Europa puga prendre una posició en l’un cas i una de ben diferent en l’altre. Fins i tot li seria difícil d’explicar que prefereix deixar perdre territoris que volen ser d’Europa per a acontentar els qui en volen marxar.

Atenció, per tant, a la jugada escocesa. Hi ha qui creu que ens convé més de singularitzar-nos i separar-nos de qualsevol proposta que vinga d’aquell país. És un recel que entenc. Però penseu que el futur de Catalunya com a estat independent només es juga a Europa. No a Espanya, sinó a Europa. I, vist des d’aquest punt de vista, la conjunció és gairebé astral i enormement atractiva. No dic que signem ara mateix cap xec en blanc, però sí que crec que el referèndum escocès ens l’hem de mirar amb un enorme interès, disposats a jugar fort, si cal i si ens interessa.

(Els subscriptors voluntaris són la clau perquè VilaWeb us arribe cada dia, gràcies al seu suport econòmic i periodístic. Ens ajuden a millorar el diari i tenen un contacte especial amb la redacció. Reben les notícies hores abans i comenten aquest editorial, entre més coses. Si podeu contribuir-hi amb una petita quota, us demane que us apunteu en aquesta pàgina. Sapigueu que per a nosaltres és molt important, especialment en aquest moment.)

Comentaris dels subscriptors

Opinió dels subscriptors

Enric Blanes

Hem donat prou importància al gest dels ambaixadors a Madrid dilluns, assistint a la conferència del president Carles Puigdemont? Hi havia els ambaixadors de França, el Regne Unit, Irlanda, Bèlgica, els Països Baixos, Suècia, Dinamarca, Algèria, Egipte, Veneçuela. No tenien cap necessitat d’anar-hi, de significar-se davant el Ministeri d’Afers Estrangers i Cooperació espanyol.

L’Estat espanyol és com un vell edifici al qual ja falten algunes columnes. Cada vegada sembla més inestable. Trontolla i perilla d’esfondrar-se. La columna diplomàtica, que Margallo tracta d’apuntalar fa moltíssims mesos, també té esquerdes visibles. Es van veure dilluns i s’han vist tot el setembre en el tractament de l’Onze de Setembre i de la presa de posició del Parlament des dels mitjans internacionals. Les publicacions polítiques especialitzades tampoc han contribuït gens a mantenir les tesis unionistes.

El nerviosisme de l’Estat espanyol és comprensible. L’independentisme continua mobiltizat, no afluixa. La nostra unitat persisteix. Els comuns matisen la seva posició. El País Valencià se’ls torna molt de pressa un nou focus de tensió territorial. I mentrestant, ells estan afeblits per dues eleccions consecutives sense saber fer govern, amb el partit socialista en descomposició, amb els populars en putrefacció, amb unes dades de deute i dèficit preocupants i escrutades per la Unió Europea, amb una política exterior erràtica i aïllacionista… No em sorprèn que Margallo hagi optat per assistir al Saló Nàutic, amb la intenció desesperada de donar aire als qui ens neguen el referèndum.

Què han fet per tractar de respondre-hi? Han tornat a repetir la maniobra consistent a activar la maquinària judicial després d’una victòria independentista, com van fer després del 27 de setembre de l’any passat. Però aquesta vegada reaccionen sense mesura: tota la repressió judicial de cop, sense dissimulació, sense fer veure que l’Estat espanyol és un estat de dret, amb separació de poders i garanties d’imparcialitat. No han estat capaços de celebrar el 12 d’octubre amb unitat ni amb una capacitat de convocatòria proporcional als milers de votants que representen –s’han deixat menjar el discurs i la imatge per l’extrema dreta.

Els ambaixadors de Madrid fan la seva feina, i aquesta implica escoltar com el president de la Generalitat els exposa els canvis que s’acosten.

Ramon Perera

Jo no crec que la inseguretat (l’ai, ai, ai) dels catalans sigui un tret congènit, sinó imposat durant segles per forces exteriors. Tanmateix, ara ja està en camí de ser superat, tal com ha estat superat un trauma semblant dels seguidors del Barça, i s’haurà superat del tot quan estigui consolidada la independència. És a dir, quan ens hagi reconegut un primer estat.
En aquest context, el tema d’un segon referèndum d’independència d’Escòcia ens l’hauríem de mirar com un aspecte de la gran partida d’escacs que és la vida (per a una persona o per a una nació) i tenir-lo en compte per a la nostra partida.Tenim (hem de mantenir) (la) confiança en nosaltres mateixos, sabem jugar i el balanç de les peces en joc ens és clarament favorable. Què més volem?

Joan Rubiralta

Fins fa uns mesos, abans del Brexit, el que passava a Escòcia interessava poca gent independentista del nostre país perquè ja s’havia fet el referèndum i s’havia perdut i per tant pensaven que era millor que no ens hi relacionéssim massa. Ara després de la sortida de la Gran Bretanya de la UE i l’interès d’Escòcia de ser-hi, ha canviat la mirada des d’aquí. Ara ho podem veure amb més simpatia perquè volen tornar a fer un referèndum sense l’acord de Londres, és a dir, molt semblant al procés d’aquí. La gran diferència és que Anglaterra és demòcrata (o ho era fins ara) i Espanya no. Així les coses, ens trobem en una situació semblant i no és creïble que la UE acceptés la independència d’Escòcia com a membre de ple dret i negués la de Catalunya que es troba en una situació força similar.
Cal seguir la via d’Escòcia i tenir-hi contactes oficials i governamentals si la seva proposta va de debò i arribar a acords, els que siguin, però que es vegi que tenim bona sintonia i que quedi palès que fins i tot ens podem donar ajuda mútua en el futur.

Montse Coll

Potser la coincidència ens pot afavorir. Cal tenir-lo en compte, però no ens de subordinar a res ni a ningú, perquè tenim amargues experiències quan el nostre destí es vincula, és a dir se subordina, a conflictes forans, sobretot procedents de la Gran Bretanya. No sols és la trista experiència de la guerra dels segadors o de la guerra de succesió, sinó també com ens van deixar penjats després de la II Guerra Mundial, o el cas més recent de voler vincular-se a la realitat basca. Nosaltres hem de mirar i relacionar-nos amb totes les experiències d’autodeterminació, però sobretot primar sempre els nostres interessos.És així com sempre es comporten els Estats i ja va sent hora que ens ho creguem i comencem a comportar-nos com aitals.

Carles Balbastre

S’està posant molt i molt interessant. Si això li ajuntem el fet que fa poc 10 ambaixadors, alguns molt significatius, van anar a escoltar Puigdemont a Madrid (!) desafiant les ires de Margallo (que no va gosar dir res públicament) es pot pensar que la situació està fent un tomb.
A això li podem ajuntar que l’estat es continuarà enfonsant en la corrupció i la crisi política i econòmica. I, si a més, li sumem el fet que a Catalunya molta gent del carrer té força clar que no li deu cap obediència a l’estat del que no vol formar part, s’està creant la tempesta perfecta al cel de l’estat espanyol.

Jose Usó

Interessant coincidència. De tota manera, la UE, després del temps que duen els seus dirigents prenent decisions d’esquena als ciutadans, comença a necessitar una certa renovació. Tant pel que fa a Escòcia com pel que fa a Catalunya, no podran esperar gaire a pronunciar-se, perquè la seua situació es va complicant per moments. Tenen el problema dels refugiats, la segona part de la crisi econòmica, on ja es veu que els bancs europeus els hem rescatat amb els nostres diners per a res, tenen un repunt de l’extrema dreta, els dirigents continuen volent fer com si res… Ara; que pel que fa a Espanya, qualsevol comparació els deixa a l’alçada del betum. Venen temps interessants. Cal continuar amb fermesa i astúcia. Comencen a cometre errors grossos, ja. És la desesperació.

Josep Castelltort

La independéncia de Catalunya es pot fer dependre de dos factors diferents:
– L’oportunitat que brinda la feblesa espanyola.
– La voluntat dels catalans.
El primer ens porta a especular contínuament amb el que passarà, amb els factors a favor i en contra. Crec que és el reponsable del dragon khan.
La voluntat decidida de deixar de ser espanyols d’una vegada i ser una nació lliure és un factor més sòlid. Crec que es va fent més predominant.
Un cop ben establerta la voluntat de ser, llavors, les incidències són ocasions que s’han d’anar aprofitant quan són favorables i capejant quan no ho són. És llavors un fet més tàctic, més incidental.
Mirat des d’una altra perspectiva, em sembla molt probable que siguem els pioners d’una europa dels pobles, que llavors podria superar el llast d’alguns dels grans estats actuals. Però fer les coses abans d’hora ens donarà dret un lloc als llibres d’història, però potser no ens serà d’ajuda pràctica.
Per anar endavant ens cal una gran voluntat, com tots els pobles que s’han emancipat fora d’un gran moviment emancipatori general.

El bar más hermoso del mundo está en Barcelona


 

Ni Londres, ni Nueva York… El bar más hermoso del mundo está en Barcelona

  • Blue Wave, en el Port Vell, ha conseguido el primer premio en los Restaurant & Bar Design Awards 2016

Ni Londres, ni Nueva York... El bar más hermoso del mundo está en Barcelona                                                                                                                                                 Restaurant & Bar Design Awards​ (ADRIA GOULA SARDA / Equipo Creativo)

YAIZA SAIZ

13/10/2016 00:01 | Actualizado a 13/10/2016 16:41

Al borde del agua, simbolizando una gran ola azul – como indica su nombre, Blue Wawe –, reflejando en sus cerámicas el mar mediterráneo del Port Vell de Barcelona, está el bar de diseño más hermoso del mundo.

O por lo menos así lo consideran los Restaurant & Bar Design Awards​, algo así como los ‘Oscars’ del diseño de la restauración, que acaban de otorgar su primer premio a esta coctelería ubicada en el número 1 del Moll de la Barceloneta, en el complejo del OneOcean Club.

Premio que comparte con el Equipo Creativo, el estudio de arquitectura responsable de esta obra, que también ha firmado el diseño de otros espacios gastronómicos como el de los restaurantes Pakta y Tickets de Albert Adrià, el Disfrutar de los exbullinianos Mateu Casañas, Oriol Castro y Eduard Xatruch; o la última propuesta de los Hermanos Iglesias, el restaurante Bellavista del Jardín del Norte.

“Para el Blue Wave tratamos de simular la sensación de estar dentro de una gran ola, porque es un espacio muy pequeñito, sobre el mar, orientado hacia el oeste, que sugiere eso, ser una gran ola”, explica Natali Canas del Pozo, una de los tres arquitectos de Equipo Creativo.

La coctelería Blue Wave, premiada en los Restaurant & Bar Design Awards​La coctelería Blue Wave, premiada en los Restaurant & Bar Design Awards​ (ADRIA GOULA SARDA / Equipo Creativo)

Junto a sus compañeros, Oliver Franz Schmidt y Lucas Echeveste Lacy (también arquitectos), admite que no trabajan nunca sin un concepto de totalidad , “nosotros no decoramos nada, sino que nos inventamos un espacio”.

De ahí que el Blue Wave haya sido diseñado con siete tonos diferentes de azules, cerámicas mediterráneas en forma de concha, elementos que sugieren las gotitas del agua y muchos otros materiales reflectantes que funcionan muy bien porque “el espacio es muy luminoso tanto de día como de noche”.

El restaurante Disfrutar, un diseño de Equipo CreativoEl restaurante Disfrutar, un diseño de Equipo Creativo (ADRIA GOULA SARDA / Equipo Creativo)

No es la primera vez que reciben un premio por su trabajo. De hecho, la lista es más bien larga. En 2015, FX International Design Awards les galardonó por el diseño del Disfrutar. Un restaurante, que según Canas, responde mucho a la personalidad de sus chefs.

“Buscaban la esencia del mediterráneo y la humildad, sin perder de vista los orígenes del Compartir en Cadaques, de ahí que eligiéramos crear un espacio blanco muy puro, que creo que encaja muy bien con sus platos de colores y texturas”, explica.

El restaurante Bella Vista Jardín del Norte pretende recrear un pueblo con sus fuegos artificiales en fiestasEl restaurante Bella Vista Jardín del Norte pretende recrear un pueblo con sus fuegos artificiales en fiestas (AdriaGoulaPhoto / Equipo Creativo)

Una de sus última obras, y quizás una de las más ambiciosas, fue firmar el diseño del restaurante Bella Vista del Jardín del Norte. “Mucha gente asocia el espacio con el Barça (el equipo de fútbol), porque los Messi están involucrados en este proyecto, pero en realidad lo que pretendíamos era recrear un pueblo de cualquier lugar del mundo”.

Para ellos, cada nueva obra es un reto, “lo que intentamos es que encajen con la idea de nuestros clientes”, y ahora se han sumado a uno nuevo: después de los locales gastronómicos se han lanzado a participar en el diseño de un hotel en Madrid.

Puigdemont La Revàlida


 

RAFAELJORBA Author Img

 

14/10/2016

C arles Puigdemont va ser escollit president el 10 de gener per “un període temporal, transitori i irrepetible” de 18 mesos, el temps que va fixar el seu predecessor, Artur Mas , per dur a bon port el procés independentista. El programa era el que va presentar Mas a la seva investidura fallida: “El candidat no és el mateix, però el programa sí”. Ara, a la rentrée política catalana, un cop superada la qüestió de confiança i el debat de política general, el nou president ha aprovat la seva revàlida particular. El president no és el mateix, i el programa, tampoc. Puigdemont, amb l’aval de JxSí i la CUP, ha retrocedit a la pantalla anterior (referèndum abans que eleccions constituents). “Estem fent un pas enrere per després fer dos passos endavant”, podria haver dit, reprenent la sentència de Lenin , per explicar el caràcter tàctic del replegament : intentar sumar els diputats de Catalunya Sí que es Pot.

Mentrestant, en espera que Ada Colau i els seus avalin l’aposta de “referèndum sí o sí”, és un fet que Puigdemont ha enfortit la seva legitimitat: la qüestió de confiança li ha servit per fixar el seu full de ruta propi i per ajustar-se el vestit a mida que li havia deixat Mas com a penyora. Aquesta setmana s’ha presentat a Madrid: “Avui comptem amb un clar i sòlid aval del Parlament de Catalunya per proposar a l’ Estat espanyol un acord per poder celebrar un referèndum”, va explicar, i es va mostrar disposat a negociar la data, la pregunta i el quòrum necessari per validar la resposta. “La nostra voluntat és seure a una taula política, no al banc dels acusats”, va sentenciar, amb referència a la resposta en clau judi­cial donada fins ara per Mariano Rajoy.

Puigdemont aposta per l’ anomenada internacionalització del conflicte com a alternativa a l’immobilisme de Rajoy. En aquesta línia, ja ha mogut fitxa: el Govern va en­viar el 31 d’agost dues cartes a les Nacions Unides i al Consell d’Europa per denunciar la instrumentalització de la justícia per part del Govern espanyol, “amb la intenció de vulnerar els drets fonamentals i polítics dels càrrecs electes catalans”. Aquestes cartes es van enviar abans que Puigdemont retrocedís una pantalla, és a dir, amb el full de ruta dissenyat per Artur Mas ( Resolució 1/ XI sobre l’inici del procés) i les Conclu­sions de la comissió d’estudi del P rocés Constituent. Al primer text, del 27 de setembre del 2015, el Parlament de Cata­lunya “declara solemnement l’inici del procés de creació d’un estat català independent en forma de república” i insta el futur govern català “a complir exclusivament les normes o els mandats emanats d’aquesta cambra”. Al segon text, del 27 de juliol passat, s’aposta per “la desconnexió amb la legalitat de l’ Estat espanyol” mitjançant les anomenades lleis de desconnexió i “un mecanisme unilateral” per convocar l’ Assemblea Constituent. “Cap de les decisions de l’assemblea no serà susceptible de control, suspensió o impugnació per cap altre poder, jutjat o tribunal”.

Rajoy ha judicialitzat el procés, però el Parlament ha matat Montesquieu (la separació de poders). Una mala targeta de visita per als fòrums internacionals.

Això amenaça ruïna


 

ANTONI PUIGVERD Author Img

 

03/10/2016

S’equivoquen els que, pensant en el botí que en trauran, creuen que la lluita fratricida del PSOE els convé. I s’equivoquen els que en fan un altre motiu de divertiment mediàtic. S’equivoquen: la columna del PSOE està trencada. Sumada a la situació catalana i al canvi generacional (15-M, Podem), és la tercera gran pilastra del sistema del 1978 que es trenca. L’edifici amenaça ruïna. Si cau, caurà sobre tothom.

Encara que la batalla socialista acabi en taules, el mal ja està fet. La batalla pel ­poder d’aquests dies, tan obscenament plantejada, no és la causa del mal, sinó la manifestació externa d’un mal. Fa anys que el PSOE és un partit malalt. Fa anys que ha perdut la possibilitat real de ser ­alternativa. La doble victòria de Zapatero ja en va ser el cant del cigne. I no només pel final humiliant que va tenir, sinó ­perquè ja va néixer en forma de negació, incapaç de formular-se en positiu. José Zaragoza va sintetitzar l’època de Zapa­tero amb un eslògan: “Si tu no hi vas, ells tornen”. Ja en aquells anys en què Carme Chacón aconseguia una formidable collita a Barcelona, el PSOE i el PSC eren inca­paços de fer propostes positives: només sabien oposar-se al Partit Popular. De fet, la conversió del socialisme en la negació del PP ja va aparèixer en la darrera campanya de Felipe González: la del dòberman. Espantant els seus votants amb el dòberman, el PSOE va començar a morir.

Ho he escrit moltes vegades: Aznar és el polític més determinant de la democràcia. Va construir una ideologia que el PSOE no ha sabut contrarestar mai. La visió d’Espanya d’Aznar, que sintetitza José Antonio y Azaña, es va construir sobre un argument ètic incontestable: els assassinats i la falta de llibertat al País Basc. Però de seguida va perseguir un vell objectiu personal: la revisió de facto del títol VIII de la Constitució. Per això va ser el primer a parlar de “segunda transición”. Aznar i Ma­yor Oreja van articular el rebuig emotiu a la barbàrie etarra (assassinat de M.Á. Blanco) incorporant els postulats de Fernando Savater, el qual, oposant-se en nom dels valors cívics al nacionalisme, estigmatitzava tots els nacionalismes perifèrics.

(Raúl)

De seguida aquesta visió d’Espanya es va fer hegemònica i va provocar el rebot català: Carod-Rovira i el primer gran salt d’ERC. El PSOE es va quedar sense discurs alternatiu: no gosava oposar-se a aquest nou espanyolisme i no podia, per tant, acceptar les tesis del PSC; però tampoc no podia, per raons electorals, despenjar-se del tot de les tesis del PSC. El ­federalisme va néixer buit. Tothom sabia que era una etiqueta sense contingut.

L’hegemonia del PP tenia altres ingre­dients. Un d’ells, decisiu, era conseqüència dels èxits socials del felipisme. Les classes mitjanes aspiraven a alguna cosa més que protecció; i Aznar els ho va donar: capitalisme popular a l’estil de Thatcher. La borsa, l’especulació immobiliària i la gastronomia van substituir, a l’Espanya d’Aznar, la solidaritat socialista. Això va donar lloc a la bombolla immobiliària i al deute privat (ara ja públic), causants de la crisi. Però els valors que ho van fer possible persisteixen. Les classes mitjanes volen la companyia dels triomfadors, no pas la dels perdedors (noves generacions, aturats, exclosos, immigrants).

El PSOE no ha pogut contestar mai l’aznarisme amb una alternativa. Ni s’ha ­atrevit a formular una visió federal d’Espanya; ni ha sabut combatre els valors del capitalisme popular perquè també són els seus (de Blair a Hollande). Per això el ­zapaterisme no va ser sinó una aliança de tots els perjudicats per l’aznarisme (sobretot a Astúries, Andalusia i Catalunya). Podien guanyar el PP, però a l’hora de ­governar les contradiccions apareixien de seguida (exemple: sagramental de l’Es­tatut).

La crisi econòmica va fer emergir les misèries del capitalisme popular i va provocar la reacció dels indignats. Però el PSOE ja no estava en condicions d’incorporar els nous actors que reclamen una neteja a fons del sistema. Podem i l’in­dependentisme deixen el PSOE sense camp per córrer. Històrics i barons pre­tenen aprofitar la força demogràfica andalusa per reconvertir-se en la CiU del sud (i obtenen el vistiplau del sistema en tant que complement centrat del PP). Sánchez i els seus han apostat la supervivència amb una retòrica que els porta a convertir-se en complement de ­Podem.

Van caient les columnes de la transició. Catalunya, indignats, PSOE. Previsiblement, el PP en traurà, a curt termini, un benefici. Però seria insensat pensar que podrà aguantar tot sol l’edifici del 1978. El PP i les elits econòmiques podrien haver impulsat una reforma que repartís els costos de la crisi, que apuntalés la Constitució amb la saba de les noves generacions i que reformés el mapa territorial per resoldre el malestar català. S’han
es­timat més frenar-ho tot. Catenaccio. Han obturat tota possibilitat de canvi; però a dins de la societat hi ha un magma que tard o d’hora emergirà. Recorda Stefan Zweig a El món d’ahir una llei històrica que sempre es repeteix: els contemporanis no saben veure els moviments de fons que determinen el seu temps.

“Felipe González refleja como nadie la putrefacción del PSOE”


 

Gabriel Rufián: “Felipe González refleja como nadie la putrefacción del PSOE”

  • El portavoz de ERC en el Congreso replica que es el Gobierno el que es “unilateral y radical” y pide a los ‘comuns’ más claridad en cómo lograr un referéndum pactado

Las palabras del portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián (Santa Coloma de Gramenet, 1982), nunca dejan indiferente a nadie. Fiel a su estilo directo e incisivo -que le ha reportado tanto admiradores como duros detractores-, el republicano asegura no estar sorprendido por la guerra interna en el PSOE, mantiene que es imposible pactar un referéndum con el Estado pero avala la nueva posición del Govern de JxSí de tratar de negociarlo hasta la extenuación.

¿Habrá nuevas elecciones?

Ni idea, la verdad. Nosotros creemos que no y los últimos acontecimientos en Ferraz nos reafirman. Todo parece indicar que Rajoy será presidente con la abstención de una parte del PSOE absolutamente entregada al PP. Al final, ambos tienen muchas más cosas en común que diferencias. También existe la posibilidad de un pacto entre PSOE, Podemos y C’s, difícil pero no imposible porque en definitiva Ciudadanos haría lo posible para evitar las terceras elecciones. Pero no lo sabemos. Lo dramático de todo esto es que nadie habla con nosotros, con el independentismo catalán. Ese es el principal escollo para la gobernabilidad de España. Si hoy en día España no tiene gobierno es porque no se da voz al pueblo de Catalunya. Hace unos meses, podíamos hablar con el PSOE o Podemos. Hoy, ya nadie quiere hablar con nosotros.

¿Cómo analiza esta guerra abierta en el PSOE?

Pedro Sánchez ha demostrado tener mucho más coraje que algunos de los barones del PSOE, pero parece que el golpe de Estado tendrá éxito. No nos sorprende. Nosotros no le tenemos manía al PSOE, lo que tenemos es memoria. Recordamos el “apoyaré” de Zapatero, el “cepillaré” de Alfonso Guerra y, mucho antes, el OTAN, de entrada no. El PSOE siem pre fue una operación para sacar a mucha gente de izquierdas de la calle. Insisto, no nos sorprende: hace mucho tiempo que el Partido Socialista Obrero Español dejó de ser socialista y obrero. En este sentido, el Felipe González de hoy refleja como nadie la deriva y putrefacción de este PSOE.

Usted ya se lo advirtió a Sánchez en la tribuna del Congreso.

Bueno, no es que fuera más espabilado. Cualquiera que muestre un poco de interés por la política, veía que esto podía ocurrir. En ese momento, Sánchez nos acusó de crear una crisis de convivencia en Catalunya y nosotros le respondimos que la crisis la tendría él. Pero es que no era novedoso: Susana Díaz llevaba mucho tiempo orquestando esta operación. Llevaban meses con una división enorme entre los quieren a Rajoy como presidente y los que no.

La crisis del PSOE y, por extensión, la situación de bloqueo en la política española, ¿benefician al independentismo?

Somos muy reacios a ese discurso de cuanto peor, mejor. Sería miserable alegrarse porque un partido tan reaccionario como el PP, pero también Ciudadanos o incluso una parte del PSOE, gobiernen cualquier Estado. Eso sería alegrarse de la desgracia de la ciudadanía. Nosotros siempre intentamos ayudar a todos aquellos que quieren dignificar la vida de la gente. Vivan donde vivan y sean de donde sean.

¿Estarían dispuestos a alguna concesión sobre referéndum para evitar un nuevo Gobierno del PP?

Es que parece que el referéndum sea un capricho. Recuerdo una conversación con insignes miembros de Podemos en la que me decían: “¡Ya estás otra vez con lo mismo!”. Al final, no se trata de una exigencia o una condición, sino que sería traicionar a la gente que te vota. Si nosotros regalamos nuestros votos a cualquiera del Estado español sin dar voz al pueblo de Catalunya, estaríamos traicionado a la gente que nos votó. Eso no lo haremos porque es lo único que tenemos: nuestra palabra. Debería formar parte del ADN de cualquier persona de izquierdas o que quiere cambio. Me parece mucho más sencillo dar voz a Catalunya que seguir con Rajoy. La pregunta es para ellos: ¿estarían dispuestos a dar voz a un pueblo para gobernar el vuestro? Ojalá fuera así pero la verdad es que, como dice Joan Tardà, deberían volver a nacer.

¿Entierra usted la posibilidad de cualquier acuerdo de izquierdas en el Congreso?

Nosotros lo hemos dicho claro. El que quiera contar con nosotros, tiene que comprometerse con tres cosas: hacer políticas socialdemócratas, relegar las propuestas reaccionarias del PP y el referéndum. Pero un referéndum con fecha y hora. No vendremos a Catalunya con un “ya hablaremos”. Hace mucho tiempo que perdimos esa candidez. En todo caso, estamos muy lejos de ese escenario.

¿Cuál debe ser la relación de ERC y el PDC en el Congreso?

Ambos estamos para defender el proceso y las instituciones catalanas. Nuestra relación debe ser la mejor en tanto que entendemos que ambos estamos para lo mismo. Me parece muy sano que sea desde espacios ideológicos y parlamentarios distintos, sobre todo porque en Madrid eso tiene mucha potencia. Que dos partidos tan diferentes en lo ideológico defiendan lo mismo es fundamental. Ya hemos presentado conjuntamente iniciativas en ese sentido y esperamos seguir haciéndolo.

¿Debe ayudar ERC a dar visibilidad al Partit Demòcrata, ahora insertado dentro del grupo mixto?

Nosotros siempre ayudaremos a aquellos que estén por defender lo que estamos haciendo en Catalunya. Ya dijimos que la decisión de negarle el grupo a Convergència era absolutamente política. Aunque tuvieron menos votos en junio, tienen la misma representación en el Congreso que en diciembre. ¿Por qué ahora no y antes sí? Ojalá Convergència sea lo más fuerte posible porque eso favorece al proceso. En definitiva, representan a un sector muy importante de esta sociedad. Esto no va de ganarnos entre nosotros, sine de ganar un país.

¿Deben acudir juntos a unas terceras elecciones como ellos siempre reclaman?

No gastamos ni un minuto en hablar de esa hipótesis hasta que no se convoquen porque es una falta de respeto a la gente que acaba de votar. Dicho esto, yo siempre he creído que desde espacios diferentes, se gana mucho más. Lo único que pedimos es que si el debate se da, se evite el choque fratricida, como ocurrió otras veces.

¿Por qué ERC tiene dos portavoces en Madrid si usted fue el cabeza de lista?

Nos presentamos como un ticket electoral. Para mi es un honor porque hacer política con Joan Tardà es como jugar a fútbol con Messi. Es uno de los políticos más decentes que hay en Catalunya y en todos lados. Además, Tardà lleva mucho tiempo en el Congreso y todo el mundo le coge el teléfono. Al final, nos dividimos el trabajo de la portavocía de manera muy equitativa. Nosotros queremos que todo el mundo del grupo parlamentario tenga protagonismo. Esos son los nuevos tiempos políticos que vienen, se acabó eso del único líder y portavoz.

Pasemos de Madrid a Barcelona. Puigdemont superó la cuestión de confianza el pasado jueves. Por lo tanto, parece que vuelve la unidad independentista. ¿Para cuánto tiempo?

Es un proceso de autodeterminación. Es algo extraordinario que comporta muchísimas dificultades y la noticia sería que no hubiera problemas. En este proceso, hay gente muy diferente. De Puigdemont a Anna Gabriel. Además, no es nada malo que el presidente de la Generalitat se someta a una cuestión de confianza. Es sano que haya debate en el parlamentarismo catalán. Hay cosas que pasan en un día en el Parlament que no pasan en legislaturas enteras en el Congreso. Estamos convencidos de que todo irá bien. Nos llevan diciendo muchas veces que el suflé baja y que esto se acaba, pero siempre tiramos hacia adelante. Y estamos convencidos de que esta vez también lo lograremos.

¿No teme otra fase de división cuando se pongan sobre la mesa los presupuestos?

Es positivo que se llegue a acuerdos entre todos, Convergència, ERC, CUP, y se pacten los presupuestos más plurales posibles. Estoy convencido de que todos los que estamos metidos en esto tenemos el mismo objetivo, que es que Catalunya sea lo que Catalunya ha votado que sea. A partir de ahí, todo el mundo será responsable y hará lo máximo posible para que esto sea así.

O sea, que la CUP debe aprobar los presupuestos.

Lo que ocurrió en junio fue error. Pero la CUP ha sido, es y será imprescindible para el proceso. Yo los respeto enormemente desde una proximidad y afinidad muy grande, como he dicho muchas veces Igual que Junts pel Sí sabe que solos no se puede aprobar el presupuesto, también apelo a la generosidad, pragmatismo y responsabilidad de la CUP. Lo haremos entre todos.

¿Cree que la intervención de Puigdemont durante la cuestión de confianza certifica que, como dicen Si que es Pot, el independentismo ha vuelto a la pantalla del referéndum pactado?

Entiendo que se pueda interpretar así. Recuerdo la intervención de Joan Coscubiela echando en cara que algunos dijéramos que es imposible pactar un referéndum con el Estado español. Pero es un tanto oportunista decir que volvemos a lo que ellos querían. Yo les diría que, en definitiva, lo único que hace el Govern es algo que forma parte del ADN de los catalanes: querer negociar. Catalunya lleva casi 5 años sentada en una mesa esperando que alguien se siente en el otro lado, y no se sienta nadie. Pero muchos ya perdimos la inocencia y sabemos que no se puede pactar con un Estado en el que gana elecciones un señor que compara a los independentistas con las pistolas o en el que el ministro Jorge Fernández Díaz conspira contra lo que la gente vota. Y la alternativa es el PSOE de Susana Díaz y donde no lleguen ellos, llegará Ciudadanos o el Tribunal Constitucional. Lo plenamente democrático es decir que queremos hacer un referéndum lo más pactado posible pero que si no, seguiremos. Ya lo dijo Puigdemont y lo suscribo: o referéndum o referéndum. Si no es bajo la legalidad española, lo que es un cuento de hadas, se hará bajo la catalana.

Pero entonces, será unilateral. ¿Por qué tanto miedo a la palabra?

¿Qué es más unilateral? ¿Poner una urna o que el TC amenace a Carme Forcadell? Los únicos unilaterales, extremistas y radicales son el Gobierno del Estado español. El único unilateral es un ministro que conspira. Nosotros le llamamos referéndum de autodeterminación catalana, sin ningún calificativo más. Esto va de o democracia sí o democracia no. Y nosotros somos demócratas.

¿Gabriel Rufián es un político de moda?

No, no. De ninguna manera. El trabajo que hacemos en Madrid es absolutamente colectivo. Lo que digo es un compendio de ideas de mucha gente. Lo único que hago es poner la cara y lo hago de la mejor manera posible. Tenemos muy claro que somos cajas de resonancia. Estar de moda me da igual. A mi en casa me tratan igual. Hago lo mismo, vivo en el mismo sitio y la gente en mi barrio me trata igual. Y cuando sales a la calle, casi todos son personas agradecidas. Pero esto no va de uno, sino de toda la gente a la que representas. Y el día que esto se me olvide, espero que alguien me diga: “chaval, vete a tu casa”.

A usted le acusan de hacer tuits y no discursos, ¿qué les diría?

Me gustaría que alguien me explicara por qué es malo hacer un tuit y después ponerlo en un discurso. Yo soy partidario de que es mejor decir en 140 caracteres lo que puedes decir en una hoja entera de papel. Estamos hartos de grandes discursos con una sola idea. Creo que si tienes una idea, dila en una frase. No veo porqué no se pueden combinar todas las herramientas.

¿Hay un estilo Rufián?

Para nada. Casi diría que estilo y Rufián es un oxímoron.

Debe ser de los políticos con más detractores, ¿eso le gusta, disgusta, le estimula?

Yo siempre digo que cuando te apellidas Rufián, ya tienes la piel curtida. Que me llame de todo según quién me parece normal. He tenido la suerte de pertenecer a una plataforma como Súmate en la que ya se metían con nosotros. Sólo con un artículo ya tenía encima al unionismo más reaccionario. A mi Ciudadanos me conoce desde hace dos años y saben quién soy perfectamente. Si no molestas a según quién, quizás es porque lo estás haciendo mal.

¿Le beneficia que Pablo Iglesias le aplauda algunas de tus intervenciones en el Congreso?

La pregunta sería por qué no aplauden según quién de Podemos.

¿Por qué?

No lo sé. Eso es pregunta para ellos.

En su primera intervención en el Congreso, usted mismo se presentó como “aquél que ustedes conocen como charnego independentista”. ¿Teme que se le reduzca a su origen? ¿Nunca se ha sentido mal en ese papel?

La palabra charnego tiene un origen determinado pero hoy en día quién lo emplea es parte del unionismo más reaccionario. A mi sólo me llama charnego Jiménez Losantos, Hermann Tertsch y los trols de Ciudadanos y PP. Nosotros sólo queremos reflejar el país que tenemos. No lo vivo como nada extraordinario. De hecho, es la realidad de la calle. Además, si molesta tanto a según quién, eso refleja su derrota. Lo bueno es que este proceso venga de gente tan y tan diferente. A algunos les encantaría que esto fuera algo de una clase o unos apellidos, pero no es así.

También hay quien acusa a ERC de poner cuotas.

ERC trata de hacer propuestas electorales que son la síntesis de este país. El grupo parlamentario de Madrid así lo refleja. Nosotros tenemos un veterinario de Martorell que viene de Unió, un sindicalista de UGT de Tarragona, un joven de Lleida vinculado a Òmnium, una tupamara uruguaya, un profesor de Girona que viene de IU, un histórico de ERC… se trata de ampliar y que mucha gente se vea reflejada.

Siempre se dice que el independentismo debe ensanchar la base en zonas y barrios que usted conoce bien y parece que, a tenor de los resultados electorales, no hay manera.

Al principio pensé que era un debate interesante. Pero ahora lo veo distinto. Existe el mantra de que es el independentismo el que debe seducir y explicarse. Pero la pregunta es: “¿Y por qué no me seduces tu?”. Yo ya se lo pregunté a Xavi Domènech en la pasada campaña electoral: “¿Cómo lo haréis, Xavi?” La respuesta es siempre el silencio. El independentismo ya se ha explicado muchas veces. Es un máquina de argumentarios. No conozco un proceso de autodeterminación con más información. En cambio, hay otros en el sector de los comuns que no saben o no quieren explicarse.

Pero, ¿cómo ensanchar esa base?

Debemos dejar claro que no somos nacionalistas y que los nacionalistas son ellos. Cuando no te gusta que se ondee una bandera concreta, se hable un idioma determinado o se vote un cambio en un statu quo determinado, el nacionalista eres tú. Y después subrayar que ser independentista es sólo un medio para un fin muy determinado: un país decente. Lo que somos es republicanos de izquierdas que defienden el derecho de autodeterminación de cualquiera. Lo que no entiendo es que algunos vayan a la plaza Sant Jaume con la bandera de según qué naciones pero eso mismo se lo nieguen a Catalunya. ¿Por qué? Porque el nacionalismo catalán es excluyente, te dicen. ¿Centenares de miles de personas en las calles es nacionalismo excluyente? Cada vez se quedan con menos excusas. Habrá que empezar a decir que hay una izquierda cuyo proyecto es español y es a largo plazo, otra vez. Es una posición que respetamos pero lo que no respetamos es que no lo digan.