Los 10 agujeros más extraños y asombrosos de la Tierra


 

Son fenómenos geológicos comunes, aunque su belleza les convierte en elementos realmente asombrosos de la naturaleza. Los agujeros de la Tierra pueden ser producto de muy diferentes causas. Desde fenómenos naturales propios de la corteza terrestre, consecuencia de metoritos, causados por corrientes marinas o, incluso, potenciados por la mano del hombre.

Existen centenares de agujeros extraños en nuestro planeta, pero estos son sin duda algunos de los más sorprendentes y extraños.

1. El Gran Agujero Azul

Un deslizamiento de tierra submarina situado a 60 millas de la costa de Belice. El agujero tiene 300 metros de ancho y 125 metros de profundidad. Se formó como una gran cueva de piedra caliza consecuencia de un aumento del nivel del mar. Las especies animales que habitan hace que sea un lugar muy popular para bucear.

agujero-azul

2. Agujeros del Mar Muerto

El mar muerto se está secando a una velocidad de un metro por año, y se cree que los agujeros se han producido por la escasez de agua en la zona. La situación se agrava por la presencia de fábricas de productos químicos a pocos kilómetros.

mar-muerto

3. Mina de Diamantes Mirny

Esta fue la primera mina de diamantes y la más grande de la Unión Soviética. Tiene 525 metros de profundidad y un diámetro superior a 1.200 metros. El tráfico aéreo tuvo que ser restringido en la zona después de incidentes en los que helicópteros fueran aspirados por un flujo de aire.

abandonada mina de diamantes Mir

4. Agujeros de Siberia

Tres agujeros han sido descubiertos recientemente en Siberia. El primero se estima que tiene de 50 a 100 metros de ancho y se ha encontrado un lago en la parte inferior. El segundo tiene unos 15 metros de ancho y el tercero fue descubierto de forma accidental por los pastores de renos.

siberia

5. Agujero Harwood

Está situado en un Parque Nacional de Nueva Zelanda. El agujero tiene una profundidad total de 357 metros y es uno de los muchos socavones que podemos encontrar.

6. Presa de Monticello

Situado en el norte de California, la presa de Monticello es el vertedero más grande del mundo. El agua de la presa traga a un ritmo de 1370 metros cúbicos por segundo. El diámetro del agujero es de 76 metros, y como no puede ser de otra forma, nadar junto a él está prohibido.

presa-monticello

7. Agujero azul de Dean

Está situado en las Bahamas y es un lugar muy turístico para bucear por su gran variedad de especies marinas. También es sede de campeonatos de buceo. Según la leyenda, el agujero fue creado por el diablo y todavía se puede encontrar allí para atrapar a las personas que nadan junto a él.

agujero-dean

8. Mina del cañón Bingham

Es una mina de cobre que se encuentra a 1,2 kilómetros de profundidad y el agujero cuenta con 4 kilómetros de ancho. Es la mayor excavación hecha por el hombre del mundo. También está considerado el agujero más rico y productivo de la Tierra.

mina-bingham

9. El Hoyo Celestial

El agujero se encuentra en la provincia de Hunan, en China. Mide 662 metros de profundidad, 626 metros de largo y 537 de ancho. El deslizamiento de tierra se produjo gradualmente durante 128.000 años y es el más profundo del mundo.

hoyo-celestial

10. Tubería Udachnaya

Es una mina de diamantes en Rusia.Fue descubierto en 1955. Tiene más de 600 metros de profundidad y es considerada la tercera mina más profunda del mundo. La mina tenía reservas estimadas de 225 millones de quilates de diamantes.

udachnaya

Jordi Mercader Periodista. Ada Colau, arma de doble tall @mercajordi L’atractiu polític de l’alcaldessa conviu amb la falta d’un relat consistent i il·lusionant de la ciutat FERRAN SENDRA Ada Colau, arma de doble tall Dimarts, 22 de novembre del 2016 Barcelona es governa en minoria des del 2006 i des d’aleshores cap alcalde ha aconseguit ser reelegit. ¿És el futur que espera Ada Colau? L’alcaldessa passa per un moment delicat: no va poder aprovar el Programa d’Actuació Municipal, ni les ordenances fiscals ni ara el pressupost per al 2017, i té pendent una moció de confiança a més de l’amenaça d’una moció de censura, que ve a ser el mateix. Colau és víctima d’una aritmètica electoral que va configurar un ple laberíntic, convertit en ingovernable per la línia vermella dibuixada en les institucions pels partits independentistes. Paradoxalment, la mateixa geometria que impedeix pactes a favor seu la blinda contra aliances en contra seu. La qüestió, doncs, no és que l’hagin de fer fora de l’alcaldia al gener, sinó que el conflicte polític en el plenari i el soroll mediàtic associat és un obstacle per capitalitzar l’obra de govern. Aquest és el primer pas per perdre unes eleccions, encara que el baròmetre reflecteixi la satisfacció dels barcelonins per la seva gestió. És cert, hi ha una gestió molt d’acord amb els seus plantejaments ideològics, concretada, bàsicament, en la despesa social, que ha augmentat dels 180 milions de l’últim pressupost de Trias als 330 actuals. En l’àmbit de la vivenda, estan canviant la tendència regressiva del parc públic de pisos de lloguer social dels últims anys. A més, han reiniciat la reforma urbana als barris i han posat en marxa el pla del Besòs. Però l’embolic polític ho enfosqueix tot. Les desgràcies no són totes atribuïbles a la composició del ple o al mèrit de l’oposició. Tan veritat és que els seus adversaris no volen pactar amb ells per empènyer-los a l’abisme com que els comuns han demostrat poca habilitat en la negociació. Gerardo Pisarello va al·ludir a un excés de doctrinarisme i tenia raó. També les discrepàncies entre regidors adscrits als diferents partits de BC han ajudat a crear una imatge de falta d’autoritat quan no de competència interna: els dubtes a la superilla, la relliscada amb el tancament del zoo, la crisi del top manta; fins i tot la idea de la remunicipalització de la companyia de l’aigua o la creació d’una funerària pública tenen en comú un punt d’improvisació poc apropiat per guanyar en credibilitat. De totes maneres, res del que passa a l’ajuntament s’entendria sense considerar la personalitat de Colau. Una arma de doble tall. La inestabilitat municipal provocada per l’assetjament de l’oposició s’explica, en part, com un atac preventiu a les expectatives electorals adjudicades a l’alcaldessa en altres àmbits. Per l’altra, el seu indiscutible atractiu polític ofereix a la ciutat una magnífica plataforma de projecció mediàtica, encara que ella, sovint, la inverteix en la seva militància com a activista humanitària i justiciera universal. Potser per dissimular el seu gran dèficit, perquè Colau no disposa encara d’un discurs consistent, emotiu i il·lusionant de Barcelona. Periodista.


“Una reforma constitucional resolvería el encaje catalán”


 

José Manuel García-Margallo

“Una reforma constitucional resolvería el encaje catalán”

  • Exministro de Asuntos Exteriores

“Una reforma constitucional resolvería el encaje catalán”                                                                                                                           García-Margallo, ayer durante un momento de la entrevista (Emilia Gutiérrez)

La reforma que propongo no está pensada principalmente para resolver el encaje de Catalunya en España, pero creo que sí lo resolvería, respetando unos principios básicos: la unidad de España, la igualdad de derechos y obligaciones de los españoles y un entorno de solidaridad.

Entonces ¿la judicialización del conflicto no es la solución?

No, porque el partido no se juega en casa, se juega fuera. Ahí está mi ­amigo Romeva intentando predicar fuera la buena nueva de la secesión, y yo he intentando predicar la ­buena nueva de España. Y en segundo lugar, para que la unidad de España se mantenga debe basarse en la cordialidad, debe ser asumida por el corazón, porque estamos ­discutiendo sobre afectos, es una cuestión emocional, por eso además de aplicar la norma hay que ­hacer una política de aproximación y eso pasa por tener en cuenta los motivos de desafección: la sen­tencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, el tema de la lengua y la cultura, y el sistema de finan­ciación, que es un disparate. Hay que hacer gestos de aproximación, de simpatía, de cariño, para demostrar que no hay nada más falso que eso de que España no nos quiere.

¿Usted intentó hacer esto pese a ser ministro de Exteriores?

He dejado muchas plumas en el camino. Era consciente de que eso iba a ocurrir, pero se convence con la palabra, no con el silencio.

Parece expresarse con amargura por su salida del Gobierno.

Aplico las sagradas escrituras. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el nombre del Señor. El presidente consideró que podía formar parte de su primer gobierno y ahora considera que es mejor que no forme parte del segundo. No me dio explicaciones para incluirme en el primero, ni se las he pedido para no estar en el segundo. Lo único que tengo es un agradecimiento enorme por haber tenido la oportunidad de representar a España fuera.

Su relación con la vicepresidenta no parece muy amistosa.

No se viene a la política a hacer amigos. El llamado G-8 es un grupo de amigos, no es una logia masónica, ni esto es el comité central del PC de la URSS. Es verdad que en algunos temas no he coincidido con la vicepresidenta, pero es bueno que la sociedad vea que hay distintos puntos de vista. A mí eso me parece extraordinariamente saludable.

Usted propone más política, adelantarse a lo que va a ocurrir, como propone en su libro sobre el Estado de bienestar en Europa.

Con los ejemplos del triunfo de Trump y el Brexit hay que tomarse las cosas en serio y decir: el mundo ha cambiado, tenemos que cambiar de políticas, porque si no, se quedarán obsoletas y no serán, en absoluto, compartidas por la ciudadanía.

¿Cree que el PP está en ese camino, en el de buscar nuevas respuestas?

Va a haber un congreso del PP que debe abordar eso, y el PSOE está también en un proceso de reflexión interna que le debe llevar a la refundación. Los dos partidos harían bien en utilizar una buena parte de sus energías en redefinir un proyecto político que sea atractivo. El PP, como partido de centro, derecha debe también adecuar su mensaje a esos nuevos tiempos, a un electo­rado que tiene miedo, tiene déficit de futuro.

Lo que usted propone es for­talecer el modelo europeo de bienestar, pero Europa va por otro lado.

Los triunfos de Trump y del Brexit responden a ese miedo y es vital garantizar que el Estado de bienestar en Europa forme parte de nuestras señas de identidad, y para mantenerlo hay que hacer un dibujo completo, no basta con resolver piezas sueltas. Por no dar esa respuesta se ha producido el auge de los movimientos populistas de izquierda o derecha, que canalizan la indignación y los miedos que produce la globalización y los sacrificios que ha habido que soportar por la crisis financiera.

Otra economía


 

Rosell, empleo y mujeres…caspa y cinismo

06Nov 2016

Afirma Juan Rosell, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, que la incorporación de la mujer al mercado de trabajo es un problema, pues “¿cómo crear empleo para todos?”. Como si el legítimo derecho de las mujeres a tener un puesto de trabajo fuera una de las causas del elevado nivel de desempleo de nuestra economía (una quinta parte de la población activa).

Para el jefe de la patronal, la culpa del desempleo la tienen los trabajadores que -¡joder, qué pretenciosos!- quieren trabajar. Una cantinela parecida a la que sostiene la economía convencional, cuando afirma que hay desempleo porque los salarios no son lo suficientemente bajos, pues si lo fueran todo el que quisiera trabajar encontraría un empleo; nada importa para los que argumentan en estas claves constatar que las retribuciones de los trabajadores han retrocedido de manera sustancial sin que ello haya mejorado el balance ocupacional.

¿Y qué decir de la valoración de este personaje sobre el empleo de las mujeres? Uno de los colectivos más castigados por la crisis y que sufre una evidente discriminación en el mercado laboral, al que se destinan buena parte de los contratos basura. Un colectivo que sostiene la economía de los cuidados, un trabajo realizado extramuros del mercado, formidable en número de horas, no reconocido, invisible, no remunerado, sin el cual el capitalismo y las empresas que representa Rosell no podrían sobrevivir.

Una actividad que, como consecuencia de la división sexual del trabajo y del patriarcado imperante, recae mayoritariamente sobre las mujeres. Nada de esto le importa ni le preocupa a Rosell, que se limita a decir que no hay empleo para todos y todas.

Para crear empleo, es necesaria otra política económica radicalmente distinta de la que ha impulsado e impuesto esta patronal y el gobierno del Partido Popular. Alargar la jornada de trabajo, disminuir los salarios y reducir el gasto público, social y productivo, destruye, en lugar de crear, puestos de trabajo; instalarse en el casino financiero y no pagar impuestos, práctica habitual de las grandes corporaciones, destruye empleo; cargarse la negociación colectiva, con una de las reformas laborales más regresivas de Europa, también penaliza la generación de puestos de trabajo.

Sí, hay un potencial de empleo enorme en nuestro país, en la economía social y cooperativa, en los cuidados, financiada con recursos públicos, en la educación, en la sostenibilidad, en la negociación colectiva, en el crecimiento de los salarios, en la modernización de nuestro tejido productivo. Pero tenemos un problema y ese problema se llama Juan Rosell y la CEOE.