“Una reforma constitucional resolvería el encaje catalán”


 

José Manuel García-Margallo

“Una reforma constitucional resolvería el encaje catalán”

  • Exministro de Asuntos Exteriores

“Una reforma constitucional resolvería el encaje catalán”                                                                                                                           García-Margallo, ayer durante un momento de la entrevista (Emilia Gutiérrez)

La reforma que propongo no está pensada principalmente para resolver el encaje de Catalunya en España, pero creo que sí lo resolvería, respetando unos principios básicos: la unidad de España, la igualdad de derechos y obligaciones de los españoles y un entorno de solidaridad.

Entonces ¿la judicialización del conflicto no es la solución?

No, porque el partido no se juega en casa, se juega fuera. Ahí está mi ­amigo Romeva intentando predicar fuera la buena nueva de la secesión, y yo he intentando predicar la ­buena nueva de España. Y en segundo lugar, para que la unidad de España se mantenga debe basarse en la cordialidad, debe ser asumida por el corazón, porque estamos ­discutiendo sobre afectos, es una cuestión emocional, por eso además de aplicar la norma hay que ­hacer una política de aproximación y eso pasa por tener en cuenta los motivos de desafección: la sen­tencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, el tema de la lengua y la cultura, y el sistema de finan­ciación, que es un disparate. Hay que hacer gestos de aproximación, de simpatía, de cariño, para demostrar que no hay nada más falso que eso de que España no nos quiere.

¿Usted intentó hacer esto pese a ser ministro de Exteriores?

He dejado muchas plumas en el camino. Era consciente de que eso iba a ocurrir, pero se convence con la palabra, no con el silencio.

Parece expresarse con amargura por su salida del Gobierno.

Aplico las sagradas escrituras. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el nombre del Señor. El presidente consideró que podía formar parte de su primer gobierno y ahora considera que es mejor que no forme parte del segundo. No me dio explicaciones para incluirme en el primero, ni se las he pedido para no estar en el segundo. Lo único que tengo es un agradecimiento enorme por haber tenido la oportunidad de representar a España fuera.

Su relación con la vicepresidenta no parece muy amistosa.

No se viene a la política a hacer amigos. El llamado G-8 es un grupo de amigos, no es una logia masónica, ni esto es el comité central del PC de la URSS. Es verdad que en algunos temas no he coincidido con la vicepresidenta, pero es bueno que la sociedad vea que hay distintos puntos de vista. A mí eso me parece extraordinariamente saludable.

Usted propone más política, adelantarse a lo que va a ocurrir, como propone en su libro sobre el Estado de bienestar en Europa.

Con los ejemplos del triunfo de Trump y el Brexit hay que tomarse las cosas en serio y decir: el mundo ha cambiado, tenemos que cambiar de políticas, porque si no, se quedarán obsoletas y no serán, en absoluto, compartidas por la ciudadanía.

¿Cree que el PP está en ese camino, en el de buscar nuevas respuestas?

Va a haber un congreso del PP que debe abordar eso, y el PSOE está también en un proceso de reflexión interna que le debe llevar a la refundación. Los dos partidos harían bien en utilizar una buena parte de sus energías en redefinir un proyecto político que sea atractivo. El PP, como partido de centro, derecha debe también adecuar su mensaje a esos nuevos tiempos, a un electo­rado que tiene miedo, tiene déficit de futuro.

Lo que usted propone es for­talecer el modelo europeo de bienestar, pero Europa va por otro lado.

Los triunfos de Trump y del Brexit responden a ese miedo y es vital garantizar que el Estado de bienestar en Europa forme parte de nuestras señas de identidad, y para mantenerlo hay que hacer un dibujo completo, no basta con resolver piezas sueltas. Por no dar esa respuesta se ha producido el auge de los movimientos populistas de izquierda o derecha, que canalizan la indignación y los miedos que produce la globalización y los sacrificios que ha habido que soportar por la crisis financiera.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s