Azote de la derecha


“Llevo 13 años explicando las fechorías y delitos de los mismos”

Azote de la derecha y muy crítico con la política actual; también ataca el papel de los medios

  • El Gran Wyoming actuarà a la sala Sarau 08911 de Badalona tocant temes clàssics del rock amb Los Insolventes. / SARAU

El Gran Wyoming actuarà a la sala Sarau 08911 de Badalona tocant temes clàssics del rock amb Los Insolventes. / SARAU

Es imposible tener al Gran Wyoming (José Miguel Monzón Navarro, 1955) al otro lado del teléfono y hablar de música, que es lo que viene a hacer este sábado a Badalona, donde actuará con Los Insolventes en la sala Sarau 08911. Tiene un gran dominio de la información y hace una lectura partidista con las gafas de la izquierda. Dardo de críticas y querellas, presenta un programa de actualidad diario desde hace 13 años.

Hacer un programa de humor político diario es un deporte de alto riesgo.

Lo que pasa es que el criterio de la justicia ha cambiado y ahora toman en consideración cosas que antes consideraban estupideces.

No lo digo sólo por el riesgo a que lo denuncien sino por el riesgo de equivocarse. Por ejemplo, creía que el PP no gobernaría en Andalucía…

Es que hubo una abstención brutal. Mucha responsabilidad la tiene el PSOE: gobernó allí 40 años y podía haber hecho una frontera en la cuestión social. Demostrar como es un lugar gobernado por la socialdemocracia y otro por la derecha. ¿Cuál es la diferencia entre Andalucía y Castilla y León? Esto se deben preguntar los socialistas.

Pero al final hubo pacto.

Estaba seguro, porque Vox es una escisión del PP. Me preguntan: ¿por qué no había extrema derecha en España hasta ahora? Pues porque estaba dentro del gobierno. Aznar es de extrema derecha pero lo hemos llamado centro: es una cuestión semántica.

¿Y qué pasará en las generales?

Es complicado, porque el voto del centroizquierda es crítico. Si crees que no eres de nada, es que eres de derechas. Fíjate con lo ocurrido en Venezuela.

¿En qué sentido?

Ningún medio informó de las elecciones generales de Venezuela, ni ‘El País’, que lleva dos o tres noticias de Venezuela diarias. Y ahora un señor se autoproclama presidente, lo que es alucinante, y Felipe González dice que hay que reconocerle. La cabeza visible del socialismo español es progolpista en 2018. Entonces la gente dice: “¿A quién coño voto?” El de la derecha está superrepresentado. ¡Y por si fuera poco, la izquierda ahora se divide en cinco!

¿Cómo ve la situación en Cataluña?

No me ha gustado nunca. Ha gobernado la derecha desde tiempos históricos, excepto en momentos puntuales. Lo que pasa es que Cataluña tiene siempre la coartada de Madrid. Pero que las autopistas sean de peaje no es culpa de Madrid. La sanidad es un desastre, y está transferida.

Pero aparte de transferir competencias habría que transferir dinero…

Lo que se transfiere aquí es dinero público a empresas privadas, en sanidad y también en enseñanza, donde hay escuelas concertadas que operan como privadas y no aceptan inmigrantes. Esto es un desastre y no tiene que ver con la independencia. El debate de las banderas es secundario, lo primero es entrar en las casas.

La materia prima de su programa es la información.

Estoy todo el día leyendo periódicos y escuchando la radio. Por desgracia, porque estoy desilusionado con la baja calidad de los medios. No hablan de política real, sino de intrapolítica. La política se ha convertido en el arte de evitar que los ciudadanos puedan participar en lo que importa.

‘El intermedio’ ha sido centro de polémicas. ¿Las amenazas a Dani Mateo por el chiste de la bandera de España han sido el más crítico?

Hay un sector de la población que ahora ha salido del armario. Pero siempre ha estado allí, porque el PP ya sacaba mayoría absoluta. Es Aznar quien reivindicó el orgullo de ser de derechas. Pero la derecha española no es normal, no viene de los cristianodemócratas, viene del fascismo. Es que el PP nunca ha condenado la dictadura. ¿Por qué reivindica tanto la Transición? Porque fue una mentira, una concesión, una amnistía y la perpetuación de un sistema. Que el 20-N mueren con Franco los 40 millones de franquistas que había es un mito. No, no murieron y ahora salen del armario. Ya puedes votar cada cuatro años pero si los jueces, los policías y los militares son los mismos de la dictadura… Tienen la sartén por el mango. El TC es más importante que las urnas.

¿Hablamos de música? ¿Qué es para usted Los Insolventes?

Es una vía de realización personal y una terapia profesional. Me desintoxica. Es que la situación del país es anómala. El tratamiento que da la justicia a la corrupción no pasa en ningún otro lugar del entorno, donde los políticos son expulsados por mentir. No hay ningún país donde todos los concejales estén imputados por diferentes causas, como en Valencia. Es muy difícil construir una democracia si no hay una justicia sólida. Es desesperante: llevo 13 años explicando fechorías y delitos de los mismos. Cómo puede ser?

Y eso que la televisión tiene un gran impacto.

‘El intermedio’ lo ven 2 millones de personas cada día. Es un trabajo que llevo haciendo desde hace 30 años y es muy estimulante y emocionante, pero la fama es una pesadilla. Es una tortura estarse haciendo fotos por la calle todo el día, aunque lo hagan desde el cariño. A veces me pasa un coche por el lado y gritan “Viva España! “Y pienso: estamos en los años 70 de nuevo. No me gusta hacia dónde vamos. A mí, como a Unamuno, “Me duele España”.