Strubell demana ara la senyera al Palau Nacional


 

Strubell, amb les quatre columnes darrere

Strubell, amb les quatre columnes darrere

El diputat de Solidaritat Catalana per la Independència, Toni Strubell, ha assistit a l’acte d’inauguració de les Quatre Columnes de Puig i Cadafalch a la falda de Montjuïc organitzat per la Xarxa d’Entitats dels Països Catalans i al qual han assistit també l’alcade de Barcelona, Jordi Hereu, i el President de la Generalitat, Artur Mas.
Strubell ha destacat que “després de més de 80 anys, el poble de Catalunya ha pogut veure la restitució d’aquestes Quatre Columnes enderrocades per una dictadura” tot destacant el fet que “li hagi costat molt a aquesta democràcia de recuperar-les”. Strubell ha subratllat que “no ha estat un camí fàcil i que una entitat heroica com la Xarxa d’Entitats dels Països Catalans ha hagut d’invertir més de vuit anys per fer-ho possible”.
El diputat independentista ha considerat també que la recuperació de les columnes és un tema “paral·lel a la recuperació dels papers de Salamanca” i ha posat de manifest que “el poble de Catalunya ha d’estar content per haver aconseguit dues fites que en el seu dia se’ns va dir que serien impossibles d’aconseguir”. Strubell considera que la tercera peça d’aquesta operació “és aconseguir la independència nacional, i que encara que també ens diguin que sigui impossible, entre tots ho aconseguirem”.
Finalment, i en relació a l’acte de restitució, Strubell ha fet especial èmfasi en què “encara no s’han recuperat els colors de la senyera que haurien de projectar els 9 feixos de llum del Palau Nacional i que també va prohibir la dictadura de Primo de Rivera canviant-los pel color blau actual”. “Encara ens cal recuperar els colors de la senyera al Palau Nacional” ha reblat.

les quatre barres de la Santa Ensenya representen a les quatre províncies de Catalunya, i es vermella i groga en barres en recordatori de que som un estat associat religiosament al Vaticà. Els nacionalistes catalans son els més interessats en amagar la veritat de la nostra Història

 

 

 

Anuncis

Una gala sosa y carente de ritmo


 

EFE / LOS ANGELES

Día 28/02/2011

 

 

James Franco y Anne Hathaway

James Franco y Anne Hathaway aportaron la savia nueva, la espontaneidad y la frescura a los Óscar, aunque no pudieron mantener el mismo desparpajo durante las más de tres horas que duró una ceremonia sosa y predecible, cuyos mejores momentos llegaron de manos de Kirk Douglas y Sandra Bullock.
La gala comenzó con fuerza y energía, con el ya clásico empleo de los presentadores en situaciones que aparecen en las películas nominadas, y múltiples referencias a la audiencia joven, tan buscada por los productores. “Acabo de ver a Marky Mark”, dijo la abuela de Franco, que apareció entre la grada, en alusión a Mark Wahlberg, mientras Hathaway bromeaba con Hugh Jackman, con quien protagonizó un número musical en los Óscar de hace dos años. La Academia quiso rendir un homenaje a la historia del cine y para ello usó varios escenarios que recreaban los platós de “Lo que el viento se llevó”, la época del cine mudo, el hotel Roosevelt (donde tuvo lugar la primera retransmisión televisada de los Óscar. en 1953) o el Teatro Chino, de Hollywood. Pero ya fuera por los excesivos números musicales (Randy Newman y la música de “Toy Story 3”; Mandy Moore y Zachary Levi, con “Enredados”; Florence Welch y A.R. Rahman, con “127 horas”, y Gwyneth Paltrow, con “Country Strong”) o las innecesarias aportaciones creativas (un vídeo con remezclas de diálogos de películas), la sensación que quedó fue de cierto aburrimiento.
A pesar de ello hubo momentos para la risa con las aportaciones de Russell Brand, Helen Mirren, Hugh Jackman, Justin Timberlake (“Soy Banksy. Dios, qué bien me siento”), Scarlett Johansson, Matthew McCounaghey, Cate Blanchett, Kevin Spacey, Jeff Bridges y, especialmente, la pareja de “Sherlock Holmes”: Jude Law y Robert Downey Jr. Aunque los momentos más celebrados fueron cosa de Kirk Douglas y Sandra Bullock. Douglas, que apareció con bastón sobre el escenario a sus 94 años, bromeó primero con Franco: “Me alegro de que hayas salido de la cueva”, en alusión a su papel en “127 horas”. Después sacó a relucir su vena de galán con Hathaway: “Estás preciosa. ¿Dónde estabas cuando yo hacía películas?”. Y continuó con su irónico sentido del humor: “Hugh Jackman se ríe. Todo el mundo en Australia cree que es gracioso, no sé por qué. Pero mirad a Colin Firth, no se ríe porque es inglés”, comentó antes de hacer sufrir hasta la extenuación a las actrices de reparto nominadas, alargando el momento de descifrar la ganadora (Melissa Leo, que soltó la primera palabrota en la historia del Óscar). “De verdad, de verdad, de verdad… ¡guau! Cuando lo veía por la televisión parecía jodidamente fácil”, afirmó la actriz, nerviosa, sobre el escenario.
En la recta final fue el turno de Bullock, que presentó a los actores nominados con brillantez. “Javier, hola”, dijo en español. Después con Jeff Bridges: “Ya ganaste el año pasado, deja algo para los demás”. También con Jesse Eisenberg: “Aún me tienes que aceptar en Facebook”. Con Colin Firth: “He oído que tu película también le gustó a la reina, ¿eh?”. Y con Franco: “A los niños les recogen tarde del colegio sus madres porque se quedan a verte en (la serie) ‘General Hospital'”.

Por su parte Bardem, vestido con chaqueta, camisa y pajarita blancas, entregó, ante la atenta mirada de una radiante Penélope Cruz, las estatuillas doradas al guión adaptado (Aaron Sorkin, “La red social”) y al guión original (David Seidler, “El discurso del rey”). Sorkin recordó el filme “Network, un mundo implacable”, ganador de ese galardón 35 años atrás, y Seidler explicó que es la persona más mayor en ganar dentro de su categoría. Asimismo destacó la aparición de Billy Crystal, un clásico a la hora de presentar la gala. “Me han dicho que, como siempre, van con prisas, así que… Aquí están los nominados a la mejor película”, bromeó cuando faltaba aún una hora por delante de ceremonia. Y, por supuesto, momentos de emoción y sinceridad, como la reacción de Christian Bale al recoger su Óscar como mejor actor de reparto (“¿Qué diablos hago yo aquí entre todos vosotros?”) o el de Natalie Portman al hacer lo propio como mejor actriz (“mi pareja me ha dado el papel más importante de mi vida”), señalándose su barriga, con un embarazo muy avanzado.

"Bahréin ha pasado muy rápido del camello al Ferrari"


Mo Segura,recién huida de Bahréin

Victor-M Amela, Ima Sanchís, Lluís Amiguet

26/02/2011

 

VÍCTOR – M. AMELA

Me llama Mo (Montse) Segura, recién llegada de Bahréin, aún nerviosa por la situación del país, por ver truncada su plácida vida oriental y por tener todavía a su marido allí, Jon Tugores. He querido oír su testimonio en caliente. Jon ha proyectado para la reina un gran edificio, el Bahrein Convention Hall, ahora a la espera de mejores tiempos. Mo ha vuelto a Terrassa para impulsar desde aquí el estudio Jon Tugores + Arquitects, aunque dispuesta a volar al pequeño país del golfo Pérsico –o a donde haga falta– para seguir la aventura de la vida con su marido y sus hijas, por muy incierto que pueda parecer el mundo: “Pensemos globalmente y actuemos localmente” es la filosofía familiar.

Llega de Bahréin…

Salí de allí hace una semana.

¿Por qué?

Por las manifestaciones, tanques, toque de queda… Mi pareja y yo temimos ver agudizarse el conflicto y quedarnos bloqueados, y como tenemos dos hijas pequeñas…

Ya están aquí.

Muchas embajadas aconsejaban a sus ciudadanos no moverse, pero… El trayecto desde casa hasta el aeropuerto es de diez minutos, y tardamos una hora: miles de personas pitando, con banderas, gritando…

¿Qué gritaban?

Eran suníes, y estaban contentos: increpaban al rey y a la élite chií. La mayoría de la población, la más desfavorecida, es suní.

¿Llegaron sin más sobresaltos?

Sí, apreté las manos de mis niñas y fingí que se trataba de la celebración de una victoria futbolística. Mi marido se ha quedado allí.

¿Qué hacían en Bahréin?

Hace un par de años nos instalamos allí, por compromisos laborales de mi marido…

¿Qué compromisos?

Es arquitecto, y recibió un encargo de la más joven de las cuatro esposas del rey Hamad bin Isa al Jalifa: un palacio para bodas.

¿Perdón?

Sí, a la reina le hacía ilusión ese centro, y el estudio de arquitectura de mi marido proyectó un edificio más polivalente, para albergar distintos tipos de celebraciones, presentaciones de coches de fórmula 1… Tendrá la superficie de dos campos de fútbol, y ya está aprobado.

¿Las revueltas le afectarán?

El rey no pasa por el mejor momento para desplegar ese gasto: el proyecto ha quedado temporalmente en espera…

¿Volverá aquí su marido?

Decidimos instalarnos en Bahréin mientras esperábamos el desarrollo del proyecto, y entretanto mi marido trabaja como piloto de aviación.

Arquitecto… ¿y piloto?

Sí, pilota un Airbus 320 de la compañía Gulf Air. La verdad es que Bahréin es ideal para viajar, porque está cerca de destinos maravillosos: Maldivas, Vietnam, India…

¿Y qué tal se vive en Bahréin?

Es el país más pobre de los del Golfo, pero es muy abierto. Tenemos tiendas que venden sin reparos toda clase de alcoholes, hay prostitución sin disimulo… Las mujeres pueden conducir, y vestir al modo occidental…

¿Qué le sorprendió más al llegar?

Lo poco que pinta la mujer en el ámbito público. Y que haya gente en pueblos pobres del interior ¡que nunca ha visto el mar! Bahréin es una isla pequeña… Eso sí, está unida al continente por varios puentes…

¿Qué tal es su casa allí?

¡Vivo en un lugar maravilloso! Es una casa en un barrio de una isla artificial, Amwaj Island, unida a Bahréin por un puente. Es la primera de varias islas artificiales proyectadas en Bahréin. Delante de casa tengo la playa, el mar…

¿Quiénes son sus vecinos?

Parejas jóvenes de varias nacionalidades en las que alguno de los dos trabaja en una multinacional… A veces oigo unas conversaciones de otras madres que…

¿Qué conversaciones?

Hablan del servicio, de sus nannys… Y no me gusta cómo las tratan. En esos países es muy barato tener a tiempo completo a una nanny… De hecho, las familias ricas locales contratan una nueva nanny para cada bebé que les nace. Yo no tengo, no me gusta convivir con alguien que no sea de la familia…

¿Alguna otra curiosidad?

Todos tienen coches potentes ¡y chófer! Y nunca hasta ahora tuve sensación de inseguridad, es un país muy tranquilo…

¿Hay muchas multinacionales?

Sí, es un paraíso fiscal… Eso atrae a sedes de empresas, bancos, y trabajan abogados, ingenieros… Hay más empresas que en Dubái. Tratan bien a la gente… Es un país que ha pasado rápido del camello al Ferrari…

¿Qué es lo que menos le ha gustado?

La policía. No son personas del país: son mercenarios llegados de Sudán, Pakistán, Bangladesh… Me ha asqueado cómo actúan: desalojaron de madrugada y de muy mala manera una plaza de manifestantes en la que había madres y niños durmiendo…

¿Alguna otra escena?

Los médicos de los hospitales se manifestaron para que los policías dejasen circular las ambulancias que llevaban a los heridos…

¿Qué cree que pasará ahora?

La importancia geoestratégica de Bahréin es demasiado grande. Por eso fue colonia británica, por eso es una base naval norteamericana… ¡El rey y su hijo negociarán para dar más juego a los chiíes en el futuro!

¿Cuáles son las últimas noticias?

Que el rey ha aceptado dialogar con líderes opositores que tenía encarcelados.

¿Qué está pidiendo la oposición?

Apartar al primer ministro, con el que parece que hay problemas… Y alcanzar una monarquía parlamentaria como la española.

¿Tiene ganas de volver?

Mi casa está aquí y allí: ahora ayudaré un tiempo al estudio de mi marido desde aquí. Pero si tenemos que irnos a Tokio o a donde sea…, ¡vamos! Las niñas también aprenden muchas más cosas que aquí…

¿Algún consejo si voy a Bahréin?

He descubierto que si digo que soy de Barcelona, me dejan colarme, me abren todas las puertas y ventanillas: ¡allí sienten una devoción ferviente por el Barça!

Garry Winogrand,


 

Las mujeres libres del ‘príncipe de las calles’

La Fundación Foto Colectania expone en Barcelona la obra de Garry Winogrand, fotografías que retratan la liberación de los años 60

Cultura | 25/02/2011

Albert Lladó

ALBERT LLADÓ

 

 

Sin título, Nueva York, 1968 Garry Winogrand, cortesía de Fraenkel Gallery

La obra de Garry Winogrand, al que llamaron el ‘príncipe de las calles’, llega a Barcelona de mano de laFundación Colectania, en la exposición ‘Women are Beautiful‘, que se puede visitar hasta el 4 de junio.

Winogrand, que está considerado uno de los grandes renovadores de la fotografía norteamericana del siglo XX, captó la transformación social femenina de las décadas de los 60 y 70. Pasó, de esta manera, del retrato de estudio, y desnudo academicista, a mezclarse con los que caminaban por las calles hacia una sociedad en la que la mujer, en pleno movimiento contracultural, cambiaba de rol y reivindicaba su derecho a vivir su sexualidad de forma independiente y emancipada.

Lo que vemos en las más de 85 fotografías que ahora se exponen en la ciudad condal, y que fueron tomadas entre 1960 y 1975, tiene algo de documental, por esa percepción – que tan pocas veces se da – de vivir en primera fila un momento histórico, de cambios fundamentales en los roles y los derechos. Son los años de las manifestaciones a favor del aborto, pero también la década en la que el expresionismo abstracto comprueba cómo el pop art irrumpe en la escena de Nueva York. Para quedarse.

La mirada de Garry Winogrand, pues, se interesa por los edificios, los semáforos, los escaparates, las gentes que viven en y para la urbe. La ciudad no es un lugar de paso, sino el territorio a conquistar. Y lo que hace el fotógrafo, que es un cronista en toda regla, es un ensayo sobre la belleza de la nueva mujer, segura de sí misma. Un trabajo que, sin renunciar a un esteticismo que le hace fácilmente reconocible, huye de lo superficial, bailando con lo espontáneo, sin retocar ni añadir nada que pueda perjudicar ese ambiente.

Las imágenes de ‘Women are Beautiful’, que el director de fotografía del MoMA, John Szarkowski, reunió en un libro con el mismo título, se convierten así en un icono de lo que se llamó el “nuevo estilo americano”. No pocas veces se han querido buscar paralelismos entre estas fotos y las pinturas de artistas como Pollock o Rothko, por la supuesta anarquía de los trazos, de los disparos, que constituyen estructuras que se preguntan por la dicotomía entre el individuo y su sociedad.

Así, el enfoque de Winogrand parece querer reflejar la confusión que se padece al estar en medio de la multitud, pero en realidad nos está diciendo que, incluso allí, todos podemos reafirmar nuestra identidad. Sea cual sea. Sea para lo que sea. Sin dar un paso atrás.

NICOLE KIDMAN ‘Rabbit Hole’


 

 

Kidman: “Tengo la capacidad de meterme en la mente de otras personas”

La actriz australiana ha conseguido su tercera nominación a los Oscar por su trabajo en ‘Rabbit Hole’

Cine | 26/02/2011

Pertenece desde hace ocho años al exclusivo círculo de las ganadoras del Oscar, pero la nominación que ha recibido por su labor en Rabbit Hole, la tercera en su vasta carrera, ratifica que Nicole Kidman sigue estando entre las actrices más sólidas de la industria delcine. En esta película que ella misma produjo, interpreta a una mujer que ha perdido un hijo pequeño y que intenta superar la tragedia de una manera diferente a la de esposo, interpretado por Aaron Eckhart. La australiana, que se llevó el Oscar por Las horas, no tiene verdaderas chances de agregar una estatuilla a su estantería, aunque su labor también fue reconocida en los Globos de Oro y en los premios del Screen Actors Guild.

El tema de esta película es la pérdida de un ser querido, ¿llegó a vivirlo de forma personal?

Salieron a la luz un montón de sentimientos en términos de pérdida, de dolor y de duelo, pero hablar específicamente de mi experiencia en comparación con la de Becca creo que debilitaría el personaje y el guión. Por supuesto que, como actriz, yo utilizo todas mis experiencias para crear un personaje, pero al mismo tiempo trato de llegar a algún lugar con la imaginación. No sé de dónde saco el material, no sé cómo sucede ese proceso, pero con este filme simplemente viví cada momento. Sólo tenía que confiar y dejarme llevar. Cameron Mitchell, el director, no quería que ensayáramos demasiado porque sentía que Aaron Eckhart y yo lográbamos algo apenas con hablar, era como si esa energía se hubiera hecho tangible y estuviera ahí, disponible para empezar a rodar.

Tras esta experiencia, ¿siente lo mismo que antes con respecto a las pérdidas?

Es algo que todavía me da miedo. Creo que este filme se basa en el discurso que da Diane, cuando dice que uno aprende a vivir con la pérdida. Me encantó que esta mujer mayor, esta mujer sabia le diera a Becca esta suerte de consejo muy profundo. Lo interesante es que Becca tiene que buscar ese consejo, porque cuando alguien tiene un dolor muy grande, el consejo tiene que llegar cuando lo busca y no cuando no está preparado para recibirlo.

¿Qué piensa de la relación que tiene Becca con su pareja?

Luchan para que su relación siga. El 80% de las parejas que pierden un hijo terminan separándose. Están en un lugar que la mayoría no conocemos. El filme es muy realista, por momentos de una manera brutal, aunque no magnánima, ni tan siquiera demasiado dramática, sino de una manera simple: quieren estar juntos.

En contraste Becca, parece el ejemplo de la mujer que lo tiene todo: carrera, familia, el dinero…

Bueno, estoy en los cuarenta y, milagrosamente, he tenido un bebé. Nunca pensé que dar a luz iba a ser parte de mi experiencia. Fue inesperado. No sabía si iba a conocer a alguien… y estoy sorprendida porque lo que yo pensaba en mis treinta que jamás iba a tener, lo tengo. Y mi carrera ha sido bastante errática, con altibajos, pero ahora estoy en un lugar desde el cual puedo hacer trabajos que van bien con el tipo de persona que soy, sobre todo en el caso de este filme… Pero bueno, no sé que significa “tenerlo todo”. ¿Logré encontrar la paz interior? Sí, ¿Estoy agradecida por el amor que tengo en mi vida y por las personas con quienes comparto mi vida? Absolutamente, porque también estuve en el otro lado.

¿Investigó para este papel?

Intenté ir a grupos de ayuda… leí sobre los pasos de la recuperación y todo eso. Ese amor profundo que siente una madre, es fácil imaginar qué sucedería si se lo arrancaran. Siempre tuve la capacidad de meterme en la mente de otras personas, desde niña: me leían cuentos y yo podía meterme en la historia. No sé cómo llegué a tener esa capacidad. Está ahí, y supongo que por eso leía tanto de chica. Es aterrador, da miedo. Mucho de eso aparece cuando estoy durmiendo, a veces me despierto llorando.

CATETO A LA VISTA


 

El lapsus de Ramos lamentando dejar escapar tres puntos en octavos, ‘trending topic’ de Twitter

El jugador compite con su personaje en ‘Crackovia’ al asegurar tras el partido de ida con el Olympique: “Ha sido una lástima que al final se nos hayan escapado los tres puntos, porque el resultado era muy positivo”

Gente | 23/02/2011 – 10:39h

 

 

Barcelona. (Redacción).- El dorsal número 4 del Real Madrid, Sergio Ramos, le hizo ayer una dura competencia a su alter ego en el programa de humor deportivo Crackovia al lamentar no haberse podido llevar los tres puntos del partido que enfrentaba en Lyon al conjunto deMourinho con el Olympique, puntos en realidad inexistentes porque se trataba de la ida de un partido eliminatorio. “Ha sido una lástima que al final se nos hayan escapado los tres puntos, porque el resultado era muy positivo”, dijo ante las cámaras de TVE 1. El desliz del madridista no tardó en colarse en la red y convertirse en el ‘hashtag’ # sergioramosfacts y escalar en el ‘trending topic’ de Twitter.
“Ramos aún en Gerland, esperando que empiece la prórroga” decía jocoso un tuitero,  “El campo de Lyon está en muy mal estado, casi no se veía la línea de triples” añadía otro, y así cientos de internautas han dejado volar la inventiva mofándose de la pifia del jugador blanco.  

No es esta la primera vez que Ramos se sitúa con sus meteduras de pata en el ojo del huracán mediático, el jugador tiene relativa facilidad para dejarse notar no precisamente por su brillantez. Fue él quien espetó a Piqué: “En andaluz, dile hacerlo en andaluz, que le cuesta entender el castellano”, después de que un periodista de TV3 le pidiera al jugador blaugrana en una rueda de prensa contestara expresamente en esta lengua. El central blanco también es autor de la perla: “Pido máximo respeto a Lituania porque tiene jugadores internacionales”.

INDEPENDENCIA


centre d'estudis jordi pujol

 

Inici > Jordi Pujol > Articles > Del Tribunal Constitucional a la independència. Passant pel Québec

Del Tribunal Constitucional a la independència. Passant pel Québec

Jordi Pujol
Editorial / 25 de gener de 2011

Podria passar que d’aquí a un temps en el tema de la relació entre Espanya i Catalunya ens haguéssim d’afrontar amb el dilema següent: o l’Espanya que el Tribunal Constitucional ha dibuixat, sota pressió descarada del PP, posició entre ambigua i per sota mà també contrària del PSOE i el suport majoritari de l’opinió pública espanyola, o la independència.

Fa uns anys semblava que podríem evitar aquesta disjuntiva. Fa trenta, o trenta-cinc anys, i fins i tot en fa deu semblava viable que una evolució favorable de la interpretació de la Constitució i els efectes positius d’una col·laboració política, econòmica i d’hàbits convivencials entre Catalunya i Espanya anés consolidant una estructura de l’Estat espanyol que permetés el reconeixement clar i consolidat de la personalitat pròpia i diferenciada de Catalunya. Amb respecte i garantia de la identitat, amb un gruix de competències que realment signifiquessin un autogovern molt important i amb el finançament adequat per atendre bé els seus ciutadans i elaborar i aplicar projectes col·lectius ambiciosos. Naturalment, això havia de comportar una contribució lleial i a fons per part de Catalunya al progrés democràtic, econòmic, social i de prestigi d’Espanya. És el que des d’aquests editorials n’hem dit alguns cops el projecte Vicens Vives/Espriu.
Això ha fracassat. Des de fa uns anys s’ha anat consolidant un model homogeneïtzador, de sostre competencial molt baix, és a dir, d’autogovern molt limitat i sotmès a un creixent ofec financer.
Això encaixa del tot amb la concepció de sempre d’Espanya, amb l’objectiu que sempre ha tingut: un poder polític unificat, una centralització econòmica i una uniformització lingüística i cultural de signe castellà. És el final de Catalunya com a nació, llengua, cultura i consciència col•lectiva. No demà mateix, però a poques dècades vista. A través d’un procés gradual de marginació i de residualització de la catalanitat.
Perquè a hores d’ara és ingenu pensar que es podrà frenar el procés d’anar cargolant l’Autonomia, i de fet la identitat, l’autogovern i l’economia de Catalunya amb noves negociacions, com pretenen encara alguns socialistes catalans. Si algun canvi hi pot haver de moment més fàcil és que sigui per a mal que per a bé.
Per tant, l’alternativa a això ara ja només podria ser la independència.

——————————-

Com hem dit suara, durant molts anys el nacionalisme català majoritari no ha estat independentista. Ha jugat la carta d’un autonomisme que garantís políticament i administrativament un sostre alt, econòmicament viable i amb garantia identitària. I refusava els requeriments que alguns sectors li feien  que s’adherís a l’independentisme. Tenia arguments per a fer-ho.
Ara ja no en té.
Ara pot tenir arguments de viabilitat (no de viabilitat econòmica. Una Catalunya independent és viable). També de voluntat de no posar en perill la cohesió interna catalana. Però fins i tot aquest perd pes a mesura que s’accentua tant i tant el tracte econòmic discriminatori, amb repercussions socials i humanes. Ara no té arguments polítics i cada cop menys arguments sentimentals. O econòmics.
L’opció independentista és de difícil realització. L’altra, la que ens imposa Espanya, la dels partits espanyols i de les Institucions espanyoles, no és tan difícil perquè equival a rendir-se. I a acceptar la marginació i l’ofec de Catalunya. Per tant, fàcil. Però és el nostre final col·lectiu.
Arribat el cas, gent que mai no hauria somiat de fer-ho, votaria independència.

——————————-

Hi hauria hagut una manera d’evitar això. Que s’hagués acceptat que Catalunya és un poble amb personalitat pròpia, amb dret a ser respectat i considerat com a tal. I això era possible dintre d’Espanya.
Però requeria, en primer lloc, no negar-se a l’evidència. I a la justícia. I per tant no negar-li el dret a la seva identitat i a un autogovern adequat a la seva Història i a la seva vocació. Cosa possible malgrat que la Constitució acabés incorporant la generalització autonòmica. Però d’una manera que deixava oberta la porta als fets diferencials. Una porta que es va tancar aviat (amb l’excepció dels drets històrics del País Basc i de Navarra, i els concerts corresponents).

——————————-

Però ara ja és criteri molt general que el “café para todos” fou un error, i pitjor encara ha estat la forma com s’ha dut a terme, i com se’n vol culminar l’aplicació. Ho diuen ja, sense embuts, gent de primer fila tant del PSOE com del PP. Ahir mateix ho va dir en Bono. Tota una sorpresa. Fins i tot algun, pocs de moment, diuen que potser hi hauria la possibilitat de redreçar aquesta situació. Parlen, per exemple, que cal admetre que “Cataluña es el Québec de España”.
El Québec no es trobaria bé en el Canadà, ni tractat correctament si se l’equiparés a Alberta, Labrador, Ontario o la Colúmbia Britànica, territoris d’arrel anglesa, anglòfons i d’origen històric molt diferent al del Québec.
Això hauria estat en el seu moment una bona solució. Ara és possible?
En tot cas entre la independència i ser el Québec espanyol molta gent votaria això segon. Però podria molt ben ser que per Espanya l’estatus del Québec sigui tan intolerable com la independència.
Mentre esperem el dia d’un hipotètic referèndum oficial i vinculant, els catalans un objectiu clar sí que el tenim:  reforçar-nos internament. En economia, en creativitat cultural, en reforçament de la nostra societat civil, … Sense esperar gaire ajut ni gaire justícia. Però amb la confiança que ens dóna una constatació: a Catalunya tenim país. HI ha gent amb iniciativa. Ara també, malgrat la crisi i l’hostilitat espanyola. I mentre hi hagi país hi haurà futur. I el país anirà aplicant dia a dia el seu dret a decidir. 

La traición de la izquierda


 

Artículos | 24/02/2011

Rafael Nadal

RAFAEL NADAL

 

Los intelectuales y los políticos comprometidos con la refundación de la izquierda europea deberían tenerlo muy claro: la mayor traición que la izquierda ha cometido a las clases populares es la renuncia a los valores. Porque la Europa del bienestar nació inspirada en grandes principios como la libertad, la igualdad y la solidaridad, pero se fraguó gracias a valores como el esfuerzo, la voluntad de superación, la austeridad, la honradez, la educación, el respeto y la cohesión familiar, que fueron compartidos por amplias capas de la sociedad, pero que las clases medias y trabajadoras asumieron con especial intensidad para convertirlos en las herramientas de su emancipación.

Durante décadas, la izquierda estuvo comprometida con este proceso y trabajó para que las sociedades europeas compensaran el esfuerzo de las clases populares equiparando sus oportunidades a las de las clases privilegiadas. En todo este tiempo, millones de europeos accedieron a la plenitud de sus derechos de ciudadanía, en un proceso que culminó con la extensión gratuita y universal de la sanidad y la educación. Ni los utópicos más ambiciosos se habían atrevido a soñar una Europa tan igualitaria en sus oportunidades.

Pero el bienestar trajo consigo una sociedad acomodada, autocomplaciente e indolente, que poco a poco ha dado paso a la indisciplina, el desorden y el abuso, y pone en riesgo las principales conquistas sociales del siglo XX. Paralelamente, intelectuales y dirigentes políticos de la izquierda se han perdido en propuestas disparatadas, pensadas más para satisfacer su vanidad y su ego intelectual que para ayudar a los más débiles, que deberían constituir su verdadera razón de ser. Preocupados sólo por la estética revolucionaria de sus planteamientos, los integrantes de esta izquierda desnortada han renegado de los valores tradicionales de nuestra sociedad y los han etiquetado como conservadores y contrarios al progreso. Poco a poco, la obsesión por dar rienda suelta a la libertad individual y por priorizar derechos para toda clase de minorías está ahogando la libertad y los derechos de la mayoría. Una traición en toda regla, porque se ha demostrado que la pérdida de valores en el conjunto de la sociedad está dinamitando el bienestar del que dependen trabajadores y clases medias, pero trae sin cuidado a los privilegiados que blindan a sus hijos en sistemas privados perfectamente competitivos.

Hay ejemplos en todos los ámbitos: en educación, el desorden lo acaban pagando los más humildes, los últimos que han accedido a la enseñanza pública y gratuita y que ahora corren el riesgo de quedar fuera de la primera división educativa. En sanidad, los abusos de unos pocos están a punto de provocar grandes recortes en el sistema público, que castigarán sólo a los que no se puedan permitir coberturas complementarias. En el terreno laboral, los privilegios de unos pocos y los subsidios poco controlados los acaban pagando los más frágiles con la pérdida del trabajo. En seguridad, el desorden causado por algunas tolerancias excesivas también lo pagan los débiles: la historia nos recuerda que la razón y la justicia sólo se imponen en el imperio del orden; en el caos, en cambio, siempre ganan los fuertes.

La responsabilidad de la izquierda es, pues, enorme, aunque no exclusiva. La pérdida de valores es culpa de todos los sectores sociales, y les afecta a todos ellos casi por igual, como demuestra el completísimo estudio Valors tous en temps durs, dirigido por Javier Elzo y Àngel Castiñeira, que fue presentado ayer en Esade. No sólo es evidente que el individualismo, el egocentrismo y una creciente amoralidad son características frecuentes en todos los segmentos de la sociedad y en todos los grupos políticos, sino que, de hecho, hoy ya es imposible trazar nítidamente las fronteras entre ellos. La pérdida de valores es una responsabilidad compartida casi desde el triunfo del desarrollismo: se da entre los partidarios de la derecha liberal y entre los socialistas; se da entre los radicales extraparlamentarios y se da muy especialmente entre los ex comunistas, que en su día cambiaron la vieja religión marxista por nuevos fanatismos e idolatrías.

De hecho, todos somos culpables: lo somos los individuos uno a uno; lo son las familias que han abdicado de sus responsabilidades educativas; lo son muchas empresas que lo supeditan todo al éxito y al beneficio; y lo son también muchos ejecutivos que blindan a sus hijos en escuelas con valores, pero que contribuyen a hacerlos desaparecer de la sociedad desde su control de amplios sectores –como el ocio– que imponen modelos y pautas de conducta basados en el egoísmo, el materialismo y la vida fácil. Y, por supuesto, somos culpables los periodistas y los intelectuales.

La crisis debería ser un estímulo para reaccionar. Ya no hay recursos para sostener la sociedad del ocio y del hedonismo, y una vez más los débiles acabarán pagando la fiesta. La defensa de las nuevas clases medias y bajas golpeadas por la crisis económica y por la crisis de los valores abre un campo enorme a la política. De ahí saldrán los grandes movimientos que renovarán la política en el futuro. Pero que no se equivoquen los viejos popes: a nadie le importará si ya no se llaman de izquierdas, pero deberán recuperar la defensa de los valores como primer compromiso.

Camps, TV3 y la Viagra


 

El PPV tiene en TV3 uno de sus ‘hits’ más eficaces para movilizar electorado

21/02/2011

Francesc - Marc Álvaro

FRANCESC – MARC ÁLVARO

No es casual. Los valencianos han dejado de ver TV3 cuando sólo faltan tres meses para las elecciones autonómicas en su comunidad. No es por azar ni por una suma de coincidencias que sea precisamente ahora cuando, mediante varias y cuantiosas multas, el gobierno que preside Francisco Camps –candidato a la reelección a pesar del caso Gürtel– arremete definitivamente contra la entidad que ha hecho posible las emisiones de Televisió de Catalunya en territorio valenciano, Acció Cultural del País Valencià. Este episodio de censura política sobre un medio público coloca a España en una situación impresentable dentro de la Unión Europea, lo cual obliga al Gobierno central y al Congreso de los Diputados a tomar cartas en el asunto, a menos que la democracia y las libertades básicas sean algo de una elasticidad inaudita; por ejemplo, el Estado español es de un celo extremo con el análisis minucioso de los estatutos de un partido político vasco mientras parece actuar como una república bananera ante una norma creada ex profeso para bloquear el libre acceso a un medio de comunicación. Ideal para que la ministra Trinidad Jiménez se dé un garbeo haciendo pedagogía de urgencia entre los regímenes del norte de África y del Golfo Pérsico.

El PP de Valencia tiene en TV3 y todo lo que suene a catalán uno de sus hits más eficaces para movilizar al electorado, pescar en los caladeros de la ultraderecha blavera y, sobre todo, meter ruido para esconder los diversos escándalos de presunta corrupción que salpican a varios de sus dirigentes. La táctica es vieja, ya dio grandes tardes al desaparecido Abril Martorell y no recurren a ella únicamente en la derecha, como sabe Alfonso Guerra, amigo y adversario del antes citado. Bueno será recordar que el primer intento de cerrar los repetidores de TV3 en suelo valenciano se debe al socialista José Barrionuevo desde el ministerio de Interior. Como le confesó una vez Joaquín Almunia a Josep-Lluís Carod- Rovira, los dos grandes partidos españoles saben que aliñar las campañas con un poco de catalanofobia (cultural, económica, política) nunca viene mal y, de paso, sirve a los líderes de turno como cortina de humo con que ocultar los propios errores.

El imputado Camps se preparó el terreno y, en diciembre pasado, al más puro estilo Berlusconi, su gobierno modificó la ley ad hoc para que el acoso a la entidad de Eliseu Climent fuera por la vía rápida. Más que nunca, Camps necesitaba Viagra para acudir a las urnas como un héroe, lejos de la estampa de villano de sastrería. El cierre de TV3 le hace aparecer como el gran defensor de las esencias ante el vecino del norte, sospechoso por antonomasia. Mientras el Tribunal Supremo no se pronuncie, esta vergüenza antidemocrática sigue adelante, ante la pasividad y el silencio de las almas progresistas de las Españas que –me imagino– andarán muy ocupadas apoyando el lenguaje de las focas australes, que esas no aspiran –por ahora– al concierto económico.

Eliseu Climent


VilaWeb

Dilluns 21.02.11

15 VilaWeb

 

Dilluns 21.02.2011 06:00

Eliseu Climent: ‘De cap manera no donem TV3 per perduda’

Entrevista amb el president d’ACPV, que pondera el tancament de TV3 i descriu les vies per a recuperar-la

‘És com un pare o un fill que se’n va, però que tornarà.’ El president d’Acció Cultural del País Valencià (ACPV), Eliseu Climent, descriu així la sensació d’haver perdut TV3 al País Valencià, des de dijous. En aquesta entrevista, feta a la terrassa de l’edifici Octubre de València, envoltada d’antenes de televisió que ja no reben el senyal de TV3, Climent no amaga la gravetat dels fets i es confessa profundament dolgut, però diu que és optimista i que les emissions tornaran: ‘De cap manera no donem TV3 per perduda.’

Explica que hi ha un gruix social molt potent en favor de les emissions i que una part molt important de la societat valenciana no entén com el govern de Camps ha pogut arribar a l’extrem de prohibir TV3. A més de la pressió que puguin fer els ciutadans, creu que les vies per a recuperar les emissions són bàsicament dues: la via jurídica, que pot arribar fins a les màximes instàncies europees, i la via política, sobretot a través de la ILP Televisions Sense Fronteres, una iniciativa a l’espera de ser debatuda al congrés espanyol i que pot culminar amb una nova legislació que impediria actuacions com la del govern valencià.

Climent entén que el president Camps ha volgut fer una demostració de força i d’autoritat en un moment de crisi personal i política. També valora la resposta que hi ha hagut aquest cap de setmana a la xarxa, el paper de la Generalitat de Catalunya i l’atac a la llengua i a la cultura que el tancament significa per a tot el país.